El día después

Ayer me operaron, por fin ha sido la operación de ligadura de trompas por la que tanto tuvimos que esperar. Durante todo este tiempo siempre me visualicé despertando de la antestecia llorando a mares por haber perdido mi fertilidad y al día siguiente como una lucha adelante tratando de seguir con mi vida, pero las cosas son diametralmente opuestas.
He despertado de la operación tranquila, igual de tranquila como he entrado a ella y hoy, un día después me siento relajada de que al fin todo haya terminado, de que al fin toda esta angustia de si me podían operar o no haya terminado en buen término y que sólo me quede la sencilla recuperación de la cirugía.
No he llorado, ni me siento con ganas de hacerlo y creo que es porque estoy muy segura de lo que hice. No es una decisión que haya tomado ni deprimida ni maniaca, es una decisión que he tomado con mucha calma y con mucho tiempo, sopesando todos los inconvenientes y todos los sueños que siempre tuve.
No espero que todo el mundo lo comprenda. Adrián está conmigo incondicionalmente y sólo lo necesito a él, es mi familia, mi mejor amigo, mi compañero de vida.
Nic

4 opiniones en “El día después”

  1. Nic:
    Realmente admiro mucho tu decision yo sufro trastorno bipolar hace15 años mi mayor deseo siempre fue ser madre y tener hijos fue muy dificil embarazarse con las crisis y los cambios en tu cuerpo, tengo 2 hijos los amo mucho pero la verdad es criarlos me altera mucho y hay momentos en que la verdad quisiera salir huyendo de casa a veces el solo oirlos llorar me pone mal yo no pense que seria tan dificil sino fuera por la ayuda de mi esposo no se que haria, creo que tomaste una buena decision.

  2. Apreciada Nic………….

    La toma de decisiones es una parte esencial en todo ser humano, ya lo hiciste, y a buena hora, debes empezar a disfrutarla. Tu sabes que era lo mejor y era una necesidad que de golpe te lo pedía a gritos.

    Un abrazo,

    JPB

  3. Hola Nic, yo tambien sufro trastorno bipolar, tengo 32 años y me diagnosticaron hace 2.
    Esto fue todo un descubrimiento para la familia, pues mi padre y mi hermana menor tambien lo tienen. Mi padre se esta tratando, pero mi hermana no cree. Ella tiene dos hijos de 11 y 8 años, que ahora viven con mi mamá quien los esta criando. Aún no he logrado retomar mi vida por completo, estoy en tratamiento, pero no puedo trabajar como antes, así que hago lo que más puedo, entre eso cuidar a mis sobrinos ayudarlos con el colegio, tareas, etc. Viendo lo que es ser madre o padre siendo bipolar es muy dificil, en mi familia con un padre bipolar no diagnosticado hasta sus 58 años ahora entendemos muchas de las cosas dificiles que pasamos con el en todos estos años y hasta ahora que mi madre se ha llevado el peso de cuidar de una familia bipolar y sus concecuencias. Yo viendo todo esto en mi casa tampoco quiero tener hijos, no quiero que sufran lo que yo, o no poder estar todo lo bien que se necesita para cuidarlos.Por esta vida me conformo con ayudar a sacar adelante a mis sobrinos rogando que ojalá ellos no sean bipolares o al menos podamos tratarlos desde un principio y esto no altere tanto sus vidas. Acá en mi país ( Chile) no puedo tomar la decisión de operarme como tú, no se nos permite mientras no tengamos al menos un hijo, ni siquiera el DIU esta permitido para mujeres sin hijos, así que imagina el nivel de responsabilidad personal que se debe tener para no tener hijos con todas estas restricciones. Así que todo el apoyo a ti y a Adrián en esta decición y que suerte has tenido de haber podido tomarla.

    1. Hola Catalina
      También aquí me comentaron de las restricciones para poder poner un diu o de operar si no has tenido hijos. Aquí en España tampoco es que se practique la operación a todo el que la pida. Tuve que exponer mi caso completo y explicar que a causa de la bipolaridad era que no quería tener hijos. Los médicos escucharon y analizaron mis razones y es por eso que me lo han autorizado. La razón por la que no suelen operar a las nulíparas es que puedes arrepentirte y una reversión de la operación les saldría mucho más caro.
      Te apoyo mucho en no querer tener hijos, de hecho mi decisión ha estado basada en no querer tener un árbol genealógico enfermo. Cuando se desconoce la enfermedad como en tu familia sólo queda enfrentarlo, pero en mi caso parece que soy la primera y siento que es mi responsabilidad detenerlo.
      Espero que tus sobrinos no lo hayan heredado. Mucha suerte y un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *