Reinventándome

Soy de la idea que todas las personas somos buenas en algo, sobresalimos en algo,o como diría mi abuela: “todos tenemos alguna gracia“. En lo personal siendo niña siempre me consideré (y me consideraron) una persona excepcionalmente buena con las matemáticas, fué una asignatura que nunca me causó problemas y que me gustaba bastante. Mi amor por los números llegó al grado de considerarme dedicar mi vida a ello, soñaba con ser matemática, actuaria o algo relacionado.
Creo que de haberme dedicado a los números hubiera sido mucho más huraña de lo que ya de por sí era. Siempre fui una niña poco sociable, con pocos amigos y que se fijaba poco en su alrededor. Por el contrario terminé estudiando administrativas y aunque lo odiaba me obligó a ser sociable, a tener que relacionarme con los demás y comenzó a gustarme.
De un tiempo para acá los números me cuestan trabajo, cuando comencé a tomar el topiramato me causó problemas de habla y problemas al hacer operaciones lógicas, el habla ya lo he recuperado por completo pero ahora le tengo cierto recelo a las operaciones matemáticas, no entiendo el porqué. Siento que con la medicación me he vuelto un tanto… lenta de pensamiento, siento que me cuesta entender a veces las explicaciones que antes sé que hubiera entendido fácilmente. Quizás no sea por el tiopiramato, quizás sólo sea falta de atención. Sea cual sea la razón, después de sentirme perdida por un tiempo, ya que las matemáticas eran lo único que me hacían sentir única, he encontrado que ahora soy buena vendiendo. Soy una excelente vendedora. Quien lo hubiera imaginado, la chica antisocial que era incapaz de tener una charla ahora es una gran vendedora. Bien dicen que cuando pierdes una capacidad otra más florece y ahora sé cual es la mia. Sigo teniendo dificultades para hacer amigos, pero soy excelente vendedora, anfitriona y relaciones sociales. Es tiempo de ver hasta donde puedo llegar con mi nuevo don.
Nic

4 opiniones en “Reinventándome”

  1. Buenas noches,

    Estaba metida en la cama, poco antes de dormir, cuando me dio por poner en google, bipolar. Asi, navengando, y esperando ansiosa que el orfidal me hiciera efecto y pudiera dejar de rascar, llegué a vuestro blog.

    Desde hace uno año me han diagnoticado un cuadro ansioso depresivo, por ello, desde entonces tomo cymbalta, que de 30 mg, pasó a 60, y esporádicamente, según mis nervios o ansiedad, orfidal,

    Desde hace unos meses estoy teniendo una recaida, la cual, se ha agravado esta última semana, del sofa a la cama y de la cama al sofa, poco más.

    Aforturnadamente, esta noche, algo me ha motivado salir de la cama, encender el ordenador y contestar;
    gracias por escribir este blog.

    Un saludo para todos y enhorabuena una vez mas.

  2. Pensar que en algun momento de mi vida tambien soy buena para las mate. Sin embargo, tal parece que ahora para la unica cosa que me he vuelto buena es para alejar a las personas que amo, para hacerlas sufrir y por no poder ver la luz al final del camino.

  3. Hola soy una chica bipolar de Madrid, España y me alegro encontrar a más gente con mi mismo problema. Me recomendaron escribir y acabo de inagurar mi propio blog que os invito a conocer, también he escrito mi primer libro sobre mis 14 años conviviendo con la enfermedad se llama Eutimia que estoy intentando publicar. Por cierto me encanta vuestro blog seguid así, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *