Buscando la eutimia. Lunes 23 Agosto

No se cuántas veces Nic caerá en depresión a lo largo de su vida, lo que siempre será importante es que pueda, por ella misma, estabilizarse nuevamente. Percatarse de que se encuentra enferma y que busque ayuda con familiares, amigos y/o profesionales. No es fácil, requiere mucha aceptación de la enfermedad y conocimiento de uno mismo, hábitos saludables y sobre todo mucha atención con los pequeños cambios (pródromos) que van anunciando una recaída.

Esta semana no ha sido tan dura como la esperaba. Después de llevar a Nic a urgencias el domingo, me imaginé que estaría en cama lunes y hasta martes. Comenzándose a recuperar para el fin de semana si tenía suerte. Sin embargo, ha sido mucho más rápido, ella se ha responsabilizado mucho más que antes y se ha puesto manos a la obra. Mi labor en esta ocasión era sólo estar al tanto de la medicación, supervisar las tareas y actividades que ella realizaba durante el día y darle ánimos.

El domingo por la noche intentamos dejar una serie de actividades para que hiciera y se ocupara durante el día. Una lista sin más, sencilla y simple de cosas que pudiera realizar cuando su fuerza de voluntad le permitiera.

Limpiar. Tender la cama
Barrer
Fregar
Baño
Depilarse
Ir por mí al trabajo a las 2 p.m.
Poner una colada
Doblar la ropa
Lavar los trastes
Hacer los bajos de los pantalones
Tejer el tapete
Descargar y ver una serie
Buscar trabajo
Buscar en la nómina la dirección de la ETT
Registrar las citas con los psiquiatras en el calendario del móvil
Comprar en el super (Cafetera, café, Aderezo y mostaza)

El día lunes estábamos dudosos si la médico general le daría la baja, ya que la psiquiatra no había indicado más que acudiéramos a ella. Por la mañana Nic se preparó, para ir a trabajar por si no le daban la baja, y yo prefería que se la dieran, aunque dentro de mí sabía que no estaría con ella porque tenía que ir a trabajar. No la acompañé porque nos levantamos justos de tiempo y no alcanzaría a llegar al trabajo a tiempo. Tardó alrededor de 25 minutos, porque no tenía sacada la cita, yo salí en dirección al centro de salud, que afortunadamente queda muy, muy cerca de casa y nos encontramos a medio camino. Me comentó que le había dado la baja para ese día (lunes) y que mañana tendría que ir a verla nuevamente para otra valoración y una posible baja para el resto de la semana.

Después de eso le dije que me acompañara al trabajo, y ella aceptó. Nos fuimos juntos y prácticamente sin decir una palabra en el autobus, me dejó a unos metros y se regresó. Mientras íbamos, llamé a un amigo, también bipolar y que en estos momentos está un pelín deprimido después de pasar casi un mes internado por una hipomanía que no remitia. Le dije que igual les vendría bien acompañarse, salir a andar o hacer algo. No es que no confiara en Nic, sino simplemente creo que podría necesitar compañía de alguien de confianza. Ella llamó a su mejor amiga, que afortunadamente está de vacaciones para verse.

Pasó con ella parte de la mañana, lo que es mejor que estar sola, entregarón la baja en la ETT y sacaron la cita con la psiquiatra. Después también llamó a José, quien se animó un poco y nos acompañó a comer. Era cumpleaños de Nic, sus 30, que realmente pasaron desapercibidos porque sólo le entregué su regalo (una depiladora) y fue todo. Al terminar de comer bajamos a un bar por un café, José se fue al poco rato y nosotros nos fuimos a mi trabajo.
Por la tarde se dedicó a hacer los bajos de sus pantalones, prácticamente toda la tarde para hacer un pantalón, con ayuda de su madre, quien por skype en videollamada le daba las instrucciones para hacerlo con su máquina de coser nueva. Llegué y le faltaba muy poco para terminar. Realmente le quedaron bien, para haberselos hecho ella sola. Tomar ser medidas y estar “prácticando”. Sólo cenamos y nos fuimos a dormir.

De alguna manera ella comprendía que sólo ella podía ayudarse y que escribiendo lo que debía y hacía era un buen método para recordar y para que yo supiera que había sucedido durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *