Cosas que debo saber. Detección temprana de episodios de depresión

Para los cuidadores que somos muy cercanos a la persona con Trastorno Bipolar suele ser más fácil, con información previa clara está, identificar los pródromos que anteceden a una posible crisis. No es necesario vivir en la misma casa, pero probablemente si tener contacto varias veces por semana para que se puede notar un cambio en el estado de ánimo, sea de manía o de depresión.
Generalmente las crisis depresivas son más fáciles de identificar, dado que la misma persona pasa por un sufrimiento, que puede ser tristeza, ansiedad, apatía o fatiga).
Existen un par de excepciones en las cuales se pude complicar la identificación de una futura crisis:

  1. No asociar el sufrimiento a una posible crisis depresiva, no buscar ayuda (profesional o de los cuidadores) y buscar refugio en el alcohol u otras drogas.

  2. En los casos de depresión sin tristeza, que se caracteriza por una mayor fatiga, más horas de sueño, un vacío interior, sin ilusión y no desear salir de casa.

Es fundamental que ante un posible episodio depresivo No se debe comenzar a tomar antidepresivos o aumentar la dosis sin acudir o consultar al psiquiatra, ya que podría resultar en un viraje al extremo opuesto, una hipomanía o una manía, un efecto rebote.

Entre los pródromos de depresión más comunes tenemos los siguientes:

Apatía. Abandono de actividades o tareas importantes y/o personales. Dejar de ducharse, pintarse, un mayor desorden (si es que la persona es normalmente ordenada)
Cansancio y malestar físico, sin una causa justificada, lo que puede ocasionar salir menos o dejar de salir y bajar el rendimiento laboral o académico.
Pérdida de interés por actividades que antes si lo causaban, eran agradables o al menos divertidas. Sentimiento de no divertirse, dejar de ir a patinar por ejemplo o de quedar con los amigos.
Mayor preocupación
por cosas que antes no la causaban o recordar hechos negativos, por ejemplo, quedar en el paro cuando tengo un trabajo estable, o porque rompí con mi pareja de hace diez años.

Creo que hay una pregunta clave que uno pude hacerse para tener presente posibles causas externas que estén afectando el estado de ánimo y es ¿Ha pasado algo para sentirme así?.

Una depresión sin causas externas genera emociones más intensas y que se alargan en el tiempo.

Las causas externas pueden ir desde una discusión, hasta pérdidas vitales (casa, trabajo) y la muerte de un familiar o ser muy cercano.

Fuente: Psicoeducación, sesión 15 Mariane Roche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *