La caminata, nos ha salvado, otra vez

Lo sabíamos, sabemos que cuando Nic comienza a sentirse decaída, o comienza a llorar, o con pensamientos negativos, desesperanzada, sin motivación, que la vida le da igual, que no tiene satisfacción por nada, lo mejor es dar una caminata. No tiene que ser larga, yo creo que entre 20 y 30 minutos son suficientes. No necesitamos tampoco hablar, simplemente el hecho de ir andando, a los pocos minutos todo comienza a fluir, una pregunta, algo gracioso, algún “loco” por la calle, el secreto está en distraer la menta, alejarla de las garras de la enfermedad.

Considero que después de la medicación, el sueño y el ejercicio es lo mejor para llevar bien el trastorno bipolar. Ella comenzaba a llorar, sólo la abrace unos segundos, la “invité a dar una vuelta”, ella sabe que le hacen bien cuando comienza a sentirse así, y al volver su estado de ánimo estaba mucho mejor.

4 opiniones en “La caminata, nos ha salvado, otra vez”

  1. hola estoy cansada de hacer caminatas, saben por que? porque muchas veces hice esfuerzos por estar estable, para un bipolar hacer caminata es como mover una roca 100 veces mas grandes que ella, en mi caso yo lo que deseo es tener tranquilidad en mi vida, fuera problemas, fuera que juan me obligue a estar con sus padres, fuera que mis hermanos me traigan problemas sabiendo que soy una persona enferma, fuera que mis hijas se den cuenta que notienen que ser mas demandantes. como todos sabemos el tab es un trastormo organico que cambia el humor pero a mi lo que me pasa es que el contexto donde vivo es muy estresante, las recaídas no se deben a que no tomo medicacion, etc sino a que mi entormno no respeta mi enfermedad debo vivir en un ambiente tranquilo, fuera de presiones, juan insiste con que tenga relacion con sus hermamas que jamas me aceptaron y me deginagron como quisieron, mis hermamos me traen terribles problelmas, y mis hijitas a las podrian ser que las justificaria porque son chicas, deben empezar a tratar de hacer sus cosas por ellas,la enfermedad me va apagando y en este caso es porque vivo en un contexto muy estresante, mi esposo trabaja todo el dia y su trabajo tambien es estresante, el acepta pero solo por aceptar. los otros dias mi hermana mando un mensaje que no estaba bien, juan me lo dijo, el sabe que yo no puedo recibir malas noticias y casi me muero, ella queria no vivir,( juan tiene que filtrar todovia yo no he logrado con la terapia sicologica que hice bajar el nivel de los acontecimientos), a ello se le agregó que me vino la menstruacion y el queria ir ala casa de campo porque lo esperaba su padre yo no me podia levantar porque ademas de tab tengo disforia premestrual y estoy con problemas de tiroides y el queria ir y me dijo que lo alejaba de su familia, para colmo mi hijita menor tenia evaluacion en el colegio y me estaba delegando eso. El concurre a mis sesiones con el siquiatra pero todavia no se da por aludido como tambiém mis hermanos de mi enfermedad. yo ya no tengo ganas de caminar muchas veces utilice esta estrategia pero ya estoy cansada, en mi caso el medio ambiente donde vivo es el que me hunde. por favor diganle a mi esposo que esto no puede seguir.

    1. Gracias por la confianza. Tienes razón en que para nosotros, en
      ciertos momentos, movernos representa un esfuerzo sobrenatural. Creo
      que para llegar a entenderlo hay que vivirlo en carne propia. Creo
      que tener TAB es muy desesperante, nos encontramos con grandes
      incomprensiones, empezando con la propia, no sabemos ni cómo nos
      sentimos ni sómo ayudarnos a nosotros mismos.
      Como lo hemos comentado varias veces, una de las cosas más
      importantes es descubrir cuándo estamos teniendo los prodromos, estos
      síntomas previos a una recaida. Cuando estamos viendo la realidad
      distorsionada, cuando todo parece peor de lo que es, cuando parece
      que nos persigue una nube que nos llueve constantemente, que todos
      estan en nuestra contra y que nadie nos comprende. Es probable que
      pensemos que las cosas siempre han sido así, pero si siempre han sido
      de esta manera entonces en un momento de total estabilidad será
      necesario hacer grandes cambios.
      Con el TAB tenemos que aprender a luchar constantemente con nustros
      propios pensamientos y sentimientos, es como si te dieran un golpe y
      te dijeran ese dolor que sientes es mentira, deja de sentirlo!. Es lo
      más complicado que existe, pero tenemos que hacerlo, luchar contra
      nosotros mismos y alegar a nuestra logica. Si se puede.
      Un abrazo
      Nic

  2. Excelente, es muy verdadero esto de que hay que invitarnos a salir, a dar una vuelta. También es verdad que en general si no estamos bien, vamos a resistir a la invitación: hay que insistir y a veces casi que obligarnos a dar el paseo… la caminata. ¡Por favor, hagan esto… muchas veces a nosotros nos falta esta iniciativa de hacernos el bien…..

    1. Desde mi punto de vista una caminata de unos 30 minutos puede hacer maravillas tanto para prevenir como para sacar de un episodio depresivo. Generalmente ante cualquier pródromos o detonante nuestra mejor acción es salir a andar, aún sin decir una sola palabra. Sólo ir juntos, al poco rato todo comienza a fluir y su estado de ánimo de nivela.
      Es cierto que es más fácil cuando tienes a alguien “a lado” que te diga o invite a salir, incluso si es necesario que te obligue a salir. Como cuidador a veces hay que insistir de más para convencer que es lo mejor en lugar de estar en cama. También creo que se necesita “dar permiso” al amigo o familiar para llevar a rastras si es necesario al psiquiatra, a caminar, a tomarse la medicación. Ante el Trastorno Bipolar nunca hay que dar nada por sentado, la confianza y la sinceridad son de las bases para poder llevar una vida plena.
      Gracias por visitarnos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *