El Estrés: Detonante. Trabajo, viaje, agua

El estrés en el Trastorno Bipolar es un detonante o desencadenante muy potente de cualquier episodio. Es como si los estímulos estresantes se potenciaran, y si no se hace canaliza o se tranquiliza esa energía tendrá que ir a algún sitio.

Considero que el estrés en el trabajo viene determinado por el rango/responsabilidad y la antigüedad. A mayor rango/responsabilidad un mayor nivel de estrés y a menos antigüedad mayor nivel de estrés. Una vez fuera de la jornada laboral uno debe buscar la manera de poder desconectar de todas las tareas y preocupaciones que acarrea un puesto de trabajo, sobre todo si en ese momento no es lo posible solucionar nada.

Un domingo a las 12 de la noche no debería estar estresado por una acción que deba realizar el lunes siguiente a las 2 de la tarde. Primero porque estando en la cama a punto de dormir no es posible hacer nada y segunda porque es contraproducente la energía desperdiciada en PRE-ocuparse.

Identifica los eventos estresantes

He visto desde fuera como estos últimos días Nic ha vivido el estrés, según yo los eventos estresantes son los siguientes:

  Le han concedido Vacaciones, pero se ha llevado un regaño porque coincide con un compañero y no debería ocurrir. Ella ha preguntado antes de tomarlas si era posible y le aseguraron que si. Aún así ella se ha llevado una llamada de atención.

  Su hermano la invitó a pasar 10 días en México viendo a la familia y visitando ciudades. Pero a última hora su hermano ha cambiado de planes e irán a la playa porque hablando con su padre salió el tema de que hace mucho que no iba al mar. Por lo que me ha dicho ni a su hermano ni su hija no les gusta la playa.

  Hubo una fuga de agua en la comunidad y pasamos 2 noches y 2 días sin agua corriente. No se podía lavar ropa, ni limpiar en condiciones, ni ducharse en casa.  No había podido organizar su maleta porque no tenía la ropa que quiere llevarse, salía 3 días después.

  Su madre le ha hecho un par de comentarios, entre ellos el cambio de planes hacia la playa, que según han sido por ella, y otro insinuando que ha subido de peso (o eso ha entendido Nic). Cosa que no es así, y que estoy seguro que no han sido su intención, pero la ha hecho sentir mal.

  En el trabajo iniciará un nuevo proyecto además de su faena normal y ahora tendrá que organizarse mejor para poder cumplirlo.

  Y luego las típicas nimiedades del día a día que le parecen más grandes de lo que son cuando no hay agua en casa: ¿que me voy a poner mañana? ¿Donde y qué vamos a comer? No me va a dar tiempo preparar la maleta, la casa está muy tirada, el baño es un asco, etc…

Detonantes: el estrés. Trabajo, viaje, agua

  • Lo primero que pensamos era que necesitábamos botellas de agua. Las podríamos comprar. También  podríamos ir  a la fuente que hay en el parque, que es potable y rellenar las botellas que van quedando vacías. Solucionado.
  • Una botella al inodoro y pino para que no huela mal, y si tenemos que hacer de vientre ya iremos al café o algún sitio donde comamos y haremos ahí. Solucionado.
  • Ducharnos. Pensamos en ir a casa de una amiga, pero no estaba en la ciudad. Yo al día siguiente iría al gimnasio, así que por un día sin ducharme no pasa nada, pero Nic tenía que ir a trabajar así que si o si tenía que ducharse. Pues nos vamos a la piscina de verano, pasamos un par de horas del domingo, nos bañamos y listo. Solucionado.
  • Limpiar un poco la cocina, los platos sucios los hemos limpiado con papel de cocina y los hemos sacado a la terraza, así pudimos limpiar la vitrocerámica y tener un mejor sitio para preparar la comida de hoy. Hay que ser más eficientes, hacer la comida ensuciando lo menos posible.

Lo que hemos hecho para minimizar el estrés

Se ha tomado un Valium al medio día y otro por la noche para poder dormir y dejar de darle vueltas a la cabeza. Por la tarde hemos ido a la piscina, ahí hemos comido un bocadillo, y luego nos hemos bañado, se ha subido a mis espaldas y hemos ido de un lado a otro, hablando, relajándonos, riéndonos, acordándonos de buenos momentos, diciendo tonterías, todo para olvidar lo que había ahí fuera. Y eso nos ha tranquilizado a los dos.

Ha sido nuestra manera de manejar estos conflictos que están fuera del alcance de nuestras manos.

El estrés asomándose por el  cuerpo

Nic somatiza el estrés, ya comenzaba hace días con picor de ojos, parecía alergia, pero ella no había tenido antes ninguna, excepto al pelo de gato, pero no hay gatos cerca. Los únicos que estaban ahora se han tenido que mudar, porque el terreno  va a ser utilizado para una gran urbanización que está a unos 100 metros de casa. Así que dudo mucho de que sea alergia.

Comenzaba el fin de semana y parecía tener gripe, una incipiente gripe. Pero en agosto y con el calor que hace también lo dudaba mucho.

Luego comenzaba a tener erupciones en la piel, en el cuello concretamente, se rascaba y más erupciones, una pequeña mancha, pero era bastante roja. También picor por todo el cuerpo.

Dolor de cabeza, una aspirina por el domingo mañana de desayuno, es lo que espera le quite ese dolor.

Contractura de hombros y parte baja del cuello. Se le puede sentir como comienza a endurecerse los trapecios y mucho dolor cuando intento tocarla.  Un dolor agudo y constante en la parte superior del cráneo, como si le tirara demasiado el pelo, pero lo lleva suelto, no se explica un dolor así, excepto que sea  afectado por la contractura de los trapecios. 

Poco apetito, apenas si comió algo durante el domingo.

Combatiendo el estrés

Quizá el punto clave es identificar bien aquello que nos causa estrés y hacer algo al respecto. Si lo tenemos bien identificado es más fácil tomar acciones. Por ejemplo, estrés en el trabajo. Quizá no el 100% del tiempo que pasamos en el trabajo estamos estresados. Quizá sea una actividad, una tarea, un proyecto. Podemos pedir ayuda a nuestros compañeros y/o jefe, delegar, intercambiar tareas. Siempre y cuando sea posible.

Otra cosa que podríamos hacer es pararnos a pensar si en ese momento podemos hacer algo o no para eso que nos preocupa, si estamos a mitad de la noche en la cama y nos acordamos de algo lo mejor es crear una nota o un recordatorio en el móvil para el día siguiente. Y pensar que en ese momento nos es imposible hacer algo.

Proponer soluciones creativas, diferentes al problema que nos agobia, como una lluvia de ideas, aunque no tenga sentido, puede que nos haga reír un poco alguna idea descabellada que se nos ocurra y con un poco de suerte demos con la mejor solución.

No añadir más situaciones estresantes. Dejar para otro momento decisiones importantes o actividades que exijan serenidad.  Tomárselo todo con más calma, dejar algunas decisiones para otro día, facilitar las cosas. Dejar para mañana lo que puede afectar a ese estrés hoy.

Hacer tareas repetitivas: Tejer, coser, pintar, limpiar, cada uno debe encontrar que le ayuda en esos momentos de agobio de acuerdo a sus gustos. Salir a tomar un café, ver una película, ir a la piscina para relajarse.

Apoyarse en la la medicación: 5mg de Valium a las 12 del día y 5mg antes de ir a dormir. Esto se lo ha recetado la psiquiatra para estos momentos puntuales.

Creo que no hemos discutido en ningún momento, hubo un rato que comencé a ponerme de mal humor por que me entró hambre, pero me callé, respiré profundo, seguí haciendo lo que estaba haciendo y se me pasó al poco rato.

Sigo creyendo que la duración de una vida en  pareja depende mucho en cómo se gestionan los conflictos. Puedes ser parte del problema o parte de la solución, tú decides.

Mi novio es Mr. Hide

Historias de Lectores

Mi historia tiene muchos años.

Enrique y yo eramos adolescentes cuando nos conocimos y a pesar de que nos gustamos siempre el amor parecía algo imposible, el fue padre a los 20 años, y a pesar de no mantener una relación con la madre de su hija eso hizo que estar conmigo sea imposible.

Años mas tarde nos volvimos a ver en la universidad y cuando todo parecía perfecto, el se fue a vivir a otro país. Casi 15 años después volvimos a vernos, le ayude a conseguir trabajo, el intento conquistarme y por fin el amor fue posible… pero el no era el mismo.

El es alcohólico y sufre de trastorno bipolar, a veces es un ángel, pero luego se transforma horriblemente en un ser que solo me lastima, me insulta, me acusa de cosas que no hice y no se puede hablar racionalmente cuando esta así.

No sé que hacer, yo lo quiero mucho y deseo apoyarlo, pero no sé cómo, ayer paso algo que me asusto mucho, llevábamos días sin hablar porque me trato mal en mi cumpleaños, estaba preocupada porque no fue a trabajar así que le escribí, hablamos y se disculpó.

Dijo que no iba a perderme y que encontraría la forma de arreglar las cosas, luego empezó a escribir cosas irracionales, a sugerir que habría hackeado mi celular y visto mensajes con otros hombres (mismos que no existen).

Me insulto empezó a llamarme “amiga” como si hubiéramos terminado… sus palabras ni tenían una secuencia lógica, ahora esta bloqueado y no se que hacer,

¿Alguien me puede explicar si ese comportamiento es usual o el suyo es un caso muy extremo?

Quieres compartir tu historia, es totalmente anónimo. Te ayudará a desahogarte y a otras personas.

Gracias por la compañía

Historias de Lectores

 

Según lo que he vivido en el transcurso de estos años, somos personas que no encontramos nuestro lugar en el mundo.

Amamos con tanta intensidad ciertas cosas, personas o actividad, y al paso del tiempo, o de la manía, cambiamos de parecer, de gusto y de afinidades.

Creo, por mi parte, que sabemos lo difícil que es amarnos, por eso Agradecer con el alma la paciencia de quienes nos rodean.

 

Quieres compartir tu historia, es totalmente anónimo. Te ayudará a desahogarte y a otras personas.

Que hacer??

Historias de Lectores

Tengo casi 4 años de casado, a mi esposa hace 6 meses que le diagnosticaron Trastorno Bipolar, su temor más grande en la vida era parecerse a su papá porque él tiene Trastorno Bipolar y creció con una imagen muy mala de eso.

Al momento que la diagnostican su mundo se derrumbó.

A partir de eso ella cambio drásticamente en 3 meses me pidió el divorcio y actualmente estamos separados yo no conocía el tema de la bipolaridad apenas hace 1 semana que empiezo a leer y me he dado cuenta de muchas cosas que son nuevas para mi.

Ella ya está medicada con litio y muchas pastillas más, la noto muy diferente (esto por qué nos vemos muy seguido).

Ella es muy indiferente conmigo no responde mensajes ni demuestra interés alguno por estar juntos.

Mi pregunta es que hago?? Que me aconsejan yo la amo con todo mi ser y quiero estar con ella en su tratamiento, sé a lo que me atengo pero quisiera sus opiniones. Gracias.

Quieres compartir tu historia, es totalmente anónimo. Te ayudará a desahogarte y a otras personas.

Un viaje sin regreso

Historias de Lectores

Siempre fui una mujer muy activa, organizada, estructurada, siempre pensando que todo lo podía… Es más nunca quería ayuda, pensaba que nadie iba hacerlo como yo…. Utopías solo utopías…

2007

Y fue así que en el año 2007 todo comenzó a cambiar, de estar enchufada a 220 pasé a estar enchufada a -10 , si a -10….razones? No las sé… allí empezaron los mareos, luego el frio, los temblores, palpitaciones, angustias… Consulta con psiquiatra, diagnóstico: estrés y angustia.

Tratamiento: Medicación. Así pasaron unos años con alto y bajos, aparecieron las contracturas horribles y los síntomas se iban pero volvían con mayor intensidad y se iban y volvían….parecido a una montaña rusa.

El diagnóstico seguía siendo estrés y angustia y así pasaron los años con alguno que otro síntoma nuevo o mas intenso.

2013

Comenzaron los desvanecimientos, más en el trabajo, soy docente de primaria, le bajó la presión decían los doctores, está cansada. En abril de ese mismo año un momento muy desagradable, parada en el pizarrón trabajando con mis niños ese pequeño malestar se multiplico por mil, mareos, falta de aire, dolor en el pecho, llanto incontrolable y desmayo.

Me llevaron a casa después de haberme puesto una pastilla debajo de la lengua. Nueva consulta. Nuevo diagnóstico: CRISIS DE PÁNICO GRAVE Y DEPRESIÓN AGUDA ya no era mas estrés ni angustia. Esas palabras daban miedo escucharlas. Nuevo tratamiento: pastillas, más pastillas, más pastillas con las cuales fui perdiendo el sentido de la realidad. Unas cuantas horas en el cuarto, después un día, después diez y fueron 6 meses sin salir de mi cuarto, el miedo se apoderaba de mí manejándome a su antojo como a una marioneta y ahí me perdí.

Pasaron 3 años, alguna que otra cosa recuerdo pero nada me sirve para cambiar mi opinión sobre que fueron años donde estuve muerta en vida. Recuerdo  ver a mi familia llevarme de un profesional a otro donde cada uno cambiaba una, dos o toda la medicación.

2015

Nueva doctora, nuevo diagnóstico, nuevo tratamiento: TRASTORNO BIPOLAR. ¡Que era eso por dios! ¿De que se trataba? ¿Se curaba? De a poco fueron apareciendo preguntas para conocer un poquito mas de. Con eso, llegó el momento de reintegrarme a la sociedad, al trabajo, no a la escuela , no podía trabajar con niños entonces trabajo administrativo.

Fue pasando el tiempo y pude empezar a darme cuenta del significado de mi enfermedad, poco a poco busqué información, la terapia fue mi sombra, mi todo. Continuaron las crisis de pánico, una peor que la otra y así sucesivamente. Mi salidas casa -trabajo, casa – dr , el miedo y yo, yo y el miedo.

Todo esto junto a el malestar de mi familia y amigos, no entendían y aún siguen sin comprender. Añoran aquella persona todo el tiempo, a veces también la añoro pero sé que se fue y no volverá jamás. Ahora en proceso de divorcio después de 30 años, se cansó, nunca entendió la enfermedad, ni quiso entenderla.

Y con ese divorcio otras cosas perdí pero estoy segura de que también gané algo “SER YO MISMA Y OCUPARME DE MI, QUERERME“. Por todo lo que expresé es que llamé a esta publicación, viaje sin regreso.

NUNCA MAS VOLVEREMOS A SER LOS DE ANTES, LA VIDA NOS QUITO EL PRIVILEGIO DE PODER ELEGIR

 

Si quieres compartir tu historia, es totalmente anónimo. Te ayudará a desahogarte y a otras personas.