Trabajando con hombres

Actualmente estoy trabajando en una empresa en donde soy la única chica entre 7 hombres. Realmente esto no me representa ningún tipo de problema porque haciendo recuento de mi vida, no es la primera vez que trabajo con hombres y siendo sincera, siempre he estado rodeada de hombres, más que de mujeres.

Para empezar, soy la única nieta entre puros nietos. Tampoco es que hayamos sido una cantidad exagerada de críos, pero de los 5 que salimos, resulté ser la única chica. Y de ahí tan sólo recuerdo haber tenido una mejor amiga en toda la escuela primaria, de ahí en fuera sólo amigos, puros hombres. De hecho en el bachillerato eramos un grupo de 5 amigos en el que yo era la única chica.

Lejos de intimidarme por trabajar con hombres me siento a mis anchas, trabajando cómodamente y haciendo que mi voz se escuche por todo lo alto, eso parece agradar a mi jefe.

Creo que se me facilita más trabajar con los hombres que con las mujeres, el ambiente de trabajo es mucho más relajado y voy a trabajar más tranquila. Cuando trabajo con puros chicos no me preocupo sobre cómo voy vestida, ellos no se preocupan por eso, y no me tengo que preocupar porque se fijen en mi culo o mis tetas, realmente paso desapercibida, porque a menos que tengas graaandes cosas que enseñar, no les llamarás la atención.

En cambio, trabajando en una oficina con mujeres las cosas cambian radicalmente, ellas son quienes se fijan en lo que traes, si te combina, si se te ve bien o mal, si enseñas mucho o poco las tetas, si tienes o no culo, si has engordado o no, es estresante, al menos para mi.

Yo creo que las mujeres nos vestimos para otras mujeres, no tanto para los hombres, porque aquellos no se enteran ni la mitad de las veces. Y no sé las demás pero a mi me llega a levantar más el ego que una chica me mire con envidia a que un hombre me grite un piropo.

NIc

1 opinión en “Trabajando con hombres”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *