Dormida en la ducha

Después de tres semanas tomando Seroquel prolong 50mg por las noches, Nic comenzó a padecer con mucha mayor intensidad los efectos. Se encontraba adormilada en incluso llegó a dormirse en la ducha.

Me parecería imposible, pero estos últimos días lo he visto, Nic se ha quedado dormida en la ducha, en el desayuno, en el wc, en el autobus. En los últimos 3 días la medicación le ha estado dando un mayor efecto del habitual. Antes si que le costaba un poco más levantarse y había que decirle que hiciera tal o cual cosa mientras terminaba de despertar, hacer el chocolate, sacar la leche, por ejemplo.
Pero hoy, en particular, ha llegado al extremo, no ha ido a trabajar porque se ha quedado dormida en el autobus, y no solamente se ha pasado al ir, sino también devuelta (no se tenía que bajar del autobus), pero volvió prácticamente a casa, unos 20 minutos suele hacer de la casa al trabajo. Menos mal que la logré alcanzar en la parada y nos fuimos juntos en el mismo autobus, sino, seguramente se le hubiera ido, que cuando llegué también estaba dormida.
Intentó por la mañana, ya en casa, llamarle a la psiquiatra, que debía llamar realmente desde la semana pasada que comenzaba esto, no la logró localizar ya que estaba de guardia, la habrá llamado unas 3 o 4 veces. Sin embargo, la Psiquiatra, muy amablemente le devolvió la llamada a eso de las 3 de la tarde. Nic le contó lo sucedido hoy y en días anteriores, y además de que no obviamente no era normal, se extrañó, por el efecto tan potente que ahora tiene la medicación. Nic se la toma entre las 20:30 y las 22:00 hrs, nos solemos levantar a las 8 de la mañana (unas 9 horas de sueño) y aún al inicio de la jornada laboral 10 a.m. aún se encuentra adormilada.
El caso es que ahora se la ha rebajado a la mitad, en lugar de tomar 50mg de Seroquel Prolong, ahora partirá la pastilla y tomará unicamente 25mg. Yo estaba seguro de que se la quitaría por completo, dejándole el Topamax y el Esertia, pero no ha sido así. Incluso ella me comentó ayer que no se la quería tomar, pero mi respuesta fue un rotundo no. Un NO, porque ya le había dicho que tenía que llamar a la psiquiatra y otro porque no se el efecto que pueda llegar a tener. Así que ahora tiene que afrontar esa responsabilidad. No irá a trabajar en todo el día, pero tampoco se quiere quedar dormida toda la tarde, que lleva desde las 11 hasta las 14:30 que he vuelto a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *