Sobreprotección para evitar un episodio

Gracias a la terapia de pareja, después de 4 sesiones (y las que faltan) estamos abordando temas matrimoniales que habíamos dejado apartados, que los habíamos dado por hechos y entendidos, pero que no eran saludables para una relación a largo plazo.

Uno de ellos es mi sobreprotección hacia Nic.

Sobreprotección para evitar un episodio

Después de hablarlo largo y tendido, con sinceridad y queriendo encontrar las causas del porque yo había dejado de contarle muchas historias de mi vida a Nic, de evitar esas discusiones por pequeñas cosas del día a día, de dejarlo pasar antes que enfrentarlo. Nos dimos cuenta que probablemente no le digo todo lo que le debería decir por mi miedo a que enferme.

Sabemos que las discusiones de pareja generan estrés, que es un detonante muy fuerte para un episodio, y aunque ahora nos vemos mucho menos que antes, esto no nos permitía pasar tiempo de calidad, algo en lo que tanto insiste la terapeuta.

Yo tenía la firme convicción que la mejor forma de manejar los conflictos, los desacuerdos y mi ira, era permanecer callado, evitar e ignorar a mi pareja para no decir ni hacer nada que la dañe o hiera. Y la mayoría de las veces funcionaba, pasaba nuestro cabreo, me tranquilizaba, ella también y después de horas y quizá hasta un día o dos las cosas volvían a la normalidad.

El error está en que no expresas tu disgusto, tu desacuerdo, lo que te causa malestar. Dejaba que las aguas se calmasen, que quedara olvidado, que pasara, pero pocas veces volvíamos al tema y lo solucionábamos. Quedaba sobre-entendido. Yo más tranquilo porque no explotaba, no era responsable de ningún episodio y aunque su humor se viera afectado en pocos días se normalizaba.

Esa no es la solución, porque todo se va acumulando, se va sumando y mezclando con el pasado e impide que la relación sea cristalina, las aguas se enfangan y la relación va estirándose hasta volvernos distantes, fríos, nos desconocemos, no mostramos nuestra evolución. Nos quedamos con una imagen del pasado de nuestra pareja, que no se corresponde con la actual, sobre todo cuando son años de relación.

Quizá es por eso que entre más tiempo pasas con tu pareja más difícil es decirle las cosas. Tenemos miedo a su reacción, a que cambie algo en la relación, a que nos rechace. Ha dejado de ser una etapa de enamoramiento en la que la perfección con la que la veíamos era total. No había defectos, aceptábamos mucho, cedíamos por el simple hecho de ganar una relación de pareja. Y cuando la tienes que difícil es cuidarla y mantenerla viva.

Armadura
Sobreprotección para evitar un episodio

Primeras 4 sesiones de Terapia de pareja

He de decir que las horas de terapia no son nada si no se hacen los deberes. Hasta hace unos días salimos de la cuarta hora y no veía los avances. Incluso me Nic me llegó a preguntar si yo creía que estaba sirviendo de algo. Yo le conteste que quizá era como la medicación, tardaba en hacer efecto. Llegué a pensar que era como se dice habitualmente que la noche es más oscura justo antes de amanecer.

Lo que nos hacía falta era sentarnos y hablar. Con sinceridad, con apertura de corazón, con intención de mejorar. Una vez que lo hicimos, ahora la relación ha cambiado, va por buen camino y estoy convencido de que no hubiera sido posible sin la terapia. Primero por la disposición y la actitud de realmente querer mejorar y en segundo lugar por es un proceso. Nadie nos enseña a ser marido, ni esposa y lo vamos gestionando con nuestros mejores recursos, pero eso no es suficiente.

Si tomas cursos de tu profesión, de tu área de trabajo, sobre informática, de cocina, para estar a la última, ser más eficiente, mejorar en tu área laboral ¿Porque no haces lo mismo con tu pareja? ¿Porque no ser mejores maridos, amantes, compañeros de vida?

Considero que es una buena inversión, porque tu pareja es alguien con quien tu has elegido estar, y de estar bien a estar mal, puedes elegir lo que quieras, pero es algo que tu eliges. Nosotros hemos elegido mejorar nuestra relación, después de 8 años, para que sea mejor de lo que ha venido siendo hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *