La bipolaridad como un don. De los pocos extractos útiles

En este post: Sobre las manifestaciones de pródromos y síntomas de las fases depresivas o maniacas descritas en el libro La bipolaridad como un don de Eduardo H. Grecco.

Pues ya les he recomendado que no compren este libro La bipolaridad como un don, pero aún así yo soy de la firme creencia que todos los libros tienen algo rescatable (más si has pagado 20€ por él). En éste pude encontrar un par, que son ya bien conocidas y se pueden encontrar en cualquier otra página seria relacionada con el trastorno bipolar, y son las manifestaciones de los episodios depresivos y maníacos. Enlisto.

Principales manifestaciones externas que delatan depresión

  • Pérdida de interés o placer por las actividades habituales. Abatimiento, pérdida del placer de vivir, estrechamiento de la esperanza puesta en el futuro y descontento generalizado. Nada de lo que la persona hace le produce gusto o disfrute.

  • Pérdida de apetito o peso. Aunque en algunos casos puede darse lo contraario, este síntoma constituye un elemento importante de la depresión, que inclusive puede llegar a la anorexia, y simboliza el deseo de dejar de vivir.

  • Fatigabilidad y cansancio. La persona se cansa rápidamente, tiene poca resistencia y una sensación inmotivada de fatiga, aun cuando recién se haya levantado de dormir. Toda tarea, física o mental, representa un gran esfuerzo.

  • Trastornos del sueño. Mal dormir, dormir mucho pero de manera irregular, pesadillas, angustia antes o después de dormir, etc.

  • Disminución o pérdida del interés sexual. También como ocurre con la comida, puede aparecer una exaltación sexual pero acompañada de frustación e insatisfacción, aunque lo habitual es la falta de deseo y ganas de vincularse sexualmente.

  • Dificultades para concentrarse y razonar. Se trata más de una vivencia subjetiva que de una realidad evidenciable en los desempeños objetivos. Sin embargo, el paciente se siente torpe para pensar, hablar y hacer, y esta creencia se traduce como un enlentecimiento general de estas funciones.

  • Sentimientos inapropiados de culpa y/o rutina. La persona tiene una tendencia a autorreprocharse, culparse y autorrecriminarse todo, aun aquello de lo cual no es responsable. Al mismo tiempo siente que todo su mundo está destruido y hecho pedazos y que esto es debido a sus acciones u omisiones. Esto explica, en parte, las ideas de suicidio y muerte.

  • Pérdida de la autoestima. Sentimientos d eincapacidad e impotencia. La depresión es fruto de una herida en el amor propio. El Yo se ve abandonado y dejado de lado. El sujeto explica esta situación diciéndose que si no lo aman es porque no lo merece. Su estima está, por lo tanto, muy menoscabada y se siente “muy poca cosa”.

  • Trastornos neurovegetativos. Suelen aparecer alteraciones orgánicas de diversa naturaleza, que van desde la constipación hasta la anemia, pasando por trastornos cardiacos y respiratorios, generalmente funcionales, aunque pueden devenir en lesiones.

Principales manifestaciones externas que delatan euforia (Manía)

  • Agitación motriz. Intensa actividad motriz que puede tomar la apariencia de un juego que marea al observador. La persona no puede estar quita, sentarse ni descansar.

  • Excitación psíquica. La agitación física se corresponde con una situación similar en el plano psíquico: habla y pensamientos acelerados, atención dispersa, cambio de tema constante, etc.

  • Sobreestimación de sus capacidades. Las personas eufóricas sobreestiman sus capacidades y posibilidades intelectuales, físicas, temporales, sexuales y económicas. Esto lleva, generalmente, al desastre y/o a situaciones de riesgo, y refleja el aumento de la autoestima y la potencia del Yo.

  • Exaltación. Ningún obstáculo detiene los proyectos, ninguna dificultad previsible altera la eurofia. La persona vive en un continuo estado de exaltación psíquica, todo es posible de realizar.

  • Aumento del interés o el placer por las actividades habituales. Profunda atracción e interés por la vida, un aumento de la esperanza puesta en el futuro y una alegría generalizada.

  • Aumento del apetito. Hambre devoradora y una gran sed. Necesidad de grandes cantidades de alimentos dulces y azúcar.

  • Aumento de la resistencia. Aumento de la capacidad de trabajo y resistencia al cansancio. Nada cuesta, nada resulta esforzado.

  • Trastornos del sueño. Dormir poco, generalmente contracturado e inquieto. Despertar temprano. Este síntoma es una alarma imporante de la crisis hipomaníaca.

  • Aumento del interés sexual. Así como ocurre con la comida, el trabajo y otras áreas de la conduca, la euforia trae aparejado un aumento del interés y el deseo sexual. Tendencia a establecer vínculos múltiples y cambiantes.

Normalmente estas conductas se conocen como pródromos, cuando se comienzan a observar aisladamente en un lapso relativamente poco de tiempo. Comienzan a ser síntomas cuando el “enfermo” (que ya tiene una crisis) tiene la mayoría diariamente. Yo estoy seguro que las crisis (tanto depresivas como maniacas) se pueden prevenir.

7 opiniones en “La bipolaridad como un don. De los pocos extractos útiles”

  1. Hola soy Fernando. Entiendo muy poco a cerca de esta enfermedad, pero de manera constante mi esposa e hijo me dicen que soy bipolar. Segun lo que e leido, tengo varios rasgos asociados y me estoy convenciendo que lo soy. Creo que toda enfermedad “mental” es producto de lo que nosotros mismo inventamos o lo que los otros nos dicen que somos. Sinceramente pienso que las dolencias estan muy cerca nuestro y en mi caso particular quizas sean mi seres queridos quienes me empujen a seguir llevando esta enfermedad. Falta de comunicacion, entendimiento, seguridad, valoracion como persona y etc… ojala alguien pudiese comentar mas acabado ya que para mi esto es nuevo y de verdad me asusta.

    1. Hola a todos, me diagnosticaron está enfermedad a los 19 años cuando tuve mi primer ataque de hipomania a ser medicado con un antidepresivo. Nunca creí que me iba a pasar algo así, y hasta hoy me acuerdo las cosas q hice en ese estado y me da mucha vergüenza. Estoy medicado pero tuve.recaídas ya q ue no.seguía.al pie de la letra el tratamiento. Hoy dentro de todo me siento bien, tengo novia mi familia está mucho mejor pero siempre está ese.miedo a que.vuelva.a.suceder. Es una enfermedad peligrosa y de respetar. Y las personas q las padecen necesitan ser entendidas. Espero q anden bien saludos 🙂 🙁

  2. yo me tomè 10 valcotes de 500 miligramos pero para matarme,porque estaba deprimida,no queria quedar con los riñones hechos mierda, o una cosa (vida) o la otra(muerte) pero el intermedio no se logra.me habràn dañado los riñones los valcotes?ahora me quedo con la duda…

    1. Hola 21 gramos,
      pues creo que eso solo te lo podrá decir el médico, aunque creo que el cuerpo es una máquina increíble y si a partir de ahora tienes la conciencia y el deseo de cuidarlo uno puede empezar en cualquier momento.
      Un saludo
      Adrián

  3. Recibe un cordial saludo Nic, gracias por contestar mi comentario, de verdad lo agradezco mucho, porque en otros foros que expresé las mismas ideas, pues simplemente me censuraron y eliminaron, tú tienes mucha razón y la respeto, pero al igual que cualquier enfermedad no todos los casos son iguales y cada persona es única y por lo tanto su tratamiento también es único aunque existan patrones universales. Sin duda mi caso como todos es único e irrepetible, tengo 56 años, con una infancia y adolescencia muy difícil y prácticamente toda mi vida estuvo marcada por la depresión al punto de intentar el suicidio, los psiquiatras que me trataban eran unos verdaderos “matasanos” y yo un ignorante ya que el concepto de “manía” para mí era el de una persona maniática, loca, depravada etc . Ahora la comprendo mejor y sé que no es eso y puedo controlarla a la perfección y resulta una bendición porque me aleja por completo de la depresión, pero si, lo repito de nuevo, es solo mi caso y no lo recomiendo a nadie sin consultarlo con un “buen” especialista.
    Con aprecio.
    Antonio C.

  4. Saludos, ¿Vieron la película basada en un caso real Una Mente Brillante?, bueno el protagonista pudo controlar su esquizofrenia porque tomó conciencia de su enfermedad eliminando los medicamentos que le impedían concentrarse en su investigación que posteriormente le valieron el premio Nobel. Bueno yo soy bipolar y aplico lo mismo cuando estoy maníaco, porque no creo exista un punto medio entre la manía y la depresión, no se está muy maniaco o poco maníaco, así como tampoco se está muy deprimido o poco deprimido, la hipomanía es un invento. Cuando los neurotransmisores de tu cerebro deciden estar maníaco, pues estas maníaco y punto, es allí donde debes utilizar tu raciocinio y fuerza de voluntad para canalizarla de forma positiva y evitar los medicamentos mal llamados “Estabilizadores del ánimo” para eliminar dicha manía , por sus reacciones adversas como daños en los riñones y estreñimiento entre muchas Con la depresión es diferente y más difícil de controlar con raciocinio y fuerza de voluntad, por lo que los antidepresivos ayudan mucho y tienen menos efectos secundarios.

    1. Gracias por tus comentarios Antonio. Pero difiero en gran manera a lo
      que comentas y no sólo yo sino cientos de médicos e investigadores al
      rededor del mundo, quienes se han dedicado a la investigación del
      trastorno bipolar a lo largo de los años. La medicación que
      actualmente tomamos no es por mucho perfecta como comentas pero es
      necesaria para controlar lo que tenemos. Se ha demostrado que
      nosotros los bipolares con fuerza de voluntad no podemos controlar
      los brotes maniacos y depresivos que sufrimos. Y a lo que comentas de
      que no hay un punto medio entre la depresión y la manía debo
      comentarte que si existe y se llama EUTIMIA y es el punto medio que
      es cuando te sientes bien, cuando no estás eufórico o cuando no
      sientes tristeza.
      Si tú actualmente no decides tratarte con medicamentos, como muchos
      de los bipolares que hay en el mundo, no puedo más que decirte que
      respeto tú decisión y que lo lamento, porque desgraciadamente sin
      medicación es basicamente imposible estar en eutimia y si, los
      efectos secundarios de los medicamentos son una putada, pero la
      verdad los prefiero a sentirme de mal como me siento cuando estoy en
      una crisis.
      Saludos
      Nic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *