Nuestras historias

Litio, Valium y Escitalopram

Varios meses ya sin escribir

Creo que hemos llegado a un punto en el que Nic esta bastante estable, con el cambio de la medicación al litio noto como los altibajos no son tan marcados.

Tiene mucho estrés en el trabajo, además de mucha carga de trabajo, pero ya no ha tenido esas depresiones más o menos profundas. Le pasa lo que le pasa a cualquiera, un día malo, mal humor, tristeza, euforia, entusiasmo, etc.

Siento que el hecho de haber cambio a litio le ha terminado por convencer por toda la estabilidad que ha ganado. El topiramato era buena opción, pero no la mejor y por fin le hemos podido decir adiós definitivamente después de tanto tiempo. También es quizá por eso me he alejado de escribir por aquí de eso, porque de alguna manera lo hemos superado ya.

Hemos encontrado el punto en el que se ha vuelto tan cotidiano que deja de ser una preocupación, Nic está más que nunca concienciada, toma su medicación y sobre todo la enfermedad está controlada. No desactivamos las alarmas, pero después de una temporada estable, por fin puedes tener ojos para lo que da la vida, dejas de cuestionarte todo el tiempo y ensimismarte en tus pensamientos y tus problemas.Puede que ahora hasta escriba cosas sobre el matrimonio.

Cumplimos 7 años de casados el mes pasado y afortunadamente somos felices. Nos tenemos el uno al otro y a nuestras perritas de 5 años.

Estamos pensando la opción de ir a terapia de pareja, precisamente para que esto se mantenga, para mejorar, para volver a reavivar esa llama que, por el tiempo, parece iluminar menos, pero que afortunadamente sigue ahí, viva. A la que tienes que ir alimentando, como una fogata.