Cambio de profesión

Nic de profesión es Licenciada en Administración de empresas, lo ejerció por algunos años después de terminar la universidad, sin embargo no fue la primera opción como profesión. La primera opción era “Veterinaria”, pero existió un fuerte motivo para dejarlo de lado: El acceso a sustancias mortales.

Alrededor de los 18 años, cuando uno es legalmente adulto aunque la mayoría de nosotros aún no tenemos la suficiente experiencia como para tomar una decisión que afectará el resto de nuestra vida, y pero aún para decidir sobre la profesión que ejerceremos después. Pero esa decisión puede ser cambiada, yo no ejerzo al 100% para lo que estudié (también Administración de empresas) que también ayuda para el trabajo que realizo: Asesor Comercial (Dependiente). Claro que he pasado por otras “profesiones” similares. Hace algunos meses también pensé en cambiar de profesión, plomero o electricista, fueron las primeras opciones que se me vinieron a la cabeza. Aún no las descarto, pero se requiere realizar un plan.

Ese plan lo estamos realizando con Nic, que desde siempre ha tenido esa espinita, aunque le había dado ahora por cortar el pelo a los perros, trabajar en una estética canina, así “no tenía que lidiar con humanos, sólo con perros”. Lo hablamos y yo la animaba a hacerlo, así que comenzó a buscar institutos para tomar el curso. Hablando con sus compañeras de trabajo, le dieron una mejor opción “Auxiliar de clínica veterinaria”.

Sucedió algo muy curioso, mientras buscaba nuevos cursos de Auxiliar de clínica veterinaria, que no fueran un timo ( muchos ofrecían el curso en línea solamente), de pronto cerró su portátil y se fue a preparar para dormir. Yo tardé un poco más, y al llegar ya a la cama, ella estaba bastante desanimada. Le pregunté ¿que pasa? Después de algunos intentos ella cedió y me contestó – Ya sé porque no estudié Veterinaria, tenía acceso a sustancias peligrosas – Eso fue alrededor de los 18 años, cuando tuvo un intento de suicidió con pastillas para dormir. Ella prácticamente había desistido de hacerlo, sin si quiera haber comenzado o recibir información. Mi principal argumento para animarla fue que ella no era la misma persona que hace 10 años. Hace 10 años ella padecía Trastorno Bipolar, ahora lo tiene, pero ya tenemos más información y hemos sido hasta ahora lo suficientemente cautos para evitar un intento de suicido en los últimos 3 años y creo que amos por buen camino. El miedo la había hecho cambiar el rumbo de su vida, pero ahora tenemos el conocimiento (el poder) para cambiarlo y tenemos que arriesgarnos y no pensar al cabo de los años, ¿por que no lo hice? Ahora estamos juntos y podemos prevenir un episodio, es necesario ser muy disciplinado, pero creo que tenemos más posibilidades ahora, que hace 10 años.

Ella lo hará, comenzará en Marzo del próximo año, tenemos que ahorrar lo suficiente para pagarlo y valorar la posibilidad que ella busque un trabajo mientras estudia, lo que reducirá nuestros ingresos algunos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *