Plan de acción en caso de una crisis

Plan de acción en caso de una crisis hipomaníaca, mixta o maníaca

1. Contactar al psiquiatra, el valorará si es una crisis o una fluctuación emocional.

2. El psiquiatra seguramente hará una variante en la dosis de la medicación, también deberemos aumentar el número de horas de sueño hasta 10 diarias.

3.Limitar las actividades que no sean imprescindibles, incluso suprimirlas.

4. Estar como máximo 6 horas activo, el resto del día es mejor intentar descansar o realizar actividades relajantes.

5. No realizar actividades hasta el cansancio, esto empeorará aún más la crisis.

6. Reducir estímulos. Bares, discotecas, centros comerciales, películas violentas, discusiones.

7. No consumir alcohol (y menos otras drogas) e incluso dejar la coca-cola, té,bebidas energéticas, café (también el descafeínado).

8. Limitar el acceso a efectivo, tarjetas de crédito o débito, libreta. Dar diariamente gasto “normal”.

9. Aplazar decisiones importantes en los ámbitos laboral, personal y profesional, hasta un periodo de eutimia.

10. No permitirse “disfrutar” el elevado estádo de ánimo, las consecuencias pueden ser más graves si la crisis se vuelve más intenta o se prolonga.

11.Limitar el uso de internet y del móvil.

Plan de acción en caso de una crisis depresiva

1. Contactar al psiquiatra de cabecera, si se llegara contactar algún otro informarle el diagnóstico, medicación, dosis y tiempo de tratamiento.

2. Evitar la automedicación. El psiquiatra puede dar algunas pautas para aumentar la dosis de antidepresivos o alguna otra medicación.

3.Dormir hasta 8 horas diarias, intentando realizar actividades, aunque sea salir por el pan o el periódico

4. Aumentar el nivel de actividad, o bien continuar realizando las actividades diarias o de rutina.

5. Realizar ejercicio físico, andar, nadar. 15, 30 o 45 minutos son suficientes.

6. Aplazar cualquier decisión en los ámbitos laboral, personal y profesional.

7. No consumir alcohol (y menos otras drogas). Si no se han o creen que se puedan sufrir ataques de ansiedad o pánico, es recomendable tomar hasta dos cafés diarios.

8.Concienciar sobre los sentimientos de pesimismo, desesperanza. Los cuales tienen una base biológica, son temporales y no corresponden a la realidad o acontecimientos externos.

9. Intentar no modificar la rutina ya establecida, patrón de sueño y actividades.

10. Verbalizar y exponer los pensamientos suicidas. En una crisis depresiva es normal que existan estas ideas, pero no significa que se vayan a ejecutar. Se debe buscar restarles importancia. Los cuidadores nos podemos percatar en que punto se encuentra el enfermo al expresar lo que piensa.

Lo que se busca es intentar con todas las herramientas y conocimientos adquiridos evitar una crisis más grave que termine por internar a la persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *