Sueños Nic 2. 20-07-09

El segundo post de esos sueños tan raros de Nic.

Teníamos un perezoso de mascota y le dábamos caracoles de golosinas, era de esos perezosos enormes y tenía un dedo con una uña larga con la que sacaba los caracoles del caparazón y se chupaba los dedos de lo mucho que le gustaban. Salimos mi hermano y yo al patio, estaba lleno de caracoles, así es que decidimos dárselos, sabíamos lo mucho que se emocionaría, saltaría por las paredes y le brillarían los ojos. Le dimos los caracoles y mordisqueó las conches y cuando las vimos había hecho obras de arte con los caparazones, eran maravillas, agujeros estratégicamente puestos que se veían hermosos. Mi papá propuso que los vendieramos a China así es que junto con mi mamá los empacamos en papel de colores. Llegaron amigos aquerer ver uno y tardé muchísmo en poder abrir uno, estaba demasiado envuelto en un papel rosa brillante y cuando pude desenvolverlo era una pequeña olla de barro no más grande que mi pulgar. Que coraje me dio que no fuera la concha de caracol, después de tanto esfuerzo por desenvolverlo. Desistí y ya no busque otro. Fin

Estábamos en una especie de edificio, era enorme, abandonado. Estaba yo bajo los efectos de la medicación, todos lo comentaban. Me subía por unas pequeñas escaleras, eran unas escaleras de emergencia, eran naranja brillante pero eran muy estrechas con enrejado y los escalones muy juntos no cabía mi pie y me caía, terminaba enredado en la escalera que se vovía tan estrecha que terminaba casi abrazándola, no comprendia como subir o bajar. Veía a mi familia al final de la escalera pero no podía llegar a ellos. Sabía que era el medicamente el cual me impedía saber la lógica de la escalera, intentaba llamar a mi madre para que me ayudara pero sabía que la escalera no soportaría el peso de las dos. Fin

De nuevo en la misma fábrica abandonada pero esta vez en la parte inferior, en los desagues. Estan todos del otro lado de la fábrica, estoy yo bajo el efecto de la medicación, estoy mareada, n o puedo andar bien, tengo que cruzar una especie de puente para estar con ellos, debao de donde estoy parada hay muchos metros abajo un desague, creo que antes tenía colores brillantes, amarillas y naranjas pero está sucio y descolorido, es como una resbaladera gigante que da a un tobogán sin fin, como un gran retrete del tamaño de un estadio y yo estoy a la altura de un puente, siento que la cabeza me da vueltas y las piernas me fallan, estoy a muchos metros de distancia de ellos. Sé que si llamo a mi primo Juan él me podrá tomar por los brazos y sujetarme, lo veo suficientemente fuerte, pero me dice que me acerque un poco. Veo algo que pudiera ayudarme, son como rollos de papel enrollado, son enormes, como de 2 metros de largo y 1 metro de ancho, pesan mucho pero puedo cargarlos, los ponga contra la orilla pero se mojan y se doblan, me desespero mucho porque no sé como hacer para llegar a ellos, me angustia mucho. Fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *