Cuando tu pareja es tu mejor amigo

Hace una semana que mi contrato de trabajo ha terminado, después de 6 meses, y por desgracia no me lo han renovado. Desde hace un mes que comenzaba a preocuparme, pero realmente no podía hacer nada más que cada día dar el 100%. Estaba preocupado porque aún no teníamos los ahorros suficientes para sobrevivir durante mucho tiempo, Nic lleva ya 4 meses sin encontrar trabajo, aunque yo tomo 2 ya que a principios de Noviembre, después de la visita de sus padres fue cuando comenzó activamente a buscar. 2 meses menos los mini-bajones que tuvo, así que no es para desmotivarse tanto.

Pensé que me desmoronaría, que me deprimiría al haber perdido mi oportunidad, que sería el principio del fin. Afortunadamente tengo a mi lado a una mujer que me apoya y me da ánimos, que al día de hoy a evitado que caiga en la tristeza.

No hubo ningún reproche ni ningún reclamo, todo lo contrario, me daba ánimos y me decía continuamente que estaríamos bien y que todo cambiaría. Comenzamos a reorganizar nuestra rutina y aunque se atravezó un festivo (día de reyes) y un fin de semana, no fue pretexto para no intentar levantarnos a la misma hora de siempre, organizar la casa, ir a super. En estos días nos la hemos pasado bastante bien, después de vernos muy poco cuando yo trabajaba.

Ahora que forma parte de la rutina ir a caminar, nos permite contarnos nuestros planes, generar ideas sobre que queremos, que haremos, que tenemos que hacer, que hemos logrado, como estamos. Es como un re-encuentro, una recopilación y un “en donde quieres estar” a corto, mediano y largo plazo.

Esa es una razón más del porque estmos juntos, juntos somos mucho más que Nic y Adrián, que además de pareja también somos los mejores amigos.

Un comentario en “Cuando tu pareja es tu mejor amigo”

  1. Que cuchi y lindos son uds de verdad. I can’t.
    Me siento inmensamente identificada con este post, pues es mi pareja mi mejor y único apoyo incondicional, a pesar de que aún vivo con mis padres, ellos no saben absolutamente nada de mi vida y mis decisiones. Pero ella, siempre, siempre está ahí para apoyarme, ella y su TB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *