Cuando la paciente es la cuidadora

Nic sabe hacer de cuidadora

Nic está ahora en el hospital cuidando de una amiga a quien han operado de la vesícula. Ha pedido 2 días de vacaciones para quedarse a dormir en el hospital y cuidar de ella las 24 hrs.

Esa motivación que tiene por cuidar de un ser querido para ella en una situación tan delicada como una operación le hace estar bien, en eutimia.

No le cuesta trabajo, lo hace con la mejor de las intenciones y total entrega. Si tiene que desplazarse y quedarse a dormir en casa del paciente, lo hace sin miramientos, adaptándose a todo.

Sabe curar las heridas, inyectar, es exigente y disciplinada con el tratamiento, la medicación, régimen y ejercicio que indican los médicos.

Sabe ser cuidadora.

Cuando la paciente es Cuidadora

Este año le había tocado también ir a México a cuidar a su madre porque la habían operado casi de urgencia. Afortunadamente todo salió bien, paso 15 días con su familia, cuidando de su madre. Eso la tranquilizó, la sacó del episodio de depresión en el que comenzaba a caer, porque tenía un motivo muy fuerte para mejorar, para permanecer en este mundo.

Haz el bien sin mirar a quien

Es agotador, ayer me decía que estaba agotada, física y mentalmente. A su jornada laboral hay que sumarle esa labor de ir a otra casa, curar heridas, salir a andar, limpiar, preparar de comer y volver a casa es una labor titánica.

Creo que todos en algún momento de nuestra vida nos tocará cuidar de alguien, hijos, pareja, padres, familiares. Algunos tendrán madera para hacerlo mejor, más paciencia, pero debemos tener presente el “karma”.

El bien que haces hoy lo recibirás con creces en algún momento. Es hacer un ingreso en el banco de la bondad y esperar que en el momento oportuno, en el que más lo necesitas, te digan:

– Aquí tiene su capital más los intereses.-

Si en esa cuenta vas ahorrando lo suficiente puedes estar tranquilo, todo irá bien.

Aunque tengas momentos duros, de esos que te forjan el carácter, que te enseñan aspectos de la vida que de otro modo no verías, cuando menos te lo esperes, y quizá ni si quiera pienses que tienes ese “ahorro” te será devuelto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *