¿En que se parece un desempleado y una persona con TB?

Pues no se parecen en nada, pero ahora que estoy buscando activamente empleo creo que mi ánimo no está de todo estable. Hay días que me siento bien, otros me siento miserable sin esperanzas en mi futuro y sin capacidad para encontrar o realizar cualquier trabajo. He intentado tomar sus antidepresivos, pero no estoy del todo satisfecho con los efectos secundarios, así que he decidido mejor llevar una rutina y hacer ejercicio, que me ayuda a generar naturalmente endorfinas. Creo que no puedo predecir como me sentiré mañana, pero puedo hacer todo lo posible hoy para intentar sentirme mejor. Lo que he intentado y me ha servido, y tambien le sirve a mi mujer con TB es crearme una rutina diaria, mantenerme ocupado e intentar aprovechar el tiempo al máximo.

También una de las cosas que se vuelve difícil en el aspecto que uno se la pasa pensando y dando vueltas sin llegar a hacer algo realmente es para tomar de decisiones, hacer cualquier cosa que requiera un cambio en la “rutina” o lo normal. Claro uno sale de la zona de confort, ¿ir al supermercado por la mañana o por la tarde?¿la entrevista la prefiero por la mañana o por la tarde? Por lo que me ha contado Nic, también en un episodio, depresivo principalmente, les cuesta mucho trabajo y hasta se llegan a abrumar por tomar una simple decisión, por mínima que pueda llegar a ser por ejemplo sobre lo que cocinarán o cómo vestirán ese día.

También me sucede que prefiero no ver a nadie, además de tener pocos amigos y conocidos en este país, no lo había pensado hasta ayer en la noche, pero hasta escribo más de lo que hablo con alguna persona, y contando el chat por messenger o skype (que casi no me conecto), y últimamente hasta con Nic, que la veo poco y hablamos menos.

Quizá la comparación está fuera de lugar, espero no estar llevando esta idea demasiado lejos y volverme un hipocondriaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *