Gafas y Crossfit, menos medicación

Nic ahora usa gafas mientras usa el ordenador y se ha inscrito a Crossfit, lo que le permite dejar de tomar antidepresivo y aspirinas.

Nic usa gafas y tiene menos dolores de cabeza

Hace ya un par de meses que Nic lleva gafas. Se acercó a preguntar por curiosidad a la óptica, aprovechando que habíamos ido para la graduación y gafas nuevas para mi madre. Nic siempre ha visto muy bien de lejos y de cerca, nunca ha tenido la necesidad de llevar gafas, ni lentillas, ni nada parecido. Su hermano, su padre y madre si que usan gafas bien para leer o durante todo el día.

No recuerdo la última vez que Nic se hizo un examen de la vista, quizá nunca en estos 10 años que llevamos juntos. Hasta ese día. No tardó mucho y los resultados fueron que tiene una leve hipermetropía de 0,75 en el ojo derecho y 0,50 en el izquierdo. Nada grave. Pero dado que por su trabajo pasa más de 7 horas frente al ordenador puede ocasionarle malestares. Uno de ellos son los dolores de cabeza, fue lo nos comentó la optometrista. Sólo las necesitaría para para leer o estar frente al ordenador.

A Nic le costó digerir la idea de tener que llevar gafas para ver, las de sol son una cosa distinta. La veía y parecía no creerlo, quizá pensara “¿¿Yo??, ¿Necesito gafas? Pero veo perfectamente“. La idea de tener que usar un armazón sujetado a las orejas y la nariz, no se imaginaba con ello. Fuimos a tomar un café para que asimilara la idea, para que se convenciera de que podía probar. El dinero no era un impedimento, no eran demasiado caras, considerando una montura sencilla y normal. Pasado un rato seguía incrédula, no creía que realmente las necesitara, pero aceptó.

No tuve que insistir demasiado, le decía que probarlas no le perjudicaría en nada, que si no era simplemente no usarlas. No tenía nada que perder y mucho que ganar: Dejar de tomar tantas aspirinas para el dolor de cabeza. Esos dolores de cabeza que tenía en el trabajo, algunas veces al despertarse.

Ella misma hablaba y hacia comentarios de autoconvencimiento, diciéndose a si misma que era lo mejor. Un proceso interno de comunicación que todos tenemos, en el que sopesamos pros y contras de las decisiones.

Nic usa gafas y tiene menos dolores de cabeza
Los dolores de cabeza no eran por el Trastorno Bipolar, ni por la medicación: Necesitaba gafas

Su respuesta fue que sí, que lo haría, pero siempre y cuando fuera en ese momento, que si lo dejaba para otro día no lo haría. Me imagino porque estaba mi madre y estaba yo, un apoyo moral para no ir sola a hacerlo.

Entre todos seleccionamos algunos modelos de monturas, tardó menos tiempo del que esperaba, después de elegir varios modelos, descartó los que menos le gustaban. Y ya solo tocaba esperar a que estuvieran listas, unos 10 días.

Durante ese tiempo Nic estaba impaciente, no esperó a que le llamaran, ella fue a la óptica al cabo de una semana.

Después de 2 meses de uso continuo durante su jornada laboral podemos decir que los dolores de cabeza se han reducido considerablemente, prácticamente no tiene ninguno, y se queja menos de ellos. Así que no estaban relacionados con la medicación ni con el Trastorno Bipolar, era por el esfuerzo que hacía con la vista.

Si llevar gafas le evita los dolores y por consiguiente tomar menos medicación ha sido una buena inversión.

Ejercicio intenso 2 veces por semana  = menos antidepresivo

En Agosto Nic comenzó a hacer 2 veces por semana Crossfit. En ese momento tomaba 400mg de Litio (Plenur) y 15 mg de Escitalopram. La combinación de ese entrenamiento de alta intensidad y el antidepresivo estaban provocando que por las noches no descansara, que tuviera pesadillas y se despertara constantemente.

Si sumamos que hay más horas de sol, pasa más tiempo despierta, porque su horario en verano es intensivo, podía acabar por darle un episodio de hipomanía. Normalmente estoy pendiente de eso, porque después de las subidas las bajadas se presentan y son mucho peores, más intensas y duraderas.

Ella después de unas 3 semanas me ha comentado como se sentía, con mucha energía y que creía que ya no era necesario tomar el Escitalopram, que lo bajaría hasta quitarlo.

Como su psiquiatra nos ha dado permiso de adecuar la medicación según como se encuentre, comenzó a bajar a 10mg. Durante unos días así, y luego bajar otros 5mg, hasta dejar de tomarlo.

Ejercicio intenso 2 veces por semana menos antidepresivo
Ejercicio intenso menos antidepresivo

La energía que la da el Crossfit, por contradictorio que parezca, le provoca un nivel de actividad mayor, tanto en casa como en el trabajo. Duerme mejor y descansa mejor en general. Hay noches en las que le cuesta un poco más dormir. Pero le ha comentado a su compañero de trabajo y a su jefe que la avisen si ven que está un “poco subida”. Que habría que hacer algo, tomar Valium, dejar de tomar café o reducir las actividades.

De momento va bien, motivada, con energía, estable y sobre todo con una pastilla diaria menos. Ahora mismo solo está tomando Plenur 400mg, lo cual su hígado lo agradece. Ya le comentaremos a la psiquiatra el cambio que de momento no le ha dado cita, será hasta octubre o noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *