Nueva Psiquiatra – Abril 2017

La cita periódica de Nic al psiquiatra ha traído una gran sorpresa: Psiquiatra nuevo. No ha habido “feeling” entre Profesional y Paciente + Familiar

Nos han asignado a un otra Psiquiatra

Hoy ha sido la cita de Nic con la psiquiatra. La primera después del episodio del Jueves Lardero. Quería acompañarla para saber que le contaba a la psiquiatra, que cambios en la medicación tendría y cómo habían salido los análisis que se había hecho.

La cita era a las 13:20 y como ya es costumbre llevaban algo de retraso y pasábamos un poco más tarde de la 13:30. No recuerdo exactamente a que hora, pero salimos a las 14:00.

Cuando nos llamaron para entrar, la primera sorpresa en la cara.

¡No estaba la psiquiatra habitual!

Lo primero que me paso por la cabeza fue: ¡Vacaciones!,

lo segundo: ¡Se ha tenido que ir pronto!

Pero no, por cuestiones internas de los servicios de salud, suelen cambiar a los psiquiatras cada X tiempo y ahora la psiquiatra con la que tantos años llevábamos estaba en otro hospital, en la misma ciudad, pero que no nos corresponde.

Mi sensación fue enseguida de: ¿Y ahora?

¿Debemos comenzar de cero a explicar todo a esta persona?

Desde el inicio no me sentí cómodo, y Nic tampoco. Le cambió la cara totalmente cuando comenzó a hacerle la entrevista. Básicamente las preguntas que le hacía eran cerradas

– ¿Estas bien?

– ¿Te encuentras mejor?

– ¿No te pasan por la cabeza ideas raras?

– ¿El trabajo bien?

– ¿En casa todo bien?

Es como cuando te pregunta alguien ¿que tal todo?, la respuesta esperada y que se dan el 95% de las veces es “Si, todo bien“. Porque es una pregunta que no te hace una persona cercana a ti. Refleja cierta distancia, que no has hablado o estado con ella en un tiempo. No es una pregunta que refleje confianza. A una pregunta obligada y damos una respuesta estándar.

No hubo “feeling”

Además percibimos cierta condescendencia, cierto halo de trato materno, de sobreprotección en el tono, en las palabras que usaba. Eso personalmente no me gustó nada, no sentí ningún “feeling”, ninguna simpatía. Se quedó todo muy frío, es cuando cobra sentido la frase “romper el hielo”. En esta entrevista no se rompió.

Sé que es difícil poder estar con el mismo médico años, pero creo que es lo ideal si el médico y el paciente tienen buena sinergia. Si el paciente escucha al médico, hace caso a sus instrucciones y se ha mantenido estable en el tiempo no veo necesidad de cambiar.

Como dicen la primera impresión no se olvida, en este caso y después de esa primera entrevista veo complicado que la relación mejore. Si Nic no está cómoda, no confiará en la psiquiatra y si no confía no le contará lo que pasa por su cabeza, dejará de ir y se perderán parte de los progresos y del seguimiento.

No dudamos en ningún momento de su profesionalidad y sus conocimientos, pero en una enfermedad como el Trastorno Bipolar, se debe ganar la confianza y haber entendimiento. De otra manera el paciente no se “abre”.

Lo único que nos queda ahora misma es intentar cambiar de psiquiatra, ojalá sea la misma, pero en el peor de los casos otra persona con las que hayan esas “buenas sensaciones”.

3 Abril 2017

Cita 19 marzo. Resultado

Realmente nos ha ido bien, creo que la psiquiatra estaba más tranquila que las veces anteriores, aunque tuvimos una hora de retraso para entrar (realmente era a las 12 y entramos a la una) y parecía bastante apurada, tomo su tiempo y hasta no reímos un rato. Seguramente porque no había ninguna practicamente con ella escuchando cada palabra que decimos. Finalmente las quejas de Nic fueron escuchadas, aumento de peso, malestar estomacal, diarreas, cambios repentinos de humor, irritabilidad (aunque no veo que haya preparado realmente la cita no llevo apuntes ni nada por el estilo), pero fue suficiente para que la psiquiatra le cambiara el medicamento por uno que ya conocemos: Topamax. El cual como efectos secundarios tiene adormecimiento de las manos, al incio lentitud para hablar y hasta le mantiene en su peso. Estaba feliz por el cambio, nos fuimos a comer fuera porque ya no daba tiempo de regresar a preparar algo, compramos la medicación y se fue al trabajo. Por la noche no aguantó mucho rato y se tomó el topamax, el cual le recetaron para la primera semana 50mg en lugar de los 500 de Depakine y por la mañana la toma normal 500 mg Depakine + 10 mg de Esertia. Esto por la primer semana, la siguiente cambiaría a 100 mg de Topamax por la noche y a la tercera dejaría por completo el Depakine para tomar hasta 150 mg de Topamax y 10 mg de Esertia. Decidimos comenzar a tomarla inmediatamente porque es viernes y así tendría sábado y domingo para comenzar con los efectos secundarios, principalmente hablar lento, lo cual para nuestro trabajo que es la atención teléfonica no es lo mejor que uno quisiera. Peor para mi sorpresa no hubo tal efecto, el viernes despues de la cena, comenzamos a ver un episodio de Family Guy, (el cual hacía alusión a Volver al futuro) pero Nic no lo disfrutó demasiado, estaba pasmada, sin moverse con la cabeza en mi hombro y sin decir, ni reír un sólo momento. Nos fuimos a dormir y al día siguiente estuvo más normal de lo que esperaba, hicimos la compra semanal, tomamos una siesta (un poco más larga de lo habitual: 3 horas), pero esta vez yo la pedí, desde hace unos días estoy durmiendo más de lo que normalmente duermo. Después fuimos la cine a ver millenium 3 y hasta ahora la cosa va mucho mejor de lo que imaginaba. Ella toma una siesta ahora mismo mienstras escribo esto, pero su hora ha terminado es hora de despertarla.

Cita con la psiquiatra 19 marzo 2010. Listado

Mañana nos toca cita con la psiquiatra, como lo sospeché no ha preparado nada y tampoco ha registrado su estados de ánimo, efectos secundarios o cualquier otro dato relevante para llevarle. Me ha dicho que la medicina siente que no le está haciendo el efecto correcto, hay días que está irritable, otros días siente malestar estomacal, diarrea, pequeñas y cortas crisis de depresión y angustia, normalmente duran un sólo día. También me han dicho sus compañeras de trabajo que habla rápido, no estoy seguro si siempre o sólo ese día que hablamos. Le afectan ciertos sucesos más de lo que deberían, por ejemplo el sábado pasado quedo con sus amigas del trabajo para tomar algo pro la noche, ella etuvo puntual y después de 45 minutos regresó a casa, bastante desanimada porque ninguna había llegado a la cita, siento que estuvo algo sobre-exagerado y no era para tanto. También veo que duerme mucho, esta durmiendo entre 9 y 10 horas diarias, generalmente sin siesta, per le cuesta muchísimo levantarse antes de las diez de la mañana, sin importar si se acuesta a las 12 o a la 1. Hemos dejado de hacer ejercicio estos últimos 10 días, generalmente íbamos a caminar durante 1 hora, pero ahora duerme más y no nos da tiempo. Las labores del hogar las realiza hasta ahora como debe ser, nada ha cambiado, no ha olvidado el medicamente más de 3 días en los útimos 2 meses. Se ha hecho el examen de sangre para esta cita y verificar que los niveles del medicamento sean los adecuados. Se ha venido tomando en el último mes el antidepresivo lo cual ha mejorado bastante el ánimo en comparación cuando sólo tomaba el Depakine Chrono. No he detectado o ha habido crisis o episodios hipomaníacos, o bien probablemente han sido muy pero muy leves. El trabajo hasta ahora va bien, ha superado la primera ronda de despidos después del periodo de prueba y por lo que me cuenta ha avanzado bastante en las tareas que le encomiendan. La veo y se siente distraída, en días aislados no puede concentrarse y le cuesta trabajo hacer memoria o bien se le olvidan las cosas. Ha tenido menos pesadillas, digamos que sólo 1 día a la semana. Por lo que me dice se despierta menos en la noche, únicamente al baño y una sola vez y puede conciliar el sueño. Salvo una o dos ocasiones que ya deben tener más de 2 semanas. Su termostato com siempre no va bien, aunque en los útimos días la he visto que sufre de maś calores, esta terminando el invierno, pero la temperatura no ha subido tanto como para que se sienta acalorada a los 5 minutos de caminar.