En lo que creo y en lo que baso mis opiniones

Una de las lecciones más importantes que aprendí en la Universidad fue a sustentar siempre mis aseveraciones.

Hay una clara diferencia entre las aseveraciones y las creencias. Las aseveraciones es cuando estás seguro de lo que estás diciendo como por ejemplo decir que la tierra es redonda y no plana como antes se creía. Las creencias en cambio son juicios de valor, es simplemente tu opinión, ahí uno puede decir cuanto se le antoje, como decir que considera que el aroma de las flores es agradable; alguien podrá considerar que no lo es. La diferencia es que estas creencias comienzan con un “considero, pienso que, creo que, a mi pensar”

Basar tus creencias en alguien más supone que sabes de dónde proviene esa fuente de información y más vale ser cuidadoso para no quedar en ridículo. En una ocasión platicando con una amiga que tiene un hijo pequeño me comentó “es sano que los niños se coman un Danonino al día (petit suisse)” le pregunté que quien lo aseguraba?, se quedó un momento pensándolo y después que ruborizarse me contestó “el anuncio de Danonino”

La mayor parte de las veces cuando tengo que emitir una aseveración me hago las preguntas: quien lo dice? quién lo asegura? es confiable la fuente?. Tengo la costumbre de cuando tengo un libro leer la biografía del autor para saber de quién se trata. Y me pasó en la escuela que me trataron de inculcar valores con un libro del que el autor era muy famoso, pero el susodicho autor era un verdadero fracasado, no había terminado ni la escuela primaria, divorciado, drogadicto, su único mérito fue que supo escribir bonito, y resultó que el hombre escribía de moral y hasta de anorexia, como si supiera de todo. No creo que todo lo que se publique sea de valor, por eso investigo antes de fiarme de un texto.

En Internet se pueden encontrar cantidad de información prácticamente de cualquier tema, el problema es que pocas veces se puede comprobar la fuente. Es por eso que es un tanto complicado fiarse de la información que se recopila de la web. Y creo yo que es muy delicado malinformarnos y creer basura que ahí se publica. En lo personal he encontrado mucha mala información acerca de la Bipolaridad colgada en la web.

Creo que las personas tenemos que basarnos en algo, una base para sustentar de ahí nuestras creencias, no podemos simplemente dudar de absolutamente todo lo que nos rodea, porque sino nos volvemos extremadamente desconfiados y desconfiamos hasta de nuestra sombra.

Hay personas que basan su sistema de creencias en la religión y toman a la biblia y a sus escrituras como principal base. Es muy aceptable y admiro a quien puede basar sus creencias en eso. Tengo una amiga que su primera aseveración es “Dios existe” y a partir de ahí comienzan sus demás afirmaciones, eso es muy valido.

Yo no creo en la religión ni en seres supremos, omnipotentes y superpoderosos, pero si creo en la ciencia, creo en los estudios y creo en la pasión por el trabajo bien hecho. Lo creo porque lo veo a diario. Creo en las cosas tangibles que veo a mi alrededor. Creo en lo que me dice un científico que tiene más de un estudio de cualquier especialidad. Baso mis creencias en los resultados que arroja la ciencia.

Si bien es verdad que el mundo se mueve por intereses y por dinero, también creo que hay gente que le encanta hacer su trabajo y hacerlo bien. Tengo un hermano que es médico y sus pacientes confían en él porque proyecta un amor a la profesión y un amor a la ciencia que impacta. No espero que los médicos deban ser ángeles blancos que se hayan hecho médicos para salvar vidas, prefiero que se hayan hecho médicos por amor al cuerpo humano, por interés en su funcionamiento y por el desafío de arreglarlo.

Cualquiera que sea en lo que se crea, creo que lo importante es tener claro en lo que se cree y ser fiel a eso; basar nuestras aseveraciones lo más que podamos en fuentes fidedignas y emitir los juicios de valor siempre acompañados de un “yo creo” para que no quepa la duda de que es una simple opinión nuestra.

Nic

2 opiniones en “En lo que creo y en lo que baso mis opiniones”

  1. existen distintos niveles de conocimiento, el vulgar, el cientifico el filosófico y el de la fe, las personas accedemos a ellos siendo el ultimo una autentica muestra de libertad personal; el conocimietno vulgar nos dice que si el dia está nublado lloverá, el conocimiento cientifico explica desde la ciencia meteorológica porque llueve, cuando accedemos al concomiento filossofico lo hacemos a traves de las busqueda de las esencias pero al conocimiento por la fe lo hacemos en una dimension distinta y metacientifica,Con esto quiero decir que existen distintos niveles o tipos de conocimiento y no debemos confundir la “creencia” con el conocimieto por la fe.
    Entiendo que las creencias, en el sentido de pensamietos y digo pensamientos y no conocimiento que se fueron desarrollando en nosotros a partir de lo aprendido en nuestra familia, escuela, sociedad pueden no mostrar la realidad y llevarnos a tener errores cognitivos que obstaculizen nuestra forma de “ver” las cosas. Pero entiendo que el conocimiento cientifico no vasta para el hombre, hay un plano mayor, existe un conocimietno mayor que especialmente a nostros los que tenemos trastorno bipolar, nos dan las estrategias por asi decirlo, para salir de un bajon, donde ni los estabilizadores, ni los hipnóticos, ni cualquier medicacion llega. Sin dejar de lado estos, el conocimiento de experimentar la presencia de alguien que te ama y te amo desde el principio, que te acompaña, que no toma decisiones por vos, pero que si esta a tu lado, el que asiste a esos dias tan grises y te asiste tambien en los dias a puro color, es el que plenifica y el que a mi me ha ayudado a seguir en esta lucha de todos los dias Si por alquien me he sentido amada es por Dios y ese conocimiento ha llegado a transpasar mis neurotrasmisores, mi hopofisis y todo dato cientifico con el que el hombre erigiendose en superhombre al estilo sartriano muchas veces quiere dar respuesta que solo Dios puede otorgarla. Nik entiendo que esa formacion cientificista que t ha dado la universidad, tambien me la dio a mi, puede ser acompañada de otro tipo de conocimiento mas pleno y que te ayude a verte mas como persona, y no como un organismo vivo que tiene una disfuncion organica, con una esencia personal unica e irrepetible que esta mas alla de un trastorno bipolar. UNa vez un medico le dijo a un paciente que no se fuera por las esencias pero el hombre es esencia, en el hay potencialidades, que cuando se hacen acto dan verdadera muestra de amor, de afecto y paz. Lo que sucede es que este ´medico se creyó dios” y creyendose tal perdio un paciente pero no en el sentido economico, sino humamno, su ciencia llego hasta ahí.A partir de ahi Dios se hizo cargo de ese paciente y ese paciente con medicacion y sicoeducacion siguio viviendo pero nunca dejo de lado la receta de Dios, esa paciente soy yo.Cariños:Elena

    1. Hola Elena, de verdad admiro cuando alguien puede creer en dios con tanta devoción y puede basar su vida entorno a ello como tú lo haces. Que bueno que hayas encontrado el equilibrio perfecto entre medicación, psicoeducación y dios que tanto necesitas, creo que lo importante es que cada uno de nosotros encuentre su equilibrio justo para estar bien.
      Nic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *