Un viaje sin regreso

Historias de Lectores

Siempre fui una mujer muy activa, organizada, estructurada, siempre pensando que todo lo podía… Es más nunca quería ayuda, pensaba que nadie iba hacerlo como yo…. Utopías solo utopías…

2007

Y fue así que en el año 2007 todo comenzó a cambiar, de estar enchufada a 220 pasé a estar enchufada a -10 , si a -10….razones? No las sé… allí empezaron los mareos, luego el frio, los temblores, palpitaciones, angustias… Consulta con psiquiatra, diagnóstico: estrés y angustia.

Tratamiento: Medicación. Así pasaron unos años con alto y bajos, aparecieron las contracturas horribles y los síntomas se iban pero volvían con mayor intensidad y se iban y volvían….parecido a una montaña rusa.

El diagnóstico seguía siendo estrés y angustia y así pasaron los años con alguno que otro síntoma nuevo o mas intenso.

2013

Comenzaron los desvanecimientos, más en el trabajo, soy docente de primaria, le bajó la presión decían los doctores, está cansada. En abril de ese mismo año un momento muy desagradable, parada en el pizarrón trabajando con mis niños ese pequeño malestar se multiplico por mil, mareos, falta de aire, dolor en el pecho, llanto incontrolable y desmayo.

Me llevaron a casa después de haberme puesto una pastilla debajo de la lengua. Nueva consulta. Nuevo diagnóstico: CRISIS DE PÁNICO GRAVE Y DEPRESIÓN AGUDA ya no era mas estrés ni angustia. Esas palabras daban miedo escucharlas. Nuevo tratamiento: pastillas, más pastillas, más pastillas con las cuales fui perdiendo el sentido de la realidad. Unas cuantas horas en el cuarto, después un día, después diez y fueron 6 meses sin salir de mi cuarto, el miedo se apoderaba de mí manejándome a su antojo como a una marioneta y ahí me perdí.

Pasaron 3 años, alguna que otra cosa recuerdo pero nada me sirve para cambiar mi opinión sobre que fueron años donde estuve muerta en vida. Recuerdo  ver a mi familia llevarme de un profesional a otro donde cada uno cambiaba una, dos o toda la medicación.

2015

Nueva doctora, nuevo diagnóstico, nuevo tratamiento: TRASTORNO BIPOLAR. ¡Que era eso por dios! ¿De que se trataba? ¿Se curaba? De a poco fueron apareciendo preguntas para conocer un poquito mas de. Con eso, llegó el momento de reintegrarme a la sociedad, al trabajo, no a la escuela , no podía trabajar con niños entonces trabajo administrativo.

Fue pasando el tiempo y pude empezar a darme cuenta del significado de mi enfermedad, poco a poco busqué información, la terapia fue mi sombra, mi todo. Continuaron las crisis de pánico, una peor que la otra y así sucesivamente. Mi salidas casa -trabajo, casa – dr , el miedo y yo, yo y el miedo.

Todo esto junto a el malestar de mi familia y amigos, no entendían y aún siguen sin comprender. Añoran aquella persona todo el tiempo, a veces también la añoro pero sé que se fue y no volverá jamás. Ahora en proceso de divorcio después de 30 años, se cansó, nunca entendió la enfermedad, ni quiso entenderla.

Y con ese divorcio otras cosas perdí pero estoy segura de que también gané algo “SER YO MISMA Y OCUPARME DE MI, QUERERME“. Por todo lo que expresé es que llamé a esta publicación, viaje sin regreso.

NUNCA MAS VOLVEREMOS A SER LOS DE ANTES, LA VIDA NOS QUITO EL PRIVILEGIO DE PODER ELEGIR

 

Si quieres compartir tu historia, es totalmente anónimo. Te ayudará a desahogarte y a otras personas.

Un comentario en “Un viaje sin regreso”

  1. En 2001 se me diagnóstico de trastorno bipolar, de entonces aquí, asumiendolo y haciéndome amiga de mi trastorno (no fue fácil) no he vuelto a tener un ingreso, ni episodios relevantes. Quiero contarles lo siguiente porque no tengo con quien hacerlo, y por si hay alguien en mi misma situación, y no pueda acabar de creerlo; que lo crea. Es REAL por muy irreal que parezca. Mi vida ha sido un auténtico infierno, y los que provocaron el desarrollo de mi trastorno, mi propia familia.
    Voy a cumplir 64 años, tras ser la Cenicienta, el saco de miserias (de toda la familia soy la pequeña de 5)
    de soportar, calumnias, mentiras, dejaciónes, insultos, amenazas… Me han acosado prácticamente toda mi vida. Ahora van al derribo.
    Me explico : Siendo ellos dueños de mi persona y por lo tanto con absoluto derecho a dirigir mi vida, decidieron que me quedaría a vivir con mis padres, cuidarles, etc, etc.
    Asegurandome, que el día que faltasen yo continuaría viviendo en mi casa.
    Mi padre enfermó de cáncer e hizo testamento a mi favor, otorgando al resto la legítima; con lo cual y supuestamente todos estaban de acuerdo. Es más, según decían iban a renunciar a la legítima.
    Dos días antes de fallecer mi padre, totalmente medicado, incluso con morfina, le llevaron el notario a casa y le hicieron cambiar el testamento.
    Ahora me piden “su parte” a sabiendas de que vivo de mi minusvalía.
    Dos hermanas, una que vive en París y otra en U. S. A me han demandado, y han soltado más mentiras, incluso han pedido que la casa se cierre y me echen a la calle.Las dos están en muy buena situación económica. Ellas son las que con más saña me han engañado.
    Esto, es una pequeña pincelada de lo que he vivido y estoy padeciendo.
    No puedo entender como se puede acumular tanta maldad y tanto odio; más de una persona me avisó de lo que me iban a hacer; jamás pensé que tendría que darles la razón.
    Nosotros no somos los locos.
    La auténtica LOCURA es la MALDAD.
    Gracias. Un saludo.
    Pilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.