Arreglandose para el otro

 

Algo que hemos intentado desde que vivimos juntos Nic y yo es estar presentables para nosotros mismos.Este fin de semana de puente, nos hemos dedicado a retomar la rutina, hoy domingo no salimos sino para dar una vuelta andando a eso de las 9 de la noche. Pasamos el día sólo los dos. No por estar solos y no salir no dejamos de arreglarnos. Alrededor de las 11 de la mañana, después de tomar el desayuno me duche primero y al poco rato ella. Lo más cómodo es quedarse sin duchar, en chándal o incluso no quitarse el pijama. También ponerse los trapos para estar en casa. Pero creo que es algo que en la medida de lo posible se debe evitar.

Me ha gustado que después de ducharse Nic me ha preguntado si se vestía de chándal o unos vaqueros. Mi respuesta fue unos vaqueros. Me gusta verla atractiva, y tampoco es pedir demasiado, sólo que se vista de la misma manera que se vistiese su saliéramos. Intento hacerlo yo también, está claro que no me pongo una camisa, pero si me procuro lo suficiente.

Es un trato no escrito al que hemos llegado. Ha sido también uno de los detalles que me gusta de nuestro matrimonio. Sé que es distinto y que no todas las parejas lo hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *