Episodio Depresivo Febrero 2010

Todos los días luchamos por evitarlos, pero aún así puede que sucedan. Este episodio tuvo como desencadenantes que le dije un poco molesto que no se estaba involucrando en el proyecto que tenemos una página web y que yo tenía que registrar todos los días su estado de ánimo. Y es que en las últimas semanas ella no había si quiera preguntado como iba. Lo único que hice fue decirle eso por la noche, ya que estabamos acostados y con las luces apagadas y fue donde comenzó.

Al otro día ya la veo aislarse, hablar poco, evitar la mirada, comer menos, los síntomas principales de un episodio próximo. Poco antes de llegar su hora para irse a la formación que tenía para el trabajo que había conseguido, decidió marcharse (con dos horas de anticipación), le dije hasta luego y se fue.

Al regresar una hora más tarde, se fue a la cama y se quedó ahí, no sé si durmiendo o llorando. Poco después se levantó y me ofreció hacer pasta, aunque la verdad yo ya estaba comiendo un bocadillo, así que le dije que no era necesario. Regreso a la cama y se recostó nuevamente.

A los 15 o 20 minutos antes de que llegara la hora de salir, le avisé la hora que era, sin respuesta. A los 10 minutos otra vez y me dijo que no iría a la formación. Fue entonces cuando me enojé y me asusté. Me enojé porque en un miniepisodio hace dos meses estaba preocupada por no encontrar trabajo y ahora lo dejaría por esto, además de que en éstas épocas no nos podemos dar el lujo de perder un trabajo, con sólo mi ingreso no nos alcanzaría para vivir. Así que comenzó todo. Me recuerdo diciéndole, – vamos levantate, tienes que ir a trabajar -, y ella negándose, aferrándose a las sábanas. Repitiéndo lo mismo, – levántate, tienes que ir, no nos podemos dar el lujo de perder este trabajo-, – sé que es difícil que te sientes triste, pero tienes que hacerlo, lo perderemos todo-. Ella se levanta y se encierra en el baño a llorar, y yo, pues a esperar, mientras le escribía a su madre en el messenger sobre el episodio para encontrar algún apoyo. A los pocos minutos sale del baño y se vuelve a echar en la cama.

Yo sabía lo importante que era ir a esa formación, porque era selectiva, aún no había contrato ni nada. Así que seguí insistiendo, mientras ella (más bien la enfermedad) respondía, – estás mejor sin mí, siempre lo arruino todo, será mejor que no estemos juntos- lo de siempre. En estos momentos realmente no tengo una esposa, la veo como si estuviera dentro de ese cuerpo y tuviera que rescatarla del trastorno, así que nada de lo que diga es cierto. Después de 2 o 3 intentos, (que le decía, descansaba, le volvía a decir, etc) accedió al menos a tomarse 20mg de su antidepresivo, (esto lo ha sugerido su psiquiatra, no ha sido automedicación). Mientras lo hacía yo ya tenía pensado ir a urgencias, ya había pasado alrededor de media hora y por supuesto que se había hecho tarde para la formación. Así que tomamos nuestras cosas y nos salimos. Al esperar el primer autobús me dijo que quería regresar a casa, pero le dije que no, que me tenía que acompañar. Subimos y durante el trayecto no intercambiamos ni una sola palabra, ni la mirada si quiera.

Al hacer el transbordo y mientras esperabamos el segundo autobús que nos llevaría urgencias, se resistió un poco más e insistió en regresar a casa. Me negué rotundamente, y ella me dijo que no quería ir a urgencias, mejor iría al trabajo. Así que cambiamos de sentido de la calle y esperamos el autobús que nos llevaría al trabajo (afortunadamente los dos trabajamos en la misma compañía, así que me vino bien). Para ese momento ella ya iba una hora tarde, así que acordamos por si llegarán a preguntar porque la tardanza, que había tenido problemas familiares. Entró y tomó su formación.

Al salir, ella tenía un dolor de cabeza horrible, así que regresamos pronto a casa, tampoco hablamos mucho, sólo le pregunté si se sentía mejor, a lo que contesto que sí. Ella necesitaba comer algo para que pudiera tomar la pastilla para el dolor de cabeza, que es algo fuerte para el estómago y debe tomarse siempre con alimentos. Desde ese día le preparé un pastillero con una pastilla de cada medicina que toma para emergencias, más una para el dolor de cabeza. Después de eso se durmió un poco más tranquila y yo también.

Al día siguiente ya se encontraba un poco mejor, digamos un 8 en su estado de ánimo. Tenía los efectos secundarios de la medicación, nauseas principalmente, pero se encontraba mucho mejor. Desde ese día y hasta la semana siguiente se ha encontrado mejor de ánimo, ha seguido tomándose el antidepresivo diariamente y se muestra menos irritable y hasta con un poco más de energía creo yo.

Tenemos nuestra próxima cita con el psquiatra apróximadamente en 1 mes, así que sólo nos queda esperar y seguir trabajando en ello.

2 opiniones en “Episodio Depresivo Febrero 2010”

  1. Nunca habia encontrado una pagina de este tipo. Tengo diagnosticado el TAB II aun no lo asumo y nunca habia leido que a una persona le pasara lo mismo que a mi.

    1. Es algo complicado asumirlo. En lo personal a mi me costo algo de tiempo. Para empezar me costo trabajo que me lo diagnosticaran y que yo aceptara que algo estaba mal conmigo. En la ultima gran depresión que tuve ya estaba a punto de suicidarme, estaba en el trabajo terminando mis ultimos pendientes para sólo llegar a casa y tomarme el frasco de pastilla que terminaría con mi vida y se me ocurrió meterme en Internet a buscar… algo. Encontré una página de ayuda, la verdad es que ya ni recuerdo el nombre, salí y llame, con todo el morro del mundo le dije al chico que me atendió lo que pensaba hacer, le dije que me pensaba suicidar en un par de horas y recuuerdo que comenzó a preguntarme que qué estaba mal en mi vida y por primera vez me sinceré hasta los huesos, le dije que TODO estaba bien en mi vida, que tenía una vida resuelta, que en el trabajo era exitosa, que la relación con mis padres era buena, que ganaba buen dinero, que si bien no tenía novio no lo necesitaba y que todo marchaba bien, pero que habia ALGO que no funcionaba y que ese ALGO siempre me habia hecho diferente, que siempre me hacia infeliz, siempre me boicoteaba toda la vida. El chico me dijo que pensara la posibilidad de que en verdad no tenía ningun problema, digamosle “social” pero que pudiera ser de tipo “biológico”, y es cuando me mando con un médico, me dijo que considerara una causa química que me estuviera causando eso. Por primera vez me hizo dudar de todo lo que sentia y creia y por eso me fui a buscar a un medico. Ese chico fue uno de los muchos que ese dia me salvaron y me cambiaron la vida.
      No es facil aceptarlo, no es sencillo aceptar que lo que sentimos no es real, que ese dolor que nos come el cuerpo o que esa alegría que nos hace vibrar no es real. Es como si le dijeras a cualquier persona: te doy un puñetazo en la cara e imaginate que no te duele, solo es tu imaginacion, a ver si puedes cabron!!! En muchas formas tenemos que luchar contra nuestra razón y cuesta mucho trabajo.
      Te deseo mucha suerte y la aceptacion creo que llega entre mas informacion buscas y entre mas la compartes con la gente que tienes alrededor.
      Saludos
      Nic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *