Depresión ¿dolor del alma?

Hoy mientras caminábamos mi pareja me agradeció por los episodios depresivos en los que le he ayudado a recuperarse. Hace poco más de 4 años que dejó de vivir con sus padres, después vivió sola y hemos vivido juntos desde entonces. Entendí que hay una gran diferencia, probablemente sea más común de lo que parece en familiares cercanos, en que hacer y que decir una vez que aceptas y reconoces este padecimiento. Sus padres al parecer aún están en esa etapa, en la que no terminan de aceptar que será para toda la vida, que sólo lo podemos tratar.

Las frases ¡Ánimo! ¡No estés triste! O ¡Piensa positivamente! En un episodio realmente no ayudan. Lo veo como si a una persona que tiene una lesión en el brazo y le causa dolor le digas ¡piensa que no te duele! O ¡es sólo un rasguño! Ese dolor “del alma” es como un dolor físico, es causado por cierto órgano por algún daño y generalmente el individuo no puede tratarlo “con el poder mental”. Se requiere hacer algo. Cuanto veo que se siente mal y recuerdo que no hay ningún motivo, sólo le pregunto ¿te sientes triste?, acordamos que siempre me diría la verdad (y generalmente no pueden mentir en ese estado) entonces sólo queda echar manos a la obra, podemos salir a caminar, hacer de comer o cualquier otra actividad que la distraiga. Recuerdo una vez que la vi triste y llorando sentada en el borde de la cama y le dije desde la puerta, – ¡Ven! Ayúdame a lavar la vajilla – se levantó fuimos hacia la cocina y mientras preparaba la merienda ella lavaba, sin decir una sola palabra, al terminar ella sóla reconoció que se sentía mejor y pudimos sentarnos a comer a gusto. Prevenimos el episodio y una llamada al psiquiatra.

A los familiares, la depresión o la manía son los padecimientos de la enfermedad, de la misma manera que no le decimos a un diabético ¡piensa en que tus niveles de azúcar son bajos! Tampoco le podemos decir a un enfermo de Trastorno Bipolar que piense positivamente o que se calme. No lo puede hacer. Hay que ocuparse y emprender actividades que funcionan. Es cuando uno tiene que sacar la lista de “cosas que funcionan” y hacerlo.

2 opiniones en “Depresión ¿dolor del alma?”

    1. La depresión para los No Bipolares, es un trago amargo que se pasa con el tiempo o en compañía. Para los Bipolares con un episodio, puedo llegar a pensar que es el único cristal con las que ven el mundo en esos momentos, y hay contadas palabras de aliento que puedan ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *