Diciendo que soy bipolar

La manera en la que le digo a la gente que soy bipolar. No lo digo a todo el mundo, no salgo con un letrero, pero tampoco lo oculto ni me avergüenzo.

Soy Bipolar

Limpiando mi correo personal me he dado cuenta de la cantidad de gente a mi alrededor, gente cercana, que conoce que soy bipolar.

Hace un tiempo no hubiera considerado decirle a nadie mi enfermedad, de hecho en el grupo de bipolares al que pertenezco tiene como preferencia no decirlo a la gente por el rechazo que esto les pueda traer.

Se lo suelen decir sólo a sus familiares más cercanos y a sus amigos más íntimos, creo que en general la suma de las personas a las que se lo dicen no suele llegar a 10.

Actualmente haciendo mi propio recuento me he dado cuenta que la mayoría lo va sabiendo, mi suegra y mi cuñado, que componen la familia de mi esposo; mis padres, mi hermano y su esposa, mis primos y mis primas, mis amigos cercanos en su totalidad y la cifra va subiendo.

En realidad ya se me hace difícil pensar quien no lo sabe. De mi familia se me hace importante que todos lo sepan porque esta enfermedad está en la familia y su origen es un 70% genético según las estadísticas.

Lo que pienso es que la gente lo toma como tú lo planteas; es decir, si tú lo planteas como un drama, como un tema tabú que hasta tú te sientes incómodo al respecto, la gente lo tomará de igual manera.

Diciendo que soy Bipolar

Cómo le digo a la gente que soy bipolar

La manera como suelo decírselo a las personas y que me ha funcionado muy bien es comenzar diciendo que tomo medicación. Además eso sale muy rápidamente porque como no puedo tomar alcohol se hace evidente a los pocos días.

Cuando la confianza es suficiente, ya sea que ellos den el primer paso y pregunten:

– ¿Para qué tomas la medicación?

o bien que salga algo al tema de las enfermedades que cada quien tiene, que a veces suele salir simplemente lo digo tal cual es: “SOY BIPOLAR“.

Cuando lo dices lo primero que harán es ver tu cara para ver cómo reaccionar, si pones ojos llorosos te dirán – lo siento – como si les dijeras que tienes cáncer terminal.

Yo lo que suelo decirles es con la mayor de mis sonrisas es que en la repartición de enfermedades es la que me tocó, que efectivamente es una enfermedad mental y que pueden seguir haciendo bromas sobre los locos, que de hecho me encantan.

Les doy una breve reseña de lo que consiste mi enfermedad, sin entrar en detalles fúnebres y listo. Seguimos con las risas y bromas.

Hasta ahora todos lo han tomado de maravilla y no me han excluido por mi enfermedad.

En un momento me dio mucho miedo decírselo a mi suegra, era una de las personas de quien temía rechazo, pero para mi sorpresa lo tomó de lo mejor. Con la noticia no sólo terminó entendiendo muchas cosas, sino admirando más a su hijo.

Ahora tenemos un nuevo grupo de amigos. Hemos hecho amistad con un par de parejas, nos llevamos de maravilla y salimos todos los fines de semana a comer y cenar. Con ellos voy en la primer parte, saben que no tomo alcohol porque tomo medicamentos que me lo impiden.

Ayer nos fuimos de fiesta toda la noche, hasta las 4 de la mañana, todos bailando y bebiendo, excepto yo. Me encantó que cuando hacían rondas de chupitos me incluían pidiéndome uno de coca-cola (eso porque el bar al que fuimos no tenían bebidas sin alcohol).

No tengo que beber para pasármela bien y a ellos no les importa. En algún momento sé que sabrán de mi enfermedad y se los diré como a todos los demás.

No es mi culpa tener Trastorno Bipolar

No digo que tengamos que salir con un letrero de ¡SOY BIPOLAR! por la calle, sino simplemente no ocultarlo, no sentirnos avergonzados de lo que tenemos.

No es nuestra culpa tener Trastorno Bipolar.

No pedimos tenerla así como una persona no pide tener cáncer o diabetes.

No es vergonzoso tener una enfermedad mental, nos han hecho mala fama y ya es hora que nosotros nos hagamos de nuestra propia fama.

Sólo lo lograremos diciéndole a la gente que somos enfermos mentales y que eso no significa ser criminal, loco, peligroso y todos esos adjetivos que la gente piensa, sino personas normales con vida propia, con profesiones, trabajo, sentido del humor y valores.

Lo ÚNICO que tenemos es una enfermedad con la que luchamos a diario.

Nic

6 opiniones en “Diciendo que soy bipolar”

  1. hola pareja,

    Me recordáis mucho a mi marido y a mi. Nosotros llevamos 26 años casados tenemos dos hijos uno de 25 y otro de 16. No se desde cuando soy bipolar, los he hecho sufrir mucho, sobre todo a mi marido y mi hijo mayor. Estoy diagnosticada desde hace 8 años voy con litio y paroxetina desde entonces y he ido bastante bien, cada día mejor. Ahora estoy teniendo problemas porque siento que estoy cogiendo peso por días y eso me causa mucho agobio.
    Referente a lo que dices de no tener temor a reconocer la enfermedad yo lo hago en exceso, es decir, me lo he escrito en la frente lo peor de todo es que después de que lo hago me “como la cabeza” pensando que no lo debería haber hecho, pero lo repito.

    Gracias por existir y que suerte haberos descubierto

    1. Hola Encarna, gracias por leernos y escribir
      He visto como a Nic le agobia el peso, más cuando sabemos que sube por la medicación, por que en general suele salir a caminar y comer bien. Hay días que tiene menos hambre ( cuando está deprimida o bien con la regla), pero lo llevamos bien. Procura no estresarse con las dietas, ni con el peso, no ha querido si quiera comprar una báscula.
      Ella ha tenido algunas experiencias contando la enfermedad a sus jefes. En la primera ocasión, sus jefes solían lanzar comentarios que no le caían bien, aunque fueran en tono de broma, después del primero ya suele a burla. En el segundo trabajo, por una baja por depresión, la despidieron. Aunque no lo dijo abiertamente. Ahora en este tercer trabajo no lo dirá, no lo ha hecho, aún cuando su jefe se lo ha preguntado abiertamente, pero con tacto. Aunque principalmente por si en la empresa tendrían que hacer algo en caso de emergencia, lo cual no es el caso.
      El punto es que cada uno tiene que decidir que parte de su vida hace publica y cual no.
      Te mando un saludo.
      Adrián

  2. Hola pareja: ante todo daros las gracias porque sois muy valientes y generosos al publicar este blog que puede servir de apoyo y asesoramiento en esta enfermedad de momento tan dura de llevar y tan desconocida. A mi me han diagnosticado TB II ,y ándo tratando de salir la fase oscura. Me gustaría saber si conoceis algún grupo de autoayuda de bipolares en Valencia ?. He visto en internet que hay una Asociación pero la página no parece activa y el tel no corresponde. O si conoceis personas en la misma situación que quisieran organizarse como grupo de apoyo ? Si asi fuera tal vez les pudierais facilitar mi correo electrónico y podríamos buscar un local de alguna asociación cultural(conozco alguna) para reunirnos y apoyarnos mutuamente para mejorar nuestras vidas.
    de nuevo gracias por compartir vuestas experiencias y mis mejores deseos de salud, fuerza y paz para este año.
    Lucy

    1. Hola Lucy, gracias por escribir
      He buscado yo también, y la que he encontrado es la
      Asociación Valenciana de Trastorno Bipolar,
      el correo es: jornadasavtb@avtbipolar.org, AVTBipolar@eresmas.com, ciclosAVTB@eresmas.com,
      y los teléfonos: 626 731 598 ó 963 841 211.
      El punto de encuentro Sala de Juntas (Planta Baja) del Pabellón de Traumatología del Hospital Universitario La FE, de Valencia. Sesiones dirigidas por Especialistas del Equipo de Psiquiatría de la mencionada entidad.

      He de decir que no he escuchado, ni he tenido contacto con ninguno de ellos, pero ya me dirás si esta asociación aún continua y que ofrecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *