Ingreso del 19 – Feb al 2 – Marzo 2015

Hace mucho que estaba desaparecido, como queriendo olvidar y que estuviera presente en todo momento esta enfermedad. El como afecta nuestro día a día como pareja. Creo desde que Nic entro el año pasado en el hospital por ese intento de suicidio.

Han pasado muchas cosas desde entonces, y algunas vale la pena mencionar aquí:

En primer lugar Nic volvió a estar ingresada, del 19 de febrero al 2 de marzo que le dieron el alta. Esta vez de manera preventiva, llevaba ya unos días, (eso pensé al principio) que después descubri que fueron meses, desde diciembre, durmiendo mal y con el estado de ánimo jugándole malas pasadas. Aparentando ante el resto, incluido yo, que estaba bien, o dentro de los parámetros que podemos denominar “bien”, pero dentro de si, durmiendo mal, irritable, negativa y pocas ganas de hacer cosas. Uno puede pensar que es el invierno, que pasas más tiempo en casa, que sales menos, que duermes más, que ves menos gente, pero no era así. Aunque la decisión que tomó, además por ella misma, de irse a ingresar, fue a tiempo, no hubo ningún incidente, ni nada que lamentar, si que tiene la capacidad de engañarnos a todos, aparentar normalidad, aunque internamente se sienta destrozada. Eso me pone a pensar lo delicado, y peligroso de esta enfermedad, cuando se cruzan los cables de tener sufienciente energía, pero ver todo negro y sin un futuro, o un futuro desesperanzador, donde se van cocinando ideas negativas, de pesimismo, todos los días y llega una mañana en que todo ha perdido sentido, en el que deja de merecer la pena estar, o de converncerse a si misma(o) de que sus seres queridos estarían mejor sin ella (o él). Tan podereoso es nuestro propio cerebro que nos lleva a asegurar que las personas que queremos y que nos quieren, en esa “ficción” dentro de la cabeza, se quitarían una carga. Y las pocas veces que nos preguntan, después de darle una y otra vez la vuelta dentro de su cabeza (me imagino), que si creen que estaríamos mejor sin ellas, y les decimos con un rotundo NO, no las podemos convencer, aunque para nosotros esl asunto queda zanjado, porque desde nuestra visión, no nos preguntamos eso todos los días, no pasa por nuestra cabeza, pero para ellas no, para ellas es una auto-afirmación que su vida no tiene sentido continuar siendo vivida.

Me llamó ese día por la mañana a mitad de turno y me dijo que se iba al hospital, “que no me preocupara” que estaba bien. Me aseguré de lo que haría, tomaría el autobus, bajaría en la parada mas cercana al hospital e iría andando hacia ahí. Con esa información, y después de dar varias respiraciones largas, y trago de agua y con un par de lagrimas saliendo de los ojos, avisé a mi jefa y me fui a casa, primero para cambiarme, (sabía que yo llegaría antes), hablar con la psiquiatra para que nos recibiera a última hora (y afortunadamente me contestó y nos recibió).

En el camino ibamos pensando en todas posibilidades, podiamos arreglarnoslas para que se quedará en casa y pidiera unos días en el trabajo, y siempre con alguien. O bien la otra ingresarse y estar ahí unos días. Yo a sabiendas que sería como mínimo una semana, pero de esa manera yo estaría más tranquilo, porque se despejaría de todo, nada de estres, ni de hacer cosas, podía estar en cama si quería, pero comiendo y tomándose la medicación, de alguna manera con una rutina diferente.

Y asi fue, ella se quedó una semana “todo pagado” en el Hospital, y yo haciendo malabares para ir a visitarla y llevar en la medida de lo posible la casa.

*continuará

4 opiniones en “Ingreso del 19 – Feb al 2 – Marzo 2015”

  1. Buenas noches, llevo apenas 2 años saliendo con una mujer bipolar y realmente ha sido difícil, conocí su alma y es la mujer de mi vida.. trato de adaptarme a esta situación..cree un blog para conseguir opiniones, es bueno escuchar algo positivo, como si se puede..

  2. Muchos ánimos a los dos, ya estaba preocupado de no ver actualizado el blog.. todo se supera, solo es cuestión de tiempo.
    Un abrazo!

  3. Ánimo Adrián!!! Ánimo Nic!!!!!
    En la vida de un bipolar todo acaba pasando…
    Aunque con un alto precio y mucho sufrimiento, para nosotros y para nuestras parejas, claro
    Pero todo pasa, todo….
    Un abrazo

    Jaime, sólo decirte que te entiendo perfectamente, no te sientas culpable. Si tú te pierdes y no sobrevives a esto, poco podrás hacer. Te lo digo yo que soy el bipolar de la pareja y llevamos juntos 20 años. Ponte primero tú y protégete. Tiempo habrá de restaurar lo que quede del huracán si es que todavía se puede. Cuidate, tú también Adrián

  4. Hola Adrian, ingrese a tu blog hace ya un tiempo buscando voces que me ayuden a entender. Mi historia es algo parecida a la tuya. Hoy despues de 32 años de casados, Marlen, mi esposa, me “hecho”, por asi decirlo de su lado. Hace 15 dias, despues de estar distanciados durante un año comenzamos los tramites de divorcio. Estoy muy mal, he vivido por y para ella, pero esta en un estado de mania en donde todo lo puede. Tengo que hacer un esfuerzo para dejar de preocuparme por ella, su familia, nunca lo asumió, y ven en esta actitud, una actitud de caraceter, “ella siempre fue rebelde” me dicen, me dejaron solo. Tengo que pensar un poco en mi, creo que de tanto ajustarme a sus necesidades he dejado de ser yo. Tengo 55 años, no es facil. Te deseo mucha paz, y tranquilidad, ya que en nuestros casos es lo que muchas veces imploramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *