Paciencia, paciencia y paciencia

Este fin de semana fue de mudanza, una mudanza hormiga de una calle a otra, ha sido bastante pesado, sobre todo el subir y bajar de un 4º piso (sin ascensor obviamente) y acarrear muebles, ropa, despensa, etc, etc.

Después de 3 días de 50mg de Seroquel Prolong por las noches, Nic se siente ve bastante mejor, (o debo decir más en eutimia), estuvimos tentado a llamar hoy a la psiquiatra para que valorara si dejaba de tomarlo, pero aún es muy pronto. Ayer Nic continuaba con los pródromos de hipomanía, el piso que dejábamos lo intentó o mejro dicho lo dejó completamente y minucionsamente limpio, le tomó prácticamente 4 horas y media, lo bueno es que habíamos dividido las tareas y yo que acabé antes udo tomarme una siesta después de comer.

El sábado sin embargo no fue el mejor día, comenzamos bien, pero Nic estaba un poco irritable, no podía levantarse, a causa del Seroquel Prolong, y le costó espabilarse después de desayunar. Comenzamos con el acarreo de cosas, pero continuaba irritable, si bien tenía momentos de normalidad, era difícil decirle o llevarle la contraria en la manera de hacer algo. Al estar irritable no hablaba mucho (esto lo prefiero a que comience una discusión constante), así que decidí dar algunos viajes solo, sin decirle nada, yo estoy convencido, porque lo hemos hablado en sus periodos de eutimia que no lo hace a propósito, sencillamente no puede algunas veces controlar sus pensamientos. He preferido que se duerma un par de horas, yo también lo hice para tranquilizarnos un poco y ha funcionado. Dormir, después levantarse para comer le ha hecho cambiar su ánimo. He aprendido que en lugar de comenzar un discusión la prudencia debe caer en los dos, pero más en mí, no finalizaré una discusión si ella está irritable a causa de la medicación o por cuestiones físicas, es lo mejor que uno puede realizar, tener paciencia y no perder los estribos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *