Convivir con el Trastorno Bipolar

Para quienes nos tocó convivir con el Trastorno Bipolar (TB) o antiguamente Trastorno maniaco-depresivo sabemos que no es tarea fácil, requiere de mucho amor, comprensión y paciencia. Esto cada día durante el tiempo que nosotros querramos. Porque nosotros no tenemos la enfermedad pero si la padecemos a diario, en mi caso, mi esposa tiene Trastorno Bipolar tipo II y hasta el día de hoy ha habido episodios en su mayoría depresivos, en los que hemos tenido que recurrir a urgencias o por lo menos llamar a su psiquiatra.

Este blog quiero que me ayude principalmente a mí, para ir expresando mis sentimientos, mis emociones la desesperación y angustia que puedo llegar a sufrir cuando llega un episodio. Así como para escribir los buenos momentos que tenemos y que me han servido de aliciente para continuar a su lado.

Somos una pareja joven (29 años) que vivimos juntos desde hace aproximadamente dos años y medio y tenemos poco más de un año de casados. Le han diagnosticado trastorno bipolar de hoy hace 5 meses, anteriormente teníamos la idea de que era Depresión Mayor (diagnósticada hace poco más de 3 años, sin embargo ha tenido episodios de hipomanía, por lo tanto el diagnóstico ha sido acertado. Si me preguntarán hoy si me hubiera casado con ella conociendo lo que hasta hoy he vivido, y lo que ahora sabemos de la enfermedad, yo diría por mucho que sí. No todo ha sido angustia y desesperación, afortunadamente nuestras personalidades han congeniado de una manera excelente e intentamos realizar “mini proyectos” que nos permitan tener siempre cosas nuevas que buscar y conseguir, no necesariamente económicas, sino de calidad de vida.