Estos largos inviernos

Los episodios depresivos más fuertes que ha tenido Nic en los últimos años, es por estas fechas.

Esta temporada es la crítica para Nic. Los episodios de depresión que suele tener suelen ser en Febrero, Marzo y Abril. Yo lo achaco a la larga temporada invernal, menos horas de sol, mal tiempo, menos actividad, más horas en casa. Se nota mucho la diferencia desde que se hace el cambio de horario que es en Octubre.

La depresión es una enfermedad silenciosa, va ganando terreno conforme van pasando los días, se le nota más apagada, menos habladora, con la mirada esquiva. Lo que da a pensar que podría está molesta, cansada o estresada.

 

Eso me hace pensar a mi si he hecho algo malo, si he dicho algo que no debía, o si está pasando algo en nuestra relación, que me ha dejado de querer, que le he dejado de importar. Lo cual me hace estar a mi también ensimismado en mis pensamientos, alejado de ella, sin tocarla tan apenas porque hay pocas respuestas positivas que me refuercen que la hago sentir cómoda.

 

Hace tiempo ella lo que hacía era dormir, pasar todo su tiempo libre acostada en el sofá o en la cama, era muy difícil hacer que saliera de ese estado. Me costaba muchísimo hacer que ella se levantara, tenía que insistir varias veces, durante varios días, que saliera a caminar, que se duchara, que tomara la medicación.

 

Estos largos inviernos
Estos largos inviernos
Hoy es bastante distinto, ya no estoy yo solo ocupándome de ello. Ella se ha hecho responsable, ha dado un paso al frente sabe lo que es bueno en esas circunstancias. No duerme siestas, no se queda en casa, hace ejercicio. Intenta no caer más profundo con pequeñas acciones, que aunque le cuestan mucho esfuerzo y fuerza de voluntad, no las deja de hacer, y sobre todo no tengo yo que preocuparme más de lo que debería, no me causa angustia, ni miedo, ni estrés.

 

Tiene también un círculo cercano en su trabajo que sabe que tiene Trastorno Bipolar y están pendientes de esos cambios de estado de ánimo, le preguntan si se siente bien. Solo ese pequeño gesto, la hace pararse a pensar si es ella o es la enfermedad la que está al mando. Sumado a las preguntas que le hago yo y su amiga más cercana fuera del entorno laboral.

 

Porque no se da cuenta, la depresión ataca sigilosamente y va tomando el control de las decisiones, pone un filtro a la percepción de la vida, un filtro que va siendo cada vez más opaco.

 

Estás temporadas son cíclicas, cada año en nuestro caso, pero al saberlo estamos prevenidos, y no por eso deja de ser menos peligroso, hay que tener “un ojo al gato”, es parte de la vida que llevamos, lo mismo sería si fuese otra enfermedad, hacerse analíticas, medir la presión, controlar el azúcar, cualquier enfermedad crónica se necesitan prevenciones y cuidados, aunque aquí en lugar de doler el cuerpo, duele el alma.

 

3 opiniones en “Estos largos inviernos”

  1. Hola Adrián, mi chico también es bipolar. Me gustaría saber que clase de preguntas le hacéis para a Nic para aclararos vosotros si es la depresión o otro tipo de cuestión. Yo le pregunto todos los días cómo está, él me dice bien o mal o muy mal, pero no se si es suficiente. A veces creo que la responsable de su actitud como dices soy yo y lo paso realmente mal, no se como hacer para no sentirme culpable. Un abrazo

  2. Estoy comenzando mi 1er invierno diagnostocada con bipolaridad y llevo mi primer mes de antidepresivos y mis primeros dos meses de Valcote.
    Hace dias que llueve y solo obligo a mi mente a pensar en colores.
    Empecé un blog también para escupir lo que no escupo con otras personas, palabras.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *