Visita a Urgencias. Domingo 22 de Agosto 2010. Parte 1 de 2

Hoy me vi en la necesidad de llevar a urgencias a Nic. Ahora ha sido un tanto distinto. En pasadas ocasiones ella se pasaba en cama más tiempo de lo habitual, quería estar acostada, le costaba más trabajo levantarse, sumado a lo de siempre, aislamiento, tristeza, sin ánimos. En éstos días no necesitó de la cama para empeorar, fue de un día para otro. Si bien hoy me dijo que estaba cansada, unos 30 minutos después de levantarse y de haberse bañado ya, sin insistir demasiado salimos con un amigo a tomar un café.

Desde el inicio del día los pródromos eran visibles, el día anterior ya habíamos tomado la decisión de que si seguía así iríamos a Urgencias, ya que su psiquiatra “de cabecera” está de vacaciones, además de que no ha sacado la siguiente cita, que seguramente sera para finales de septiembre si la saca esta semana.

Después del café y una caminada de unos 40 minutos y pronunciando sólo las palabras necesarias cuando nos dirigíamos a ella, finalmente le dije a nuestro amigo, – creo que debemos irnos ya a urgencias – así que nos fuimos al centro de salud que nos corresponde.

Al llegar, en admisión sólo tuve que decir que mi mujer tiene Trastorno Bipolar y está entrando en un episodio depresivo, al ser administrativos no necesitan maś información, que además no me la pidieron. Luego entramos a una “primera revisión”, les indiqué que Nic llevaba 4 días con el ánimo decaído y que ahora realmente estaba sintiéndose peor. Ella sólo respondió a una pregunta que le hicieron y todo lo demás lo comenté yo. Nos pasaron a la sala de espera en la que no había más de 10 personas pero aún si tardamos alrededor de 30 minutos en pasar. La entrevista incial creo que no fue con una psiquiatra, sino con una internista (pienso yo), que sólo confirmó los pocos datos que encontró en su expediente, porque aún visita a la psiaquiatra del centro donde vivíamos hace 6 meses y que no ha permitido hacer el cambio con el que nos corresponde (que tampoco hemos querido hacerlo, la preferimos porque ya nos vamos conociendo mucho mejor). La internista confirmó la medicación, el tiempo que tiene diagnosticada, los intentos de suicidio, la intervención de un quiste que tuvo hace 3 años. Creo que sólo le preguntó a Nic que como se sentía y en vista de la laxa respuesta dada, continuo preguntándome a mí. Al terminar nos comentó que iría a por la Psiquiatra y que volvería en unos minutos.

A su regreso, se asustó porque vio a Nic que estaba llorando, había comenzado a llorar poco antes y le preguntó ¿¡pero que te pasa!? ¿¡Estás bien!?, yo estaba indiferente porque sé que no tiene un motivo más que biológico las ganas de llorar que siente en ese momento. Nos hizo cambiar de box para esperar a la psiaquiatra que nos atendería.

En ese box, que me imagino está pensado para personas con algúna enfermedad mental, porque no está como los demás de equipado, sino sólo el escritorio, un par de sillas, una cama y una encimera. Con folios con advertencias, No olvide ningún material de curación aquí, si necesita alguno tómelo del box 6. Me imagino que para minimizar los riesgos de una posible amenza, para el paciente o para terceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *