Higiene del sueño

No se trata de lavar las sábanas cada semana, ni ducharse antes de acostarse (que no viene mal en estos días de tanto calor), sino de la regularidad de hábitos que la pareja debe tener para descansar y que el sueño sea reparador. Esto creo que aplica para tanto aquellos con Trastorno Bipolar como los que no, a mi me viene bastante bien, he prácticado algunos hábitos sin conocimiento de causa y es lo que me ayuda a dormir como un lirón.
Recomendaciones para favorecer la higiene del sueño:

  • Intentar dormir sólo en la cama, quizá la siesta en el sofá, pero no volver hábito dormir en cualquier otro sillón o lugar de la casa.
  • Usar la cama sólo para dormir, ni para estudira, ni ver la televisión, ni comer.
  • Ventilar la habitación durante el día.
  • Procurar no hacer cenas demasiado pesadas, o bien cenar al menos una o dos horas antes de la hora habitual de dormir.
  • Evitar tomar café 8 horas antes de acostarse, ya que puede dificultar conciliar el sueño.
  • Si se fuma, el último cigarrillo es aconsejable fumarlo alrededor de 30 minutos antes de acostarse. El tabaco es un estimulante aunque parezca lo contrario.
  • Durante la media hora antes de acostarse, no es recomendable utilizar el ordenador, la pantalla es demasiado estimulante.
  • Si se trabaja hasta tarde, es saludable hacer alguna actividad antes de acostarse para relajarse.
  • No utilizar relojes de mesilla luminosos, ya que crea ansiedad al querer controlar el paso del tiempo.

Para aquellos con TB

  • Es recomendable dormir entre 7 y 9 horas diarias para restaurarse tanto física como mentalmente, en la noche y sin interrupciones del sueño.
  • Tomar una siesta que no exceda de 45 minutos y siempre y cuando no afecte al sueño nocturno.
  • Procurar tener horarios regulares incluso los fines de semana.
  • Desvelarse por cuestiones laborales o de estudio, esto es nefasto para aquellas personas con TB. Algunos estudios demuestran que dormir poco durante dos noches seguidas es suficiente para iniciar una crisis.
  • No se aconsejan, de hecho es preferible no tener, trabajos u horarios que impliquen cambios constantes de horarios nocturnos, incluso se puede solicitar un informe médico para poder quedar exento.

Fuente: Psicoeducación, sesión 18 Mariane Roche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *