Hacer nuevos amigos. ¿Tarea complicada?

He visto que preguntar, hablar, y relacionarse con otras personas no le es tan difícil cuando está estable (o en eutimia). Es capaz de llevar una relación de amistad o al menos de convivencia con diferentes personas. Sin embargo, puede en ocasiones sufran interrupciones o alejamiento, esto principalmente por variables en el estado de ánimo. No es que ya no quiera hablarles o le hayan hecho algún daño o hayan dicho algo malo sobre ella. El alejamiento muchas veces no tiene nada que ver con las amistades. El alejamiento generalmente se da por cambios en el estado de ánimo, generalmente de tristeza, aislamiento y baja autoestima. Lamentablemente esto es difícil de comprender para los demás cuando no se les ha hablado sobre la enfermedad. Y tampoco es una obligación ir diciendo por la calle que uno sufre esta u otra enfermedad. Por lo mismo creo que el inicio y el mantenimiento de relaciones de convivencia con terceros es un proceso delicado y que lleva su tiempo, realmente la persona afectada con el trastorno bipolar debe congeniar de manera excelente con las personas para que hay más contacto, llamadas, café, salidas al cine, invitación a casa, etc.

Desde que conozco a mi esposa, sólo he visto una vez que haya realmente estrechado fuertes lazos con una amiga, del trabajo por cierto y convivencia codo a codo literalmente. Le llevó alrededor de un mes, pero de estar juntas entre 8 y 10 horas al día. Esto les permitió hacer mejor su trabajo, conversar sobre sus inquietudes, problemas y hasta cotilleo común y corriente. Para uno también es dificíl hacer nuevos amigos, sobre todo cuando uno intenta dar y generar confianza, yo tampoco hice muchos amigos desde entonces, creo que uno también. Así que podría decir que estamos en igualdad de circunstancias y depende más de la personalidad que del estado de ánimo diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *