Responsables de la sobreprotección: Los cuidadores

Uno cosecha lo que siembra. En lo particular no me considero un cuidador sobreprotector, tomo acciones cuando hay que tomarlas, cuando a Nic le esta por venir, tiene o acaba de tener algun episodio, por mínimo que sea. Fuera de ello procuro que ella se responsabilice al 95%, nunca está de más preguntar ¿te has tomado la medicación? O Despertarla los domingos que es cuando suele quedarse en cama hasta muy de mañana (11 o 12 del día). Es sólo para cerciorarme que todo va como debe ir.

Pero hoy me di cuenta que me cargo responsabilidades que no debería, y que cuando las cosas no salen como yo quiero que salgan, pues me molesto. Hoy como algunos otros días, nos hemos quedado más de la cuenta en la cama, considerando que nos tendríamos que levantar a las 8:00, nos hemos levantado a las 8:20. Me he levantado yo primero para ir al baño, y he tenido que llamar a Nic un par de veces para que se levante. Lo cual no es mi responsabilidad, yo bien podría despertarme a las 9 de la mañana, desayunar, bañarme e irme a trabajar tranquilamente. Pero ella tiene llevarse la comida (ya que no le da tiempo regresar a casa a la hora de la comida, a mi sí me da tiempo), suele tardarse más en arreglarse además. A mí me gusta levantarme para desayunar con ella, estar una hora más juntos en el día. No es sólo mi responsabilidad hacer que se levante, decirle que que haga la ensalada de hoy, preparar la comida, el desayuno, y estar apresurándola porque ya se le hace tarde. Hoy en lo que se ha levantado, ha ido al baño, se ha medio despertado, y ha probado el primer bocado, han dado las 8:50. Cuando deberíamos comenzar a desayunar a las 8:30. Obviamente yo me pongo de mal humor, porque se le hará tarde ——- ¡¡TOING!!———- ¡SOBREPROTECCIÓN!———–. La mayoría de las veces me gustar dejar preparado aquello que se pueda dejar preparado. La cocina limpia, con la comida hecha o bien si se debe hacer el mismo día, que se va a hacer, y no estar a las 8:15 de la mañana mirando que hay para ver que se puede hacer. Ella bien podría dejar la ensalada hecha, la pasta quizá, para ya levantarse y poder desayunar tranquilos. Pero no, tengo que andar “arreando” como si fuera mi hija, ¡Levántate! ¡Desayuna! ¡Métete a duchar! ¡Se te hace tarde! Y francamente eso después de mucho tiempo cansa a cualquiera, más aún cuando es tu pareja. Que no es tu hijo a quien necesitas enseñarle todo eso, sino una relación de igual a igual.

Menos mal que ya he dejado de preguntarle: ¿Tienes saldo en la tarjeta para el bus? (y sino tenía recargarselo), ¿llevas dinero?, ¿las llaves? Y todas esas cosas que se suelen preguntar.

Así que hoy he dicho basta, comenzaré a relajarme, dejar de sobreprotegerla y sólo cuidar de ella, lo justo. Que nadie sabe que es exactamente cuidar lo justo, pero lo buscaré.

2 opiniones en “Responsables de la sobreprotección: Los cuidadores”

  1. Hola. Tengo 30 años y me diagnosticaron TB a los 16. Vivo con mis padres en una primera planta de la misma casa terrera. Compartimos sólo la cocina. Me levanto todos los días aproximadamente entre las 8:00 y las 8:30, dependiendo de la hora a la que me acosté el día anterior (duermo entre 8 y 8 y media). Los fines de semana me levanto sin despertador aprox. a las 9. Trabajo y me preparo la comida diariamente o bien, me organizo congelando alguna cosa los fines de semana. Me ocupo de todo: facturas de teléfono y del coche, citas con el/los médicos (para la medicación, dentista, ginecólogo…), limpieza de la casa, compra, etc. Me tomo mi medicación religiosamente, tanto para el trastorno como para otras incidencias (hierro bajo…). Mi pareja es tremendamente olvidadiza y soy yo la que le recuerda sus citas con el médico, si se ha llevado el móvil o cualquier otra cosa (no vivimos juntos).Te cuento todo esto para que tengas otro punto de vista y porque tu comentario me ha hecho verme de otra manera, mucho más autoeficiente de lo que creía. Gracias.

    1. Eso es precisamente lo que debemos alcanzar. Una completa autosuficiencia. Soy de la opinión que las personas con TB son responsables de la prevención de una recaída, llevar una rutina, una vida sana, tomar la medicación, acudir al psiquiatra regularmente. Que no es en ningún momento fácil de hacerlo, requiere realmente mucha madurez, autoconocimiento y aceptación de la enfermedad.
      Por otro lado, la sobreprotección me parece que no está relacionada sólo con padres e hijos, sino afecta a todas las personas que toman como responsabilidad los actos de otras y buscan solucionar los problemas o evitarle “estres” al sobreprotegido. Es evidente que en algún punto creará una discordia entre ellos o bien entre otros familiares. Es dificíl verlo en uno mismo, pero lo que buscamos Nic y yo es que ella, independientemente si estoy a su lado o no, sea capaz de controlar el TB y no que el TB le controle a ella.
      Enhorabuena por tu esfuerzo, reconozco que no es sencillo ser llevar esta enfermedad sólo y tan bien. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *