La Televisión: lubricante matrimonial

Estamos por cumplir 1 año sin televisión y creo que aún falta un poco más para que podamos comprar una. Hay varias razones, somos de la idea que si compramos algo “mientras tanto” ese mueble se convertirá en fijo porque ha satisfecho la necesidad básica. Así que si estamos ya amueblando la casa será mejor que nos esperemos y ahorremos lo suficiente para comprar la tele.

Lo que me he dado cuenta es que la televisión hacía nuestra vida matrimonial, cuando la teníamos, más pasiva, más “frígida” en el sentido que la comunicación era escasa o bien superficial. En lo personal yo comentaba menos sobre el trabajo, o sobre lo que me preocupaba porque era llegar a casa y encender la televisión, por la noche, por la mañana escuchar las noticias, los fines de semana probablemente ver una película o alguna serie.

Ahora es distinto, nuestra relación se ha fortalecido, podemos leer más libros, ella tiene algunos hobbies, como la costura, está haciendo ahora un tapete pequeño, por mi parte, puedo jugar al poker, dedicarle tiempo al blog, leer más, pero lo mejor es que nos comunicamos mejor, la hora del desayuno, de la comida y la cena son unos minutos de verdadero intercambio de opiniones, sentimientos. Nos permite aclararnos sobre cualquier asunto, la visita de sus padres ahora en octubre, nuestros planes para el futuro, comprar un piso, ahorrar para la jubilación, viajes, tener una mascota. Con este tiempo juntos, me he dado cuenta que amo más a mi mujer, tenemos muchas cosas en común, nos complementamos en cuanto los puntos de vista y sobre todo nos tocamos más, nos besamos y abrazamos más frecuentemente. No existe ningún programa de televisión que nos obligue a sentarnos en el sofá, ni una tercera personas hablando de lo sucedido hoy con Zapatero, somos en gran medida libres de publicidad y cotilleo de la farándula.

Nosotros no podemos evitarnos para prestar atención a la televisión, carecemos de ese lubricante para pasar las horas juntos. Hemos sustituido ese gran aliado/enemigo por otros que nos permiten tener una muy buena relación de pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *