Mi historia: Mi primer intento de suicidio

Adolescencia

Todo iba bien en mi vida hasta que cumplí los 13 años Lo puedo ubicar perfectamente porque estaba en el primer año de la escuela secundaria (ESO como le llaman aquí en España).

No es que de niña hubiera sido un modelo a seguir. Mis padres dicen que tenía muy mal carácter, que era muy cambiante, que era muy voluble y que me enojaba con mucha facilidad. Ahora tengo una sobrina a la que todo el mundo le encanta decir que es idéntica a mi y no sólo por el parecido físico que tenemos, sino por que tiene el mismo carácter que tenía yo cuando tenía su edad. Temo por ella.

Cuando cumplí los 13 años supe que algo andaba mal. Dejé de sentirme cómoda conmigo misma, me sentí diferente y dejé de comer.

Por esas fechas tuve un pseudo intento de suicido, realmente sólo quería llamar la atención, quería hacerles saber a mis padres que algo andaba mal, quería gritarlo, quería que lo supieran pero simplemente no sabía como hacerlo. Así es que simplemente me fui a la caja de las medicinas y me tomé todas las que vi. Por la tarde fuimos mi madre y yo a hacer ejercicio, estaba mareada y me sentía enferma. Comencé a vomitar y me llevaron a casa. Inmediatamente dije lo que había hecho. Ya no recuerdo si me llevaron al hospital o no.

Intento de suicidio
Mi historia: Mi primer intento de suicidio

En busca de un diagnóstico

Ahí comenzó lo que sería un largo peregrinar con psicólogos y psiquiatras que nos darían a mis padres y a mi un sinnúmero de diagnósticos.

Primero me diagnosticaron anorexia, después mi madre se peleó con la psicóloga que me trataba porque descubrió que sólo nos sacaba dinero ya que la mujer sólo nos pedía vernos más seguido porque estaba ahorrando para un viaje que iba a hacer por Europa.

Seguido de ahí buscamos varios psicólogos y psiquiatras. El siguiente diagnóstico fue anorexia con depresión y fue la primera vez que me comenzaron a medicar con antidepresivos.

Recuerdo que también algo se habló de un diagnóstico de personalidad límite pero realmente no recuerdo en que parte se nombró porque el que prevaleció siempre fue el de depresión, porque incluso el de anorexia se llegó a ignorar bastante.

Con este psiquiatra que me trató comenzó lo que sería una historia que terminaría muy mal para ambos.

Cuando llegué con este psiquiatra debí tener unos 14 años aproximadamente. Comenzó a decirme que todos mis problemas se debían a un trauma que debía tener cuando era niña, una posible violación… le dije que no, me dijo que entonces no la recordaba, pero que ahí debía de estar.

Cabe señalar que esta era la segunda vez que un médico me decía que estaba seguro que yo había sufrido una violación. El primero fue a los 12 años cuando fui a mi primer cita con el ginecólogo.

Fui porque tuve mi primer infección vaginal y el ginecólogo me afirmó que era porque alguien había abusado de mi. Claro que yo sabía que nada había pasado, y se lo dije, me dijo que podía confiar en él y ya cuando me reviso y vio que yo era virgen se sorprendió y recuerdo que dijo algo así como “¡Vaya, entonces si que se pueden pescar estos bichos en baños públicos!”

Pero el psiquiatra en cuestión nunca dejo de creer que algo me había pasado y llegó un momento que de tanta insistencia hasta me lo hizo creer a mi. Llego un momento que me hizo cuestionar mi propia memoria y dudar de mi misma, ¡¡¿como era posible que yo pudiera olvidar algo tan importante?!!! y lo más importante aún… ¿¿quién había sido?? Comencé a dudar de toda mi familia e incluso a desconfiar de mi propio padre.

Conforme seguían avanzando las consultas el psiquiatra se hacía mas rico y mi malestar seguía creciendo. Llegué a ir hasta dos veces por semana si no mal recuerdo. Tomaba mis antidepresivos como me mandaban y no me hacían sentir nada mejor. Tomaba Prozac que prometía ser de lo mejor.

Aliviando el dolor del alma
Aliviando el dolor del alma

Aliviando el dolor del alma

Digamos que todo iba marchando “regularmente” hasta que llegó el momento del quiebre que no sé decir cuando pasó. En algún momento de la relación médico-paciente comenzamos a retarnos y fue el principio del fin.

Yo para esas épocas había comenzado a hacerme cortes en los brazos y piernas, las llamadas auto-mutilaciones. Esas cortadas que descubrí en esa época y que me han acompañado desde entonces, alivian el dolor del alma que se siente sustituyéndolo por dolor físico, que es más soportable.

El psiquiatra me comenzó a retar diciéndome “a que no te atreves a hacerte una cortada en frente mio”. Sinceramente nunca le encontré caso a ese reto. Él me decía que él tenía una paciente bulímica que sí que se atrevía a vomitar en frente de él. Pero a mi eso se me hacía muy desagradable.

Yo simplemente le decía que no me las hacía por estética, sino me las hacía en momentos muy puntuales cuando el dolor que sentía interno era tal y era tan insoportable que la única manera de apaciguarlo era causándome un dolor físico que sí pudiera controlar, pero no significa que me guste el dolor como para agarrar un cuchillo y así por lucirme hacerme una cortada enfrente de mi psiquiatra, ¡¡ni que fuera masoquista!!

En otra ocasión, cuando ya estaba yo tratando de subir un poco de peso tratando de salir de la anorexia, me hizo llevar una foto mía de bebé. Cuando se la mostré me dijo que estaba muy gordita, que los cachetes aun los conservaba… resultado: me tomé laxantes y el hombre ¡me retó!

Me dijo que a que no me atrevía de en verdad a tomarme todo el paquete, porque si lo hacía me internaba. Claro que sí que lo hice y cuando supo que lo había hecho y no pudo hacer nada se molestó mucho sólo recuerdo que me repetía: ¡¿quieres te te interne?! ¡¿quieres que te interne?!

Por un tiempo los juegos y los retos insanos continuaron de esa manera, al psiquiatra le hacían ganar dinero y de alguna manera le divertían y a mi me iban consumiendo poco a poco. Cabe recordar que yo era una niña de 15 o 16 años.

Llego un momento que los juegos dejaron de gustarme. Perdí el interés en jugar con él y simplemente me cansé de todo. Me dí cuenta de que no tenía solución, de que no había alguien que pudiera ayudarme, ni que estuviera dispuesto a hacerlo y veía como mis papás sufrían viendo como me consumía y como me lastimaba.

Cada vez me lastimaba más seguido, ya mi hermano y mis papás se daban cuenta y se convirtió en toda una proeza en esconder los cortes y las cicatrices.

Así es que después de sufrir mucho un día… recuerdo perfectamente bien ese momento, estaba mi mamá manejando, estaba yo sentada al lado, estaba sufriendo mucho por dentro, mi mamá algo estaba diciendo de que me veía mal, de que la cita con el psiquiatra, realmente no la estaba escuchando, solo pensaba que ya no podía más y en eso pensé: ¿y si termino con todo? ¿y si me muero? y recuerdo la paz que sentí en ese momento.

Tramando mi intento de suicidio

Tramando mi intento de suicidio

Recuerdo que sentí como si me hubieran quitado el mayor peso de encima y creo que después de muchos meses por primera vez sonreí.

A partir de ahí todo giró en torno a ese plan. En ese entonces mi hermano estaba estudiando la carrera de medicina y en casa tenía a mano toda clase de libros de medicina. Entre ellos el que se convertiría en mi mejor amigo y peor enemigo: el PLM Vademecum.

Estudié cuidadosamente cada una de las maneras de suicidio posibles, realmente no quería algo precipitado, si ya había aguantado tanto que más daba un poco más.

Pasé por el ahorcamiento para el cual hice una pequeña prueba colocándome un lazo alrededor del cuello y comprobé que era una muerte muy fea porque causa un fuerte dolor de cabeza, la cabeza punza demasiado (después tuve que ocultar las marcas en el cuello una semana).

Pasé por caer de una gran altura y también era doloroso a mi parecer. Así es que terminé valorando que morir durmiendo era la mejor de las probabilidades.

Finalmente lo que más disfrutaba hasta el momento era dormir. Para ello mi querido amigo PLM me proporcionó la información necesaria que necesitaría en cuanto a medicamento y dosis necesaria para hacerlo. Pero había un pequeño problema: conseguir el medicamento.

Así que fingí mi recuperación. Todos estaban felices porque me veían muy bien, me veían comer, me veían más feliz que antes, el psiquiatra me veía más participativa y yo aceptaba sus teorías.

Un par de semanas después con un par de engaños hice que me prescribiera el medicamento que necesitaba y así lo hizo, justo en la dosis que necesitaba y como todos me veían mejor me dejaron a mi disposición la botella entera de medicamentos, porque estaba fuera de peligro. En parte mi felicidad era real, en verdad estaba feliz porque todo iba a terminar.

Cuando recién me dieron las pastillas me tomé una para probarla, sólo diré que eran pastillas para dormir, pastillas controladas. Me habían prescrito media pastilla. Cuando me tomé una completa la primera vez madre mía que bien dormí, así es que decidí hacer una primer prueba.

Tomé unas varias pastillas de más para ver su efecto. El resultado fue que me terminaron lavando el estómago y terminé internada. Algo que denominaron como intento de suicido pero para nada, eso era sólo una pequeña muestra. ¡¡Había encontrado el medicamento perfecto!!

Pero ya no me tenían confianza para recetármelas. El psiquiatra me dijo que lo había engañado, y me dio la última amenaza: “¡A mi nunca se me ha muerto un paciente y tu no vas a ser la primera!”.

Mis padres estaban desconcertados. Pero nada de eso me alteró, había encontrado mi medicamento estrella. Así es que de ahí todo fue sencillo, ya no tenía nada que perder.

Al cabo de un par de semanas lo tuve todo listo tenía el dinero preparado porque un medicamento así de controlado cuesta mucho dinero. Fui a la papelería y compré papel grueso rosado, idéntico a las de las recetas que me daba mi médico, compré una pluma estilográfica, igual a la que el usaba, hice un formato de receta en la computadora… fui a una farmacia que ya había estado vigilando hacía semanas, había un chico que tenía cara de estúpido y que claramente se veía que yo le gustaba. Llegué y le hice un poco de plática y me dio la medicina.

Mi despedida
Despedida

Mi despedida

En las últimas dos semanas de la fecha planeada fui a ver a toda mi familia, estuve con ellos platique y los abracé, me despedí de todos. El día anterior comí mi comida favorita vi mis programas favoritos de TV.

Ese día me puse mi ropa favorita abracé a mi mamá hasta que me cansé besé a mi papá y le pedí perdón por todo, le dije a mi hermano que lo quería. Me puse mi pijama favorito. Era un viernes.

Me fui a dormir temprano. No comí nada en ese día para que las pastillas tuvieran su máximo efecto. Tenía planeado que nadie me despertara el sábado hasta muy tarde… cuando ya no hubiera nada que hacer.

Comencé a tomarme las pastillas y para distraerme me empecé a depilar las piernas, ese leve dolor de la depilada me distraería lo suficiente para mitigar las nauseas de tantas pastillas. A partir de ahí los recuerdos que tengo son muy vagos y lo que tengo es el relato de mis padres.

Por ese entonces tomaba yo un curso de primeros auxilios para ambulancias y estaba por terminarlo, sólo me faltaba ir a la entrega de los diplomas, cosa que por supuesto ya no me importaba. Pues resultó que ese sábado un chico del curso llamó temprano por la mañana para avisar que la entrega de los diplomas sería ese día (cabe señalar que la entrega de los diplomas ni si quiera resultó ser ese día).

Mis padres fueron a despertarme y al ver que la puerta de mi recámara estaba cerrada se alarmaron, abrieron y me encontraron inconsciente.

Me llevaron al hospital donde al parecer me pusieron respirador y creo que me resucitaron porque desperté con un dolor de pecho impresionante como si me hubieran golpeado el esternón y las costillas con un bate. Estuve varios días inconsciente y creo que en coma.

Mi historia - Mi primer intento de suicidio
Vagos recuerdos de una recuperación

Vagos recuerdos de una recuperación

De esos días sólo recuerdo algunos pequeños fragmentos: recuerdo haber escuchado a un médico decir: “-¡Otra vez se esta yendo!-“.

Recuerdo haber abierto los ojos y haber visto a un médico en los pies de la cama con una aguja picoteándome las piernas y diciendo algo así como “-¿sientes eso?-“, recuerdo que lo único que pensé (y espero sólo haberlo pensado y no dicho) fue: ¿¿me habré logrado depilar las dos piernas??

Desperté en otra ocasión y al darme cuenta de que estaba viva me entró tanto coraje de que me hayan salvado, vi mi mano derecha y vi un suero conectado, lo tomé con la mano izquierda y lo arranqué de un tirón, vi la sangre brotar. Acto inmediato había una enfermera tomándome de las muñecas y lo único que pude decir fue “ups” y perdí el conocimiento.

Cuando volví a despertar estaba amarrada a la cama.

Luego que me estaban bañando y a mi madre decir: “Trata de mantenerte erguida”.

El siguiente recuerdo que tengo ya fue en casa, estaba en mi cama, traté de levantarme para ir la baño, puse los pies en el suelo y cuando intenté levantarme me caí de cara al piso.

Me sentí como una muñeca de trapo. Llegó mi hermano muy molesto y me dijo casi gritando -Tú aún no te puedes levantar-, me levantó del suelo y me puso en la cama.

Recuerdo que mis tíos que son muy religiosos me enviaron un sacerdote para que fuera a hablar conmigo, cuando llegó le dije que el debía estar oficiando mi defunción no hablando conmigo. Le pedí que se fuera y como no lo hizo lo insulté mientras el hombre rezaba.

De ahí no tengo más recuerdos en muchos muchos meses. No sé que pasó después, cómo es que me recuperé, si me medicaron o no. Sólo sé que dejé de ver al psiquiatra porque una vez que se enteró de mi intento de suicidio mandó llamar a mis padres para decirles que dejaba de tratarme porque yo era una suicida en potencia y que no tenía solución, que lo mejor que podían hacer mis padres era internarme en un psiquiátrico por el resto de mis días porque de lo contrario iba a terminar matándome y que por eso él dejaba de tratarme, porque a él nunca se le había muerto un paciente y yo no iba a ser la primera.

Cerca de 8 meses después de este intento de suicidio estaba yo de camino a un viaje de un año a un intercambio estudiantil. Un año sin ver a mis padres. Ellos estaban más que resignados a perderme.

Tanto así que lo único que acertaron a decir cuando me subí al avión fue: -Ojalá regreses, te queremos.-

Nic

Ir a: Mi historia: Planes de suicidio

24 opiniones en “Mi historia: Mi primer intento de suicidio”

  1. La vida … es algo valioso un tesoro para poder vivir no todo es de color rosa… eso pense hace muchos años ..ahora q tengo 17 q cumplire 18 .. ya no kiero vivir …. eso paso desde los15 años ando marcandome mi brazo x discuciones familiares x odio y avaricia a mi padre h a los demas … creo q soy una mierda en otras palabras cuando tube 15quise matarme inyectandome aire pero llore tanto q lo unico q ise es punzarme asta dentro … varias cortadas en la mano este año me ise una cortada grande q hasta yo misma me sorprendi q esgaba saliendo mucha sangre y estube feliz x ello … y rese q me muera …. al dia sigiente me levante con un mareo perdi mucha sangre y estaba en choroz … mi modo tenia q ir al colegio si no mi mama se daba cuenta me vende me cure .. y fui al dia sigiente estaba abriendoze queria abrirlo mas pero ya godos andaban atentos tube q ir al medico para suturarme la erida … me preguntaron infinidad de cosas ahora es una cicatriz grande .. nose cuando tome unas pastillas o exeso de pastillas para morirme x q cada dia q pasa tengo q desahogarme con algo … llantos silenciosos ..

    1. Todos tenemos un proposito en esta vida . . Cierto no todo es color de rosa, pasamos por momentos dificiles todos, unos peores q otros, tambien pase momentos d depresion e intente suicidarme, crei q no haria falta a nadie sin embargo aunq poco demostrara su cariño mi madre, me dolio mucho verla llorar, m partil el corazon. Dejar este mundo por causa nuestra es egoista y covarde , por q hay a quienes si les importamos y sufririan, todo tiene solucion es cosa d querer y superarlo no es facil al comienzo pero esta en cada uno d nosotros querer y poder . Yo se que pueden. . Como lo hice yo . . Animos Dios esta presente aunq sientas q estas solo el esta hay contigo . . Si necesitan hablar mi correo es crizy_friend_123@hotmail.com . . Gracias . .

  2. Hola, espero y se encuentren bien.
    Bueno soy estudiante del colegio del bachilleres, estudio diseño gráfico, necesito realizar un proyecto fotográfico en el cual necesito tomar fotografías…
    Mi tema que escogí fue “Bulimia, anorexia, cutting y suicidio”
    La verdad quisiera saber si alguien gustaría ayudarme dejándose fotografiar alguna marca o dejarse entrevistar para saber su opinión o su historia, de alguno de los temas ya mencionados, quisiera saber. Si es así les pediría que comentaran y que me dijeran como podría localizarlos o que me mandaran algún mensaje, quisiera que fueran personas de alguna de las 16 delegaciones del D.F yo iría a verlos y a tomarles las fotos personalmente comprometiéndome a que solo serán utilizadas con fines estudiantiles por su atención gracias…
    Espero y me puedan ayudar…

  3. hola bueno mi historia es algo parecida y la contaré, llegue aquí por que estaba buscando donde desahogar esta pena que he cargado conmigo desde que nací.

    Hace ya casi un año discutí con mi madre, lo típico, entonces ese día empecé a escribir una carta dónde intentaba “desahogarme” pero lo único que logre fue ahogarme más, en esa carta sacaba en cara los malos tratos que recordaba, solo dos pero no porque mi vida fuera perfecta no, mi mente bloqueo los malos recuerdos y eso se llevo toda mi memoria, solo tengo 2 recuerdos; en el primero puedo recordar que mi madre me perseguía por toda la casa gritando y en los momentos que me lograba alcanzar me golpeaba, después llegue al escritorio de mi padre y él logro que no me golpeara pero le grito a él. En el segundo recuerdo que estamos en unas aguas termales que eran piscinas, dos grandes, una más caliente para adultos de la tercera edad y otras de niños (recuerdo cuantas piscinas por que fui hace unos años), yo salí de la piscina de niños para pasar tiempo con mi padre, tenía unos 4 o 3 años, casi nunca lo veía entonces quería disfrutar cada segundo con él, salí de la piscina de niños y me tire en la de adultos en la zona donde estaban ellos, llevaba un salvavidas entonces solo flote, mi madre comenzó a gritar por que no me quería allí pero allí estaba mi mi hermana, prima, tía y abuela, mi padre le dijo: Tranquila, no pasa nada. mi madre por su lado le grito: ¿Que no ves? que es una interesada, es porque sabe que tú le traes los juguetes.

    Esos son mis dos recuerdos, mi memoria aun es escasa a mis 7,8,9,10 años, solo recuerdo cuando estaba en la escuela nada más, bueno prosigamos mi madre SIEMPRE, SIEMPRE a tenido preferencia con mi hermana mayor, siempre la defiende, siempre soy yo, desde que tenía 6 años lo note, mi padre hace unos meses me contó que yo cuando era pequeña y peleaba con mi madre, siempre yo decía que prefería a mi hermana, esta bien, no importa que la prefiera más, que la quiera más pero siempre me trataba mal, he tenido más intentos de suicidios de los que he podido contar, calculo que son más de 10 pero eso nadie lo supo nunca, siempre pase más tiempo donde mi abuela para escapar de mi infierno, en la escuela me va muy bien, saco notas alta pero nunca tan altas como las de mi hermana, yo soy esa chica la que es simpática y conoce a todo el mundo en la escuela, después empecé a cortarme, corte mis dos brazos y mi pierna, mi familia se dio cuenta, me llevaron a una cita de psicólogo y después les valió madres, a los 10 años estaba tratando de ser pro-mía, pro-ana pero sabía que eso me cambiaría por dentro y por fuera, a principios de año pasado me cambiaron de escuela y bueno yo hablaba muy vulgar y tenía muchas conversaciones, me gustaba 1 chico pero a mi amiga le gustaban muchos y ella me enviaba fotos de ellos y bueno mi madre pensó que me gustaban muchos y me cambio de escuela, me llamó zorr*, perr*a y todos esos insultos parecidos.

    A los 9 años, me levantaron porque me tocaba por la mañana en la escuela y mi hermana ya se había duchado por que a ella también le tocaba por la mañana en el colegio o segundaría y duré unos minutos extra. mi hermana siempre le cuenta todo a mi madre, y mi hermana ocupaba maquillarse, me gritó que me aburará, yo respondí que sí pero por alguna razón me quedé unos 2 minutos ahí, no entiendo por que ella no se maquillo en otro lugar, ella tenía su cosmetiquera en su habitación, ella se quejo con mi madre y cuando salí, mi hermana me empujo al entrar al baño pero la verdad no le hice caso, entre a mi habitación puse seguro y comencé a vestirme con el uniforme, mi madre me obligo a abrirle la puerta cuando aun no me había terminado de vestir me faltaban unos botones de la blusa y ya estaba lista, ella entro bruscamente a la habitación y comenzó a golpearme, yo puse mis manos para que no me golpeara tan fuerte pero fue un intento fallido, golpeo mi dedo meñique (el pequeño) y me lo rompió, yo termine de vestirme llorando pero callada por que mi madre grito que si seguía llorando me iba a dar una razón para que llorará, yo cuando por fin terminé de alistarme con mi dedo quebrado, baje para que mi padre (no vive en la casa) me llevará junto a mi hermana a los institutos de cada una, él vio mi dedo hinchado y con cierta deformación por que el hueso se había quebrado, mi madre bajo furiosa y me movió el dedo y sentí un dolor tan fuerte que me puse más pálida de lo que ya estaba, mi madre dijo ven no esta quebrado y volvió a subir, yo subí al auto, dejaron a mi hermana en el colegio y ya me iba a dejar a mi a la escuela y antes de bajarse me dijo que no le dijera a nadie lo sucedido, que inventara que me golpee con algo, a él nunca le importó si me pasaba algo, a él solo le importa su amante, después de lo que sucedió intente ser pro-mía de nuevo pero no resulto, ahora a mis 12 años volví a intentar suicidarme no lo hago por los libros que he publicado y tengo en Wattpad a escondidas por que mi madre a pesar de saber que tengo unos 7 libros entre publicados y en borrador no le importo, he intentado volver a ser pro-mía pero no he podido, me han pronosticado por mi personalidad trastorno Límite, esquizofrenia, bipolaridad, depresión y no se cuantos más pero a la hora de hacer estudios no tengo nada, ahora ya no me puedo refugiar dónde mi abuela por que mi tía dice que yo hice todo cuando fue mi prima segunda de 6 años, que es su nieta, para ahogar penas se me ocurrió la “BRILLANTE” idea de tomar alcohol, no sería la primera vez y tampoco la ultima que tomo pero no me importo, termine con 2 dientes rotos por perder el equilibrio, por mi madre siempre estoy tomándome medidas, dice comentarios negativos a mi cuerpo y mi autoestima no existe, tengo unas malditas espinillas asquerosas, soy voluptuosa de labios, senos, piernas y trasero pero igual me siento como si no valiera nada, tan solo quiero terminar mis libros y morir, no quiero seguir viviendo, ya no soporto esto, he tenido varias ayudas psicológicas webs porque ni loca decirle eso a mi madre, me podría matar (ella), ya no tengo esa gran autoestima de antes, ya no soy dulce, ya no sé que es ser feliz, a veces pienso que debo seguir pero con mi madre gritándome que no seré nadie y que mi hermana me dará dinero para visitarla en las zonas de los millonarios, yo quiero llegar a ser alguien en la vida, mostrar que yo puedo pero la realidad no puedo…

    1. hola, sé que ahora puede ser un poco tarde que te conteste, pero tengo muchas ganas de intentar ayudarte, si quieres desahogarte, hablame por mi correo gissenahir@gmail.com

      Espero tu mensaje, te quiero mucho aunque no te conozca porque me puse en tu lugar al leer todo eso.

    2. Hola, me llamo Nahir y me tengo muchas ganas de ayudarlos por lo menos escuchando o leyendo sus historias, experiencias o lo que sea para que se desahoguen. La persona que quiera no dude en comunicarse conmigo por mi correo: gissenahir@gmail.com

      P/D tengo 16 años pero soy madura para mi edad y creo que no esta mal querer ayudar a alguien de alguna forma aunque no lo conozca

  4. Hola me llamo Carla,cuando tenia 16 años me quería morir porque me no quería nadie y mi las pastillas tome 22 desmaye por la mañana esta hospital.
    Y hora tengo 18 aun me quiero morir con pastillas y cortando las venas. Gracias leer esto es vedad.

  5. Leí tu historia, yo también hice o mejor dicho haré algo parecido, una fuerte depresión me está azotando desde que tengo uso de la memoria, nunca me he podido desenvolver bien en este mundo, nunca pedí ayuda para apaciguar todo esto, pero hace unos días terminé con mi pareja, el único halo de luz que he tenido en esta vida, me engaño y en ese momento no pude seguir ocultando mi malestar. La semana pasada me dediqué a investigar sobre posibles métodos para suicidarme, y llegué un cóctel letal de antidepresivos, los cuales no iba a tener acceso a no ser con receta médica, le comenté a mi familia que quería ver un psiquiatra y aceptaron, le conté mi historia y para mi dicha me recetaron una sarta de somníferos y antidepresivos que tenían relación directa con los que investigué. Cuento corto, tengo una botella de vodka y los antidepresivos a mi lado en este momento, me dedicaré a despedirme de mi familia e intentar mostrarles que los quiero, para luego aceptar mi destino y decir adiós de una vez por todas. P; te amo.

  6. Amigo me encanta tu blog pues me permite sumar conocimientos a los ya adquiridos y al igual que usted yo también estoy muy interesado en los temas referentes sobre el desorden bipolar
    tanto así que deseo compartir con todos en este blog un material que con toda seguridad les será de gran utilidad y de seguro les va a gustar. Para accesar ahora a este material sobre el desorden bipolar
    haz clic en link que les dejo enseguida: http://tinyurl.com/b8axhk9

    Saludos su amigo Helier Restrepo López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *