Cuando no utilizar el whatsapp

Hay ocasiones en las que escribir las cosas que uno siente en lugar de ayudar a desahogar a uno, lo ahoga. Ahora mismo Nic no esta pasando por una buena temporada, anímicamente hablando. Son muchos los detonantes por los cuales ahora un “pelín deprimida”. Hace un mes se hizo la ligadura de trompas, y durante los meses anteriores había estado bastante nerviosa, y yo también. Le dijo el anestecista que la noche anterior y el día de la operación no tomara ninguna medicación y que fuera en ayunas. Afortunadamente todo salió perfectamente y aunque durante esa semana tenía muy complicado moverse, no debía, ni podía hacer esfuerzo con el abdomen, lo que la llevó a estar en reposo prácticamente toda la semana. Justo después de la operación que afortunadamente coincidió con la Semana Santa, sin embargo a los dos nos dio un gripón y una tos que no nos había dado en años. Tuvimos fiebre y prácticamente pasamos las vacaciones en cama y sin salir. El médico nos recetó jarabe para la tos, paracetamol, y antigripales más que nada para que Nic pudiera dormir y a mí me dejara descansar.

Nic dejó de tomarse la medicación, o la tomaba intermitentemente, era suficiente con la que nos tomábamos para intentar estar mejor. Obviamente tampoco salimos a caminar, ni hicimos una pizca de ejercicio durante esos días y la semana siguiente, nuestra perra patxi ya necesitaba un buen paseo. A eso hay que sumarle el tiempo tan raro que está haciendo en este abril, que siempre suele afectar.

Pues todo eso esta ahora teniendo sus repercuciones, unas 3 o 4 semanas después de las tomas irregulares y de detonantes el estado de ánimo de Nic comienza a verse afectado. Aún no es nada grave, puede aparentar que esta bien, pero entre nosotros me ha dicho que no se siente bien. No tiene ganas de hacer nada, ni de salir, ni de hablar, aunque es a ratos. Podemos salir a caminar, tomarnos un café y hablar como normalmente, y después a medio camino quedarse callada, y no quiere hablar más. No pasa nada, caminamos en silencio y vamos a casa. Puede llegar, nos acostamos en el sofá, y puede incluso llegar a llorar un poco, la consuelo, pero el mejor remedio es ponerse a hacer algo. Cocinar, lavar los trastes, o algo que la distraiga de esos pensamientos. lo que yo le diga de poco sirve.

Hoy por la mañana le dije que fueramos los dos a sacar a caminar a la Patxi, después de dos intentos accedió y los 3 salimos a dar un pequeño paseo. No fue el paseo en el que más hablamos y al poco rato, a los 15 o 20 minutos, quería volver a casa, me dijo que si quería podía seguir, aunque le dije que me acompañará no quiso. Así que cada uno tomo su camino, ella a la casa y yo con la patxi a caminar un rato más. Me quedé un poco dolido de que no quisiera seguir caminando, así que le escribí por el Whatsapp, “No sé porque al poco tiempo que podemos salir juntos te tienes que regresar”. Craso error, comencé un debate que no llevó a ningún lado, ella llegó a casa y se instaló en la cama (ahí la encontré) y por otros 20 minutos los mensajes iban y venían, ¿Con que sentido? Ninguno. En lugar de arreglar algo, lo estropeaba cada vez más, era como estar en arenas movedizas, con cada palabra parecía que el problema crecía. Al final lo más sano es hablarlo de frente y no dar importancia a lo que no lo tiene, los juegos de palabras son traicioneros y “todo lo que digas será usado en tu contra”. Lección aprendida. en estos casos no utilizar el whatsapp.

 

7 opiniones en “Cuando no utilizar el whatsapp”

  1. Estoy bajando la montaña de un episodio de hipomanía que empezó en octubre tras una depresión larga y dura. Por fin, después de arrasar mi relación de pareja, mis cuentas bancarias y el poquísimo equilibrio con el que vivo me he decidido a afrontar lo que me pasa. El próximo día 7 de enero tengo mi primera consulta con el psiquiatra, quiero tomar la medicación. Me aterroriza, pero más miedo me da seguir viviendo así. El martes tengo psicoterapia. Sé que tengo transtorno bipolar. Llevo años pasando sufriendo un infierno y haciéndoselo pasar a otros. Ya he pasado por depresiones severas e hipomanía, creo que vengo empeorando con la falta de tratamiento y ya no puedo más. He encontrado este blog,y me ha ayudado muchísimo estos días en los que finalmente estoy afrontando lo que me ocurre. Mil gracias, es un regalo grandísimo, ayuda mucho leer estos testimonios y saber que hay luz al final del túnel.

  2. Hola, he leído algunas entradas de tu blog y me ha interesado mucho. Te comento que yo tenía una relación con una chica con trastorno bipolar II, y hace algunos días ha cortado conmigo, ha sido una relación complicada sin embargo hermosa, la amo demasiado y daba todo por ella, comprenderla,ser su compañera para salir adelante, vivir lo mejor posible día a día, noche a noche, ahora que me ha dejado me siento destrozada, la amo y no sé que hacer, hay muchas cosas que no comprendí de ella ni su conducta pero trate de informarme y ser comprensiva con ella. Espero alguien pueda platicar conmigo y orientarme.
    un saludo

  3. Hola, gracias poe estar. Hace 3 meses empecé una relación con un compañero de trabajo que conocía desde hace 4 años. Quedé perdidamente enamorada cuando empezamos nuestra relación, es el hombre perfecto.
    Pero hace 15 días dejé de existir para él, me borró absolutamente de su mapa. Mi mundo se derrumbó, y gracias a lo que leo ahora, entiendo muchas cosas. Me mandó todas las cosas que tenía en su depa, así nada mas, sin explicación alguna. Lo amo, que me sugieren que le diga para que sepa que estoy a su lado y que estpy dispuesta a llevar una relación, con todo lo que esto significa.
    Gracias 🙂

  4. Hola 🙂
    Buscando acerca del Trastorno bipolar he encontrado vuestro blog, y he de reconocer que llevo más de una hora leyéndoos.
    Me encanta la manera que tenéis de contar vuestra experiencia, sin tapujos, con simpatía y total naturalidad.

    Siempre me ha interesado la psicología, conocer más sobre síndromes, trastornos… el cerebro es algo que me fascina, a la vez que me da cierto miedo y respeto por lo poco que se sabe de todo esto…

    El caso es que nunca pensé es que me podría pasar a mí nada semejante. Yo no soy bipolar, pero desde hace unos 4 años tengo una serie de problemas, siguiendo tratamientos y demás, lo que me ha hecho sensibilizarme mucho más con todos estos temas y querer aprender más cosas.

    Espero que sigais actualizando regularmente. Aquí teneis una nueva seguidora 🙂

  5. Me ha encantado el artículo, porque para mi define perfectamente el lío que arma uno con estas tecnologías, de la manera más tonta se acaba provocando un lio enorme. Aparte me gustaría contaros que yo llevo unos días anímicamente muy bajitos, encima me fuí de boda a otro ciudad, a dormir a casa de un amigo con otras dos amigas, en fin un plan muy bonito, si te vas estable, claro. Si lo que tienes es ganas de llorar todo el rato púes bueno, la suerte fué esa la boda, que la lágrimas pasaban muy despercibidas y encima bebi, que lo tengo prohibido y que por muy poco que sea afecta, encima vino y para colmo me vino la regla, en fin.
    Otra vez ese dolor químico que no deja levantarte de la cama, que odia la luz y quiere que pasen las horas lo más rápido posible. Los amigos con los que estaba no conocen bien lo que me pasa, saben que no puedo beber mucho y que “algo” pasa, que soy un poco rarita y esas cosa. Que cuando empieza la barra libre me marcho corriendo ” como alma que lleva le diablo” ya que una copa me puede cambiar, a veces para peor una noche, una noche como esta en la que no hay nadie a quién contarle todo eso..A las 2 me marcho yo sola en Taxi, evidentemenete lloviendo y con baladas tristes en la radio. Los demás llegaron a las 6 de la mañana y a la una de la tarde ya estaban bebiendo de nuevo, yo me quedé en casa con mis benzos y pasé toda la tarde durmiendo.
    Al dia siguiente volví a mi casa . Hoy me pregunto Que es eso de hacer vida normal??

  6. Esta situación me es muy familiar. La chica con la que salía casi todas las “movidas” que tuvo conmigo fueron a traves de este medio. Salvo cuando ya entró en una crisis de verdad, de las que eran algo peores y que no había visto hasta entonces, de palabra no hubo prácticamente conflictos, alguno que otro pero dentro de lo normal. Ella siempre achacaba la culpa al “puñetero chat”, pero la verdad es que yo veía que cuando nos comunicábamos por este medio por alguna causa ella no procesaba bien la información, creia que todo iba con mala intención, etc. Asi que entiendo perfectamente esto. Incluso estando en periodos supuestamente eutimicos la sucedía. Ya sabemos que ciertas personas o acaso muchas no estan totalmente libres de sintomas, y menos si, como es mi caso, ella no está reconocida aún como tal, si bien todo apunta a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *