He decidido terminar mi relación ¿Cómo curar el dolor?

Hace poco escuche un par de episodios del podcast Psicomanagment, titulados Ruptura Responsable,  del que dejo las notas y enlaces al final de esta entrada, sobre cómo dar el punto final a una relación, lo llamaba: “tener una ruptura responsable”. Que hacer después de decidir terminar esa relación, el momento justo después del fin, de decir adiós, de que cada uno siga por su camino.

Nos da una serie de herramientas, de pasos a seguir para dar los primeros auxilios a esa herida emocional, para que cure lo más rápidamente posible, para sanar y no permanecer indefinidamente en ese duelo. He aquí lo que me ha parecido más importante, pero invito a todos a escuchar los 2 episodios.

No debemos ver el término de una relación como un fracaso
No debemos ver el término de una relación como un fracaso

Si sientes que estás o estás llegando a un punto en el que tu relación de pareja se rompe, después de intentos de reconciliaciones, de oportunidades, de intentos, de perdón, de intentos. Que sientes que no puedes más, que lo has dado todo, que te ves en un bucle interminable de sufrimiento, es importante dar el paso y, sobre todo hacerlo asertivamente.

No debemos ver el término de una relación como un fracaso, y que por no fracasar nos estemos obligando a permanencer más tiempo del necesario en esa relación. Terminar la relación nos permite descubrir cómo no quiero mis relaciones. Es mirar el error como un aprendizaje. Aceptar el dolor, pero salir de nuestra zona de confort. Aventurarnos a los cambios que traerá esa nueva vida, nos permitirá conocernos, probar nuevas cosas, conocer gente nueva, cambiar de aires, comenzar de nuevo con un bagaje más amplio de lo que realmente queremos de nustra vida.

Tenemos que tener muy claro el rol de nuestra ex-parejas, porque  que pueden ser padres/ madres de nuestros hijos, aunque no siempre es posible, sea por nuestro bien o porque no hemos logrado ese compromiso por parte de ellos. Si se presenta la oportunidad y tienes el deseo de establecer compromisos claves con tu ex, aprovechála. Y esto no va de cuestiones legales sino personales.

No debemos avergonzarnos, ni tener miedo de buscar alianzas, apoyos en familiares, amigos o un terapeuta. Lo mejor es reconocer las dificultades y pedir ayuda.

No es adecuado un duelo en el que se analiza a detalle la ruptura, las culpas, el pasado pero tampoco podemos pensar en que no pasa nada y seguir nuestra vida igual, los cambios se avecinan.

Perdon no es olvidar, es aceptar lo sucedido. Si no me perdono yo, no puedo perdonar al otro.

Carta de salida

Hay que resolver el duelo. Aquello que pudo quedar pendiente con tu pareja. Airear temas, resolvernos a nosotros mismos. La escribiremos para nosotros.

  • Cómo escribir esta carta: Buscar un entorno cómodo y sin distracciones. Puede ser un proceso doloroso. No tendría por que ser demasiado larga con 2 o 3 folios es suficiente.
  • Declaraciones de gratitud. Agradece por todo aquello que te dio, enseño, compartió, los buenos momentos. Declaraciones que no se hicieron en su momento, con frases cortas, no es necesario que te justifiques por cada una de ellas.
  • No te guardes nada. Expresa todo lo no dicho. Esa persona forma parte de tu vida. Puedes disculparte, lo que dijiste, lo que hiciste.
  • Decir adiós. despídete de esa persona, no de los recuerdos, ni las vivencias.

Leyendo la carta de salida

En voz alta y en solitario (o con alguien de confianza, un corazón con oídos, que esuche, sin cuestionar, sin juzgar) o frente a una foto de tu ahora  ex-pareja. No cortes el llanto. Cierra los ojos. Estás cerrando un capítulo de tu vida. Da pasos a la nueva persona que estás comenzando hacer.

  • Puedes utilizarla como una conversación con tu ex-pareja. Avisa a la otra persona de que no buscas ni quieres culpar, ni remover historias, ni justificar, ni defender, ni reconciliar, sólo cerrar y despedirte. Dar la regla de que uno hable y el otro escuche. Es la oportunidad de lo que decidas tener / hacer y quede claro.
  • Peticiones y ofertas. Ten presente que tu pareja puede decir que no (teporal o definitivo) a las peticiones o propuestas que le hagas, pero que ese no, es un no a los compromisos, no hacia ti, ni tu persona.

Nuevos lugares, nuevas emociones

En la medida de lo posible evita de frecuentar los lugares  a los que acudías con tu ex-pareja. Se trata de ser capaz de dejar de pasar página. Sutitúyelos por otros. Cambia de barrio, de ciudad, de país si te es posible.

Nuevas personas, nuevas emociones

Propicia nuevas emociones positivas, modula las relaciones con los amigos comunes. En la medida de tus posibilidades pon distancia en aquellas que alargan la agonía, en el darle constantemente vueltas a los hechos. A los amigos comunes, explica las razones de la distancia, comunicalo, puede que sea temporal, en otros casos defiinitvos.

Busca nuevas amistades, haz planes para pasar tiempo de ocio, tomando café, copas, cursos. Aprovecha todos los recursos para conocer a nuevas personas, para tener nuevos estímulos. Sal de casa, no busques excusas. No eres el único que ha terminado una relación.

No es lo mismo 20 años de experiencia que 1 año repetido 20 veces. Experiencia no tiene que ver el sumatorio de lo que hacemos, sino de lo que aprendemos de lo que hacemos.

Limpieza de recuerdos

Haz un inventario de las cosas que tenéis en común (al margen de terminos legales), y decide quien se queda con qué. Objetos, libros, souvenir, ropa, muebles, son testigos de esa relación y que dificultan terminar de salir de esa relación en esos momentos. Se generoso, pero no ingenuo.

En las cosas que te correspondan, separa:

  1. Objetos que quieres conservar. (Honra los recuerdos con esa persona viajes, regalos)
  2. Objetos de los que te quieres desprender, tirarlos, destruir, (tirar lo viejo para dar paso a lo nuevo) Es una acción simbólica.
  3. Objetos que decides donar. Dar sin esperar nada a cambio, que otras personas se beneficien de aquello que ya no necesitas, no quieres o no usas.

Despedida simbólica

Práctica diferentes rituales que te permitan metafóricamente decir adiós a esa relación. Elige cuatro objetos pequeños, de los que te quieras desprender especialmente, que simbolicen la vida que quieras dejar atrás. Por ejemplo los siguientes que se apoyan de los 4 elementos básicos: Tierra, Agua, Fuego y Aire.

  1. Busca un lugar de tierra, que relaciones con esa persona. Excava un hoyo con tus manos, deposita el objeto, cúbrelo nuevamente, tómate tu tiempo, despídete, puedes dejar unas flores si lo necesitas.
  2. Busca un rio, lago, fuente, un  espacio de agua que relaciones con esa persona. Métete en el agua, deposita el objeto, mira como se hunde, despidete con un adiós.
  3. Enciende una pequeña hoguera, Deposita en el fuego el objeto, mira como arde, tómate tu tiempo y despídete. Si lo deseas pudes recoger las cenizas que te ayudarán en el siguiente ritual.
  4. Elige un día ventoso, lleva las cenizas, o elige un objeto que pueda ser llevado por el viento. Lánzalo al aire.

Con esta serie de pasos, la pretención es hacer la curación de ese dolor, poder terminar de dar página, dar pie a un nuevo comienzo, cerrar ese capítulo de nuestras vidas que tanto nos ha dado pero que cómo todo ha llegado a su fín.

Dejo aquí los enlaces de la fuente, que recomiendo ampliamente.

Psicomanagment | Patxi Rocha | @innrocha | patxi@innrocha.es

Rupturas responsables I
Rupturas responsables II

AVpodcast.net  info@avpodcast.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *