Reconociendo los pŕodromos de una depresión

Los pródromos son los malestares que presenta una persona antes de enfermarse. Hay algunos comunes, otros que son propios de cada persona. Cuando Nic comienza a deprimirse los pródromos se hacen evidentes.

Los pródromos que presenta Nic cuando comienza a deprimirse

Hace poco más de una semana notaba a Nic triste, de pocos ánimos. Se nota en seguida que deja de hacer cosas de casa. Al llegar del trabajo se echa una siesta y le quedan ya pocas ganas de hacer nada más. Ninguna labor de casa, no sale a andar, no llega ni a preparar la comida que se llevará al día siguiente.

Se empiezan a notar los pródromos: siesta, ningún interés por salir ( tomar un café, hacer ejercicio, paseas a las mascotas), habla poco y bajo, no te mira a los ojos al hablar, no puedes tener una conversación con ella por que no hay feedback, no responde.

Sus compañeros de trabajo le comentan que se le ve triste, desanimada, “rara”, huye de la compañía a la hora de comer. Para salir a tomar un café o quedar da pretextos, que si llueve, que si está cansada, que si quiere dormir.

Poner en alerta a amigos y compañeros de trabajo

Se lo comenté a su mejor amiga, y ella me confirmó que también la veía rara y comenzaba a preocuparse. Entre los dos nos decimos si hay algo raro, algo que eleve los niveles de alerta. Por el momento es hacerle salir, que no se eche ninguna siesta, que no se quede en casa.

A primeros de semana le escribí por whatsapp a uno de sus compañeros de trabajo. Le decía que Nic comenzaba a enfermar y que si veía algo raro que me lo dijiste. Afortunadamente ella ha creado esa red social de apoyo en el trabajo.

Ha hablado con su jefe y uno de sus compañeros con quien trabaja codo a codo que tiene Trastorno Bipolar, les ha informado sobre lo que es la enfermedad y cómo pueden ayudarla en determinadas situaciones.

No hay grandes actos, sólo actos pequeños hechos con mucho amor. Madre Teresa de Calcuta

El que ellos los sepan nos permite tejer una red en la que no solo estoy yo pendiente de Nic. Dejo de estar preocupado todo el tiempo en todo momento. Porque prácticamente nos vemos 1 hora al día, y en esa hora a veces es difícil acompañarla y hacer con ella lo que sabemos que le funciona para recuperarse.

Así hay, en esos momentos más delicados, siempre alguien que me pueda dar aviso de que algo grave ha pasado. En el trabajo que pasa más de 7 horas diarias, por las tardes con su mejor amiga y yo por las noches.

Esto hace mucho más fácil un seguimiento y una recuperación. El distribuir esa responsabilidad, permitir aquellas personas cercanas y que aprecian a Nic se involucren.

Con toda esa ayuda, que tampoco hay que hacer demasiado, me quitan un gran peso de encima y sobre todo el estar preocupado por no saber si ha llegado al trabajo, si al salir a ido a casa o ha ido algún otro sitio, y ya por la noche si se toma la medicación, duerme, etc.

Vuelve la eutimia

Afortunadamente y gracias al esfuerzo de Nic, de salir a nadar, forzarse a hacer labores de casa y a pensar seriamente en que es lo que la motiva. Hoy la veo ya recuperada.

Si actuamos a tiempo, antes de que el episodio vaya a más, es más fácil salir, en menos tiempo.

Este cambio de estación a primavera en general a todos nos altera un poco los ánimos, y con Nic está demostrado de que le afecta el cambio de horario, el cambio tan repentino y drástico del tiempo.

El estar alerta y actuar a tiempo le ha permitido recuperarse en una semana más o menos.

Cómo son los periodos de hipomanía de Nic

Cómo hemos vivido y controlado algunos episodios de hipomanía que Nic ha tenido. Los pródromos, síntomas y las estrategias para estar bien.

Estos últimos días Nic ha estado un pelín “arriba” de ánimo. Han dejado de ser pródromos para convertirse en síntomas de hipomanía. Aunque no la he visto en más de 5 episodios de hipomanía en poco más de 3 años que llevamos juntos, y me es difícil no dejarme llevar por la sensación que se genera de bienestar, aunque sé bien que debemos tomar precauciones.

No ha sido una episodio de hipomanía en todo su esplendor, pero es necesario tomar acciones para evitar que empeore o bien que se deprima a los pocos días.

Una de diferencias principales que yo veo a enfermarse de depresión, fuera del tipo de sentimientos y pensamientos, es que no es constante, es decir, no le dura las 24 horas del día. Hay horas en las que está mucho más activa, acelerada o “de subidón”. Cuando se deprime, casi no habla y cuando lo hace es sin mirar a los ojos y en un tono muy bajo, y puede estar en cama todo el día. Y la mayoría de las veces se da cuenta de que está enferma cuando yo se lo hago notar, y unas pocas por sí misma.

Aún no estoy seguro de que los pródromos que presenta hoy, sean los mismos que dentro de 10 o 20 años, aunque siempre tendrá los más comunes. Esta vez entre los dos nos hemos dado cuenta de varios, por ejemplo:

  • Dice malas palabras.

  • Habla más rápido.

  • Habla en un tono más alto.

  • Se ríe más fuerte

  • Se ríe con las cosas más simples.

  • Canta (generalmente cuando estamos solos)

  • Baila (generalmente cuando estamos solos)

  • Recuerda más cosas, como la letra de canciones, nombres y cosas.

  • “Necesita” comprar más cosas

  • Le da por hacer más cosas, como manualidades o cocinar (comidas más elaboradas)

  • Puede dar largas caminatas y no sentir cansancio

  • Camina más deprisa

  • Le cuesta más conciliar el sueño

  • Se vuelve más extrovertida,

  • Siente más confianza (de lo habitual) al hablar a extraños

  • Repite las cosas, reformulando las frases

Tengo la firme creencia de que su estado de ánimo es contagioso, el estar con ella cuando está en un episodio hace que mi “animostato” suba o baje en todo similar al suyo. No llego a estar ni por mucho al nivel de ella, pero si que en estos últimos días me ha dado más ánimos, y hasta nos hemos puesto a bailar solos en casa alguna canción. Sé que está mal pero si he de escoger algun estado, prefiero que esté un pelín arriba, porque está feliz, ademàs no es todo el día, ni la hace insufrible. Son “momentos”, “a ratos”.

Hemos también tenido que recurrir a las estrategias para estar bien cuando está en hipomanía, que es,

  • Salir menos, evitar las caminatas, ir a centros comerciales, etc. Quedarnos en casa lo más posible.

  • Asegurarme que tome la medicación.

  • Decirle que la veo hipomaniaca, y que eso normalmente no haría.

  • Irnos a la cama mas o menos a la misma hora, aunque no tenga sueño y tarde en dormir.

  • Dejarle con el dinero justo o ir de compras con ella.

  • Levantarnos a la misma hora

  • Evitar tomar siestas durante el día

  • Desayunar, comer y cenar a la misma hora

El episodio de hipomanía no desaparecerá al día siguiente, pero si es controlable. Es seguir las estrategias para estar bien la mayor parte del tiempo y la intensidad irá disminuyendo. Ambos sabemos que aún no ha se ha salido de control como para llamar al psiquiatra, es algo que a medida que pasa el tiempo y la conozco, sabemos hasta que punto esas acciones están sirviendo de algo.

Otra cosa que estoy convencido es que la gente suele no darse cuenta que Nic está un pelín arriba. No es algo que se de a notar, al menos al nivel al que está ahora, podemos salir a caminar, ir a algún museo, tomar un café, ir en autobus. Realmente se hace una vida normal. Sólo las personas más cercanas, y por lo que hemos podido notar, aquellas a las que les hemos dicho que tiene Trastorno Bipolar, pueden diferenciar y decir que tiene algo. Es un punto que derriba todo el estigma, prejuicio y concepto que han generado los medios masivos, como áquel sujeto paranoico que cree que todo el mundo lo mira, o quien tiene ideas totalmente fuera de la realidad, con tics, hace gestos y caras y va por la calle generalmente vestido con colores llamativos.

Cada día aprendo más sobre el Trastorno Bipolar y estoy convencido de que no es la peor enfermedad.

Días de fiesta igual a desajuste de rutinas

Rompiendo la rutina

Están ya por terminar los días de fiesta, que aunque realmente no somos de irnos de marcha, siempre la rutina se estropea un poco. Primero por la cena de empresa, después que noche buena, noche vieja, son fechas que te harán salir de la rutina y de permitirse ciertos “caprichos”.

He de confesar que Nic en estas fechas no probó una gota de alcohol, ni ninguna otra sustancia, pero lo que más le afectó fueron las trasnochadas.

Cómo afecta romper los ritmos circadianos

Ha tenido algunas ciclaciones rápidas, demasiado rápidas diría yo. Propiciadas primero por que se le ha olvidado alguna toma de medicación, después porque las tomas no eran a las horas habituales y en tercer lugar porque dormía de más y a diferentes horas.

No todos los días, generalmente los fines de semana, pero nunca deja de afectar.

No fue necesario llamar a la psiquiatra porque fueron básicamente pródromos que se corrigieron en 2 o 3 días. Primero depresivos, luego hipomaníacos y luego depresivos otra vez. Todo en un lapso no mayor a 1 mes.

Yo estoy seguro que no todas las personas son tan sensibles a estos cambios, quizá a Nic le afectó tanto por la suma de otros factores y no el sólo hecho de dormirse más tarde.

Ha tenido temporadas de mayor estabilidad, aún estando sólo con 50mg de Topamax, y no afectaban de la misma manera. Aunque si la situación laboral, social y económica eran distintas a como son el día de hoy.

Lo más importante es que hemos sabido afrontarlo y hacer los ajustes pertinentes para que no empeorara y cayera en crisis. Ella principalmente por hacer el esfuerzo de salir de cama y “activarse”.

Buscando la eutimia

Hace una semana que Nic comenzaba a enfermarse. Se estaba deprimiendo. Afortunadamente no ha sido tan grave, lo hemos evitado a tiempo. Ahora es más sencillo porque sabemos lo que debemos hacer. Ni siquiera tuvimos que llamar al psiquiatra. Requiere mucho esfuerzo por parte de Nic. El objetivo es evitar que este en cama. Lo primero es retomar una rutina. Hacer una lista de tareas le ha permitido poco a poco llevar a cabo cada una de ellas, entre las cuales están desde las más cotidianas como ducharse, maquillarse hasta ir a visitar a un amigo.

Aún no bajamos la guardia, esta “bajo supervisión familiar” hasta nuevo aviso. El estar triste para ella, es estar o comenzar a enfermarse. Como una gripe, hay que cuidarse, descansar, abrigarse etc. Con el Trastorno Bipolar es lo mismo, hay que vigilar los prodromos y cuidarse o tomar medidas.

Evitando que Nic se enferme

Como te sentirías si… al llegar de trabajar ves la casa toda tirada, los trastes sin lavar, la comida sin hacer y sin nada que preparar rápidamente, y tu mujer que está sin empleo está acostada y/o durmiendo en la cama tal como la dejaste después de que ni siquiera se haya levantado a acompañarte y/o hacerte el desayuno?

Si fuera cualquier otra persona yo estaría bastante cabreado, le diría gritando, que ¿que cojones ha hecho en toda la mañana?, que tengo mucha hambre y no hay nada para comer. Probablemente después de montar un pollo, explotar, insultarla, maldecirla me iría de la casa a comer fuera por ahí.

Pero eso no nos serviría de nada, sería lo peor que pudiera hacerle y hacerme. Está cayendo enferma, se está deprimiendo. Ha dejado de salir de casa desde hace unos días, y aunque no es tan grave aún, es necesario comenzar a hacer algo. Razones hay, aún no encuentra empleo, la regla no le llega, ha tenido una infección urinaria hace poco menos de un mes, las temperaturas estan muy bajas, hay menos horas de sol y estamos a fin de mes y un poco escasos de dinero.

Lo que he hecho es mantener la calma, mi primera impresión al abrir la puerta de casa y darme cuenta que no se había levantado en todo el día fue de preocupación. Me acerque a la cama y le di un beso. Le pregunté como se sentía. Que que había pasado (preguntas de rigor vamos). Así que solo me quedo decirle que fueramos a preparar algo de comer. Ella me dijo que no tenía hambre. Yo le dije que me acompañara. Ella que estaba cansada. Yo que se estaba deprimiendo. Ella comenzó a llorar. Le dije que que estaba enfermando, que estaba estaba deprimida. Que yo sabía que era difícil, pero que ya lo había hecho en otras ocasiones. Que es difícil levantarse, pero que era necesario. Espere un poco y ella me dijo que me adelantara. Me fui a calentar la comida que había quedado del día de ayer. Y fue lo que hice, comence a hacerlo, ella me alcanzó al poco rato. No fue necesario casi hablar, calentamos la comida, nos sentamos y comimos. Frases salían, pero la tele hablaba más. Eso lo hacía más fácil.

Ella se esta bañando y me acompañará al trabajo, iremos andando y ya veremos que pasa.