La noche de bodas

La noche de bodas no es como la pintan. Después de la fiesta, de horas sin comer, hay que quitar el vestido, comer e intentar recuperar fuerzas.

Nuestra noche de bodas

Ni en mis más locas fantasías me imaginé cómo sería mi noche de bodas. Supongo que siempre imaginé

El cadáver de la novia
El cadáver de la novia

que sería como suelen pintarla en las películas románticas, que llegan los novios, que en un abrir y cerrar de ojos la novia está vestida sexy con un hermoso vestidito de gasa transparente, perfectamente peinada con el pelo suelto, maquillada y tan descansada y fresca, toda lista para una noche de pasión como si las 8 o 10 horas de boda previas nunca hubieran pasado… me queda claro que los que escriben estos guiones de película nunca se han casado.

Nosotros llegamos de la boda cerca de las 10 de la noche a un hotel. Alquilamos una noche en un hotel porque teníamos visitas en casa y no se nos hizo propio tener ahí nuestra noche de bodas.

Cuando llegamos hicimos lo que habíamos visto en tantas películas románticas, Adrián me cargó para cruzar el umbral. Fue hermoso. Hasta ahí todo pintaba que la noche de bodas iba a ser como cualquier película de romance.

Quitarse el vestido de novia

Llegó el momento de quitarse el vestido de novia. A ver, si necesité la ayuda de mi madre y dos amigas para ponérmelo, que me hacía pensar que yo sola me lo podía quitar? pues tuve que pedirle ayuda a Adrián. Cabe decir que durante la boda tuve que pedirle ayuda a mi mejor amiga para ir al baño porque era imposible con ese vestido hacer algo tan sencillo como mear.

Los vestidos de novia deberían tener en vez de cremalleras una puerta trasera para poder salir de ellos.

Una vez que Adrián me ayudó a salir de él, me apresuré a ir al baño y ponerme mi vestido sexy de gasa transparente roja. Pero la fantasía decía que debía estar perfectamente peinada y maquillada, después de 8 horas sin parar de bailar y sudar, mi perfecto peinado estaba hecho un desastre y mi maquillaje estaba deshecho.

Así que decidí tratar de quitarme el peinado recogido que tenía y dejarme el pelo suelto, supuse que si lo tenía alzado en tantos rulos, al dejarlo suelto se me harían rizos sexys…

Las necesidades prevalecen a los deseos

Aparte de eso había otro problema, bien lo decía Maslow en su pirámide, hay que satisfacer las necesidades básicas primero. Habíamos comido a las 2 de la tarde y eran las 10 de la noche, moríamos de hambre, así es que salí del baño con mi vestido de gasa transparente, mal maquillada, con el peinado a medio deshacer y más hambrienta que un lobo… pero intentando ser sexy.

Afortunadamente Adrián también se moría de hambre y me propuso antes que nada pedir de cenar primero, cosa que me puso más feliz y atacamos la carta.

Después de dos hamburguesas, una coca cola y un café con leche, estábamos viendo Bob Esponja mientras Adrián estaba tratándome de quitar las cien horquillas que me habían puesto en la cabeza para detenerme el peinado.

Tenía tanto metal en la cabeza que pudiera haber captado televisión por cable. Al terminar los tan anhelados rizos eran más bien un enjambre en mi cabeza.

Estábamos agotados, pero creo que la presión por cumplir la noche de bodas es más grande que la pasión que se siente en ese momento. Podría decir que hemos tenido miles de noches más románticas que esa.

Pero lo que sí es que ha sido de las noches más singulares que hemos tenido y la recuerdo con mucho cariño y me da mucha gracia recordarla, me divertí mucho, para nada puedo decir que me haya decepcionado mi noche de bodas.

Nic

Imagen | cronicas-burtons.blogspot.com

 

7 opiniones en “La noche de bodas”

  1. Amé tu publicación! Me reí mucho y ahora me siento más relajada en cuanto a la noche de bodas🙃! Estaba súper presionada en cuanto a que como le haré para cambiarme? Y si ya no luzco tan bien para esa hora? Y todas cosas que abarcan mi mente! Gracias saludos!

  2. Hola me declararon el trastorno bipolar hace unos dias despues de años de tratamientos por una supuesta depresion, y te cuento como fue mi noche de bodas, ya estuve a punto de suspender el civil, embarazada de 5 meses (lo cual quede embarazada cuando estaba por dejar a mi pareja), mi familia presionandome, mi suegra la gran ausente, mi marido que miraba para todos lados viendo el porque no llegaba su maldita madre mientras tanto que no ponia atencion lo que decia la del registro civil, gente que no estaba invitada, mi madre invito y despues de un par de tragos se pelearon entre ellos. Trate de estar lo mas fuerte posible y mandarlos a todos al carajo, cuando llegue a mi casa me dormi. Al otro dia tuvimos una discusion (yo embarazada de 5 meses) , solo me case por civil y le arroje el anillo y le dije que el lunes sin falta queria la anulacion del mismo (son 48 horas para pedirla), lo cual mi marido se nego, hasta el dia de hoy me arrepiento de ese dia.

  3. La mía si fue un verdadero desastre no la recuerdo ni con cariño ni con nostalgia ni nada de eso eso no tuvo que haber pasado. A mi esposo se le pasó la mano con los tragos, sus hermanos no se iban y yo ignorada totalmente por ellos. Cuando por fin se fueron subimos a la habitación y mi esposo más que alcoholizado tratando de mantenerse parado para besarme hasta que no pudo y cayo desplomado en la cama, como pude lo coloque bien para lograr acostarme yo, una vez logre quitarme mi vestido, que cabe resaltar toco romperlo un poco para lograr quitarlo, me acosté y dos horas después siento la cama mojada SE HABIA ORINADO EN LA CAMA. Esa fue la noche más frustrante de mi vida el caso es que el se levantó como a las 4 de la tarde del siguiente día durmiendo en sus propios orines y pedí al hotel que nos arreglaran la habitación…. Nunca llegaron ahí mismo empece a empacar mis cosas para largarme de ahí y ese fue el fin de mi gran noche de bodas y mini luna de miel.

  4. Para la noche de bodas, con mi esposo nos fuimos a casa, pero al llegar al dormitorio nos encontramos con una de mis primas viendo la tele con su novio. No pudimos echarlos, estaban entusiasmados mirando nuestros regalos y no entendieron las indirectas sobre nuestra necesidad de privacidad. Al final tuvimos que abrir los obsequios para que se marcharan y cuando por fin pudimos tendernos en la cama, mis hermanas nos llamaron sobre algo que pasaba en la fiesta aún en marcha en otro lugar, que debíamos atender. Fue desastroso, regresamos con el sol en lo alto y dormimos hasta muy tarde. Fue una noche rara, pero divertida.

  5. cuando me case ni idea q mi marido era bipolar…nunca habia tenido relaciones. tenia miedo. al otro dia se enojo mucho conmigo x q no quise volver a estar con el, me regaño ,me reclamo y yo..lloré.primera señal y no lo note. El ahora se arrepiente, pero esa fue mi primera experiencia en lo q respecta a las relaciones intimas. la primera vez t marca.

  6. bueno, en mi boda tuve una crisis depresiva y me negue a bailar toda la noche… hasta que llegaron unos zapatos que usaba de diario y algo baile despues de casi cuatro horas de estar sentada esperando que todo el mundo se vaya porque no queria ver a nadie… me sentia mal por mis malestares de mi embarazo, pero mas porque no me sentia feliz a pesar de haber sido una ceremonia hermosa y una fiesta a todo dar, simplemente no podia quitarme de la cabeza que mi esposo me habia sido infiel antes y el enterarme de ello disparo mi enfermedad a la estratosfera (no habia sido diagnosticada aun del TB) al punto de estar como estoy ahora, nunca sabre si el se caso conmigo por amor o por culpa, tengo un matrimonio relativamente estable porque mis depresiones nadie me las ve (suelo llorar sola por orgullo) y el me ayuda en todo sobre todo en la noche cuando la bebe se levanta o cuando nuestro hijo mayor se despierta a querer dormir en medio de nosotros, pero siento demasiadas cosas que no se si podre sobrellevarlo, como dices es el dia a dia lo que hay que cuidar, no quiero angustiarme pero me es inevitable ya que no estoy tomando medicacion pues quiero dar de lactar a mi bebe por lo menos seis meses, me siento feliz de haber encontrado este blog pues en mi casa no se habla de lo que tengo y mi esposo no se da por enterado de mi enfermedad (bueno, me da por mi lado y me apoya, supongo sabe lo serio de mi trastorno pero a su modo lidia con el)… nunca me imagine a las 5am saliendo de mi casa para irme al hotel a mi noche de bodas, que el me cargaria en el umbral borracho hasta las orejas, que encima quisiera tener sexo como estuviera, fue chistoso pues me negue rotundamente (con depresion no se tiene ganas de nada) y el se cayo redondo dormido a roncar a mi costado, yo dormi solo dos horas!!! me queria morir pues la cama estaba tan rica y amplia, pero yo… nada de sueño, lo mejor de esa habitacion era la tina asi que la use dos veces y me senti en la gloria, ya mi humor mejoro y ya pude hacer algo con mi esposo… a pesar de los episodios tristes que tengo y a pesar que no disfrute mi matrimonio como queria debo decir que no la cambiaria por nada…

  7. jajaja, buenísimo…muy chistoso, eso es cierto tanto que nos pintan a las mujeres desde jovenes, vivimos ilusionadas jajaja cuando la realidad es otra, pero aun así es hermoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *