Los dolores de cabeza y el Trastorno Bipolar

Años con dolores de cabeza

La migraña que ha sufrido Nic desde hace muchos años y por a cual comenzó a tomar Topamax (topiramato) se había vuelto su eterna compañera.

No éramos conscientes de la frecuencia con las cual tenía dolores de cabeza, algunos días leves otros días más intensos, la ponían de mal humor, no tenía ganas de hacer cosas, el ruido o la música muy alta le molestaban y la solución fácil era: una aspirina.

Una aspirina efervescente, porque desde pequeña a Nic le ha costado tragar pastillas. Es como si la garganta se le cerrara, impidiendo que paso de cualquier pastilla por pequeña que fuese.

Es todo un ritual el tomarse la medicación: primero dar un trago de leche o agua, después meterse la pastilla en la boca e intentar que pase desapercibida, que no toque ninguna parte del interior de su boca, jugando con ella moviéndola hasta que se confunda con el líquido y engañar a su garganta para que no la sienta y pueda tragar.

Ese trago que se escucha, alto y claro, se puede ver el movimiento de su cabeza, cierra los ojos y luego una sensación de alivio. Si en algún momento la pastilla toca su garganta lo más seguro es que le provoque una arcada y hasta el vómito.

Por eso suele pedir las pastillas pequeñas, el Escitalopram y el Topamax de 25mg es de lo más pequeño que he visto, pero el Plenur es mucho más grande, por no hablar de los multivitamínicos como Pharmaton o Centrum, que para ella son “intragables”. Ha aprendido a vivir con ello, pero todos los días batalla.

Aspirinas efervescentes hasta en la sopa

La aspirina efervescente, contraindicada con el Plenur, era su compañera de viaje, con dolores de cabeza que en las peores semanas, 3 o 4 días aparecían.

Yo no recuerdo que lo tomara tan frecuentemente, si le animaba al verla con gestos de dolor y quejarse a tomarla, para que pudiera estar mejor el resto del día.

Pero claro aparecían los efectos secundarios, moretones por diferentes partes del cuerpo, y en ocasiones con una sola pastilla no era suficiente.

Puedes hacerte una idea de cuánta aspirina tomas si ves que en todos tus bolsos (aunque no los uses) llevas al menos una, en el trabajo  en 3 diferentes sitios de tu escritorio, incluso encuentras algunas ya caducas.

En casa siempre había, y la única vez que recuerdo que se acabó en fin de semana. Ve a buscar una farmacia de guardia para comprar, no el paquete pequeño, el más grande que te podían vender.

Esos dolores de cabeza o migraña y el Trastorno Bipolar 2
Esos dolores de cabeza o migraña y el Trastorno Bipolar 2

Nuevo cóctel de medicamentos le provoca efectos secundarios

Nic le ha comentado a la Psiquiatra en la cita que tuvo el viernes 23 de junio, la frecuencia de los dolores de cabeza y la cantidad de aspirina que estaba tomando. La psiquiatra le preguntó sondeó sobre como eran los dolores de cabeza con el Topamax, y en efecto eran mucho menos intensos y frecuentes. Así que le recetó, tomar 25 mg de Topamax, añadido a los 400 mg de Plenur y los 15mg de Escitalopram que ya toma.

Nic era consciente de los efectos secundarios iniciales que provoca el topamax. Recuerdo una vez hace ya 9 años, cuando al aumentar la dosis, le provocó lentitud en el habla, le costaba mucho articular palabras y sobre todo la letra R. En tono jocoso, le pedía que dijera lo más rápido posible “Rápido ruedan las ruedas del ferrocarril”. Y le costaba mucho, ella lo sabía y también le causaba algo de gracia.

La dificultad y el tiempo que tardaba en decirlo nos sirvió como una medida para saber que ese efecto secundario iba a menos. Poco días después todo volvió a la normalidad.

Esos dolores de cabeza o migraña y el Trastorno Bipolar 2

Nueva medicación mejor en fin de semana

Es una buena idea comenzar a tomar la medicación cuando llega el fin de semana o los días siguientes los tienes libres. Principalmente para estar atento a los efectos secundarios que te puede causar el medicamento. Tomar nota e informar al psiquiatra en la siguiente cita.

Esta vez y gracias a que la cita fue un viernes, pudo comenzar el tratamiento ese mismo día por la noche, y con ello llegaron los efectos secundarios:

Nauseas y mareos. Se despertó varias veces, se levantó varias veces al baño, no pudo dormir bien el fin de semana. Y tampoco comió lo habitual por las nauseas. Quizá es por eso que el Topamax te hace perder unos kilos, con las nauseas no te apetece comer nada.

Los efectos secundarios fueron a menos conforme pasaban los días, la nauseas y los mareos eran menos intensos. Nic se quejaba menos, los dolores de cabeza, aún tenía, pero la intensidad era menor.

Otro efecto secundario que si es importante es el bajo (o nulo mejor dicho) libido. No le apetece para nada el sexo, es como si olvidara que existiese. Prácticamente no siente nada de deseo sexual ni placer durante las relaciones. Una en estas 3 semanas.

Nic quería después de la primera semana abandonar el topamax, que se suma al escitalopram y el plenur para entre los 3 minimizar su erotismo. Pero le dije que podía ser pasajero, con los días tendría que volver todo a la normalidad, o bien en su caso, podía ser más salvable. Ya lo vivimos cuando tomaba sólo topamax, solo hay que ser “pacientes”.

Después de 3 semanas la veo mejor. No la he escuchado quejarse de los dolores de cabeza, ni de la nauseas, que parece ser muy leves y sin necesidad de tomar una aspirina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *