El Estrés: Detonante. Trabajo, viaje, agua

El estrés en el Trastorno Bipolar es un detonante o desencadenante muy potente de cualquier episodio. Es como si los estímulos estresantes se potenciaran, y si no se hace canaliza o se tranquiliza esa energía tendrá que ir a algún sitio.

Considero que el estrés en el trabajo viene determinado por el rango/responsabilidad y la antigüedad. A mayor rango/responsabilidad un mayor nivel de estrés y a menos antigüedad mayor nivel de estrés. Una vez fuera de la jornada laboral uno debe buscar la manera de poder desconectar de todas las tareas y preocupaciones que acarrea un puesto de trabajo, sobre todo si en ese momento no es lo posible solucionar nada.

Un domingo a las 12 de la noche no debería estar estresado por una acción que deba realizar el lunes siguiente a las 2 de la tarde. Primero porque estando en la cama a punto de dormir no es posible hacer nada y segunda porque es contraproducente la energía desperdiciada en PRE-ocuparse.

Identifica los eventos estresantes

He visto desde fuera como estos últimos días Nic ha vivido el estrés, según yo los eventos estresantes son los siguientes:

  Le han concedido Vacaciones, pero se ha llevado un regaño porque coincide con un compañero y no debería ocurrir. Ella ha preguntado antes de tomarlas si era posible y le aseguraron que si. Aún así ella se ha llevado una llamada de atención.

  Su hermano la invitó a pasar 10 días en México viendo a la familia y visitando ciudades. Pero a última hora su hermano ha cambiado de planes e irán a la playa porque hablando con su padre salió el tema de que hace mucho que no iba al mar. Por lo que me ha dicho ni a su hermano ni su hija no les gusta la playa.

  Hubo una fuga de agua en la comunidad y pasamos 2 noches y 2 días sin agua corriente. No se podía lavar ropa, ni limpiar en condiciones, ni ducharse en casa.  No había podido organizar su maleta porque no tenía la ropa que quiere llevarse, salía 3 días después.

  Su madre le ha hecho un par de comentarios, entre ellos el cambio de planes hacia la playa, que según han sido por ella, y otro insinuando que ha subido de peso (o eso ha entendido Nic). Cosa que no es así, y que estoy seguro que no han sido su intención, pero la ha hecho sentir mal.

  En el trabajo iniciará un nuevo proyecto además de su faena normal y ahora tendrá que organizarse mejor para poder cumplirlo.

  Y luego las típicas nimiedades del día a día que le parecen más grandes de lo que son cuando no hay agua en casa: ¿que me voy a poner mañana? ¿Donde y qué vamos a comer? No me va a dar tiempo preparar la maleta, la casa está muy tirada, el baño es un asco, etc…

Detonantes: el estrés. Trabajo, viaje, agua

  • Lo primero que pensamos era que necesitábamos botellas de agua. Las podríamos comprar. También  podríamos ir  a la fuente que hay en el parque, que es potable y rellenar las botellas que van quedando vacías. Solucionado.
  • Una botella al inodoro y pino para que no huela mal, y si tenemos que hacer de vientre ya iremos al café o algún sitio donde comamos y haremos ahí. Solucionado.
  • Ducharnos. Pensamos en ir a casa de una amiga, pero no estaba en la ciudad. Yo al día siguiente iría al gimnasio, así que por un día sin ducharme no pasa nada, pero Nic tenía que ir a trabajar así que si o si tenía que ducharse. Pues nos vamos a la piscina de verano, pasamos un par de horas del domingo, nos bañamos y listo. Solucionado.
  • Limpiar un poco la cocina, los platos sucios los hemos limpiado con papel de cocina y los hemos sacado a la terraza, así pudimos limpiar la vitrocerámica y tener un mejor sitio para preparar la comida de hoy. Hay que ser más eficientes, hacer la comida ensuciando lo menos posible.

Lo que hemos hecho para minimizar el estrés

Se ha tomado un Valium al medio día y otro por la noche para poder dormir y dejar de darle vueltas a la cabeza. Por la tarde hemos ido a la piscina, ahí hemos comido un bocadillo, y luego nos hemos bañado, se ha subido a mis espaldas y hemos ido de un lado a otro, hablando, relajándonos, riéndonos, acordándonos de buenos momentos, diciendo tonterías, todo para olvidar lo que había ahí fuera. Y eso nos ha tranquilizado a los dos.

Ha sido nuestra manera de manejar estos conflictos que están fuera del alcance de nuestras manos.

El estrés asomándose por el  cuerpo

Nic somatiza el estrés, ya comenzaba hace días con picor de ojos, parecía alergia, pero ella no había tenido antes ninguna, excepto al pelo de gato, pero no hay gatos cerca. Los únicos que estaban ahora se han tenido que mudar, porque el terreno  va a ser utilizado para una gran urbanización que está a unos 100 metros de casa. Así que dudo mucho de que sea alergia.

Comenzaba el fin de semana y parecía tener gripe, una incipiente gripe. Pero en agosto y con el calor que hace también lo dudaba mucho.

Luego comenzaba a tener erupciones en la piel, en el cuello concretamente, se rascaba y más erupciones, una pequeña mancha, pero era bastante roja. También picor por todo el cuerpo.

Dolor de cabeza, una aspirina por el domingo mañana de desayuno, es lo que espera le quite ese dolor.

Contractura de hombros y parte baja del cuello. Se le puede sentir como comienza a endurecerse los trapecios y mucho dolor cuando intento tocarla.  Un dolor agudo y constante en la parte superior del cráneo, como si le tirara demasiado el pelo, pero lo lleva suelto, no se explica un dolor así, excepto que sea  afectado por la contractura de los trapecios. 

Poco apetito, apenas si comió algo durante el domingo.

Combatiendo el estrés

Quizá el punto clave es identificar bien aquello que nos causa estrés y hacer algo al respecto. Si lo tenemos bien identificado es más fácil tomar acciones. Por ejemplo, estrés en el trabajo. Quizá no el 100% del tiempo que pasamos en el trabajo estamos estresados. Quizá sea una actividad, una tarea, un proyecto. Podemos pedir ayuda a nuestros compañeros y/o jefe, delegar, intercambiar tareas. Siempre y cuando sea posible.

Otra cosa que podríamos hacer es pararnos a pensar si en ese momento podemos hacer algo o no para eso que nos preocupa, si estamos a mitad de la noche en la cama y nos acordamos de algo lo mejor es crear una nota o un recordatorio en el móvil para el día siguiente. Y pensar que en ese momento nos es imposible hacer algo.

Proponer soluciones creativas, diferentes al problema que nos agobia, como una lluvia de ideas, aunque no tenga sentido, puede que nos haga reír un poco alguna idea descabellada que se nos ocurra y con un poco de suerte demos con la mejor solución.

No añadir más situaciones estresantes. Dejar para otro momento decisiones importantes o actividades que exijan serenidad.  Tomárselo todo con más calma, dejar algunas decisiones para otro día, facilitar las cosas. Dejar para mañana lo que puede afectar a ese estrés hoy.

Hacer tareas repetitivas: Tejer, coser, pintar, limpiar, cada uno debe encontrar que le ayuda en esos momentos de agobio de acuerdo a sus gustos. Salir a tomar un café, ver una película, ir a la piscina para relajarse.

Apoyarse en la la medicación: 5mg de Valium a las 12 del día y 5mg antes de ir a dormir. Esto se lo ha recetado la psiquiatra para estos momentos puntuales.

Creo que no hemos discutido en ningún momento, hubo un rato que comencé a ponerme de mal humor por que me entró hambre, pero me callé, respiré profundo, seguí haciendo lo que estaba haciendo y se me pasó al poco rato.

Sigo creyendo que la duración de una vida en  pareja depende mucho en cómo se gestionan los conflictos. Puedes ser parte del problema o parte de la solución, tú decides.

Un comentario en “El Estrés: Detonante. Trabajo, viaje, agua”

  1. Hola! Mi mejor amigo sufre este trastorno. Hace 6 meses que le conozco aprox. y tras 4 o 5 meses bien, con una relación de amistad increíble, entra en un episodio de manía del que no es consciente. Tiene síntomas claros y evidentes, algunos preocupantes y “peligrosos” . Desde que comenzó este episodio,nuestra relación se ha debilitado, pues la toma conmigo (al ser alguien cercano entiendo) y esta siempre enfadado conmigo y descarga en mi su ira. Normalmente se tira 2 o 3 días sin hablarme y luego vuelve como si nada, pero nuestra relación no es igual que antes, el no esta bien, esta a la defensiva, de mal humor, diciéndome que yo he cambiado y que ya no soy igual para el y yo con miedo a decir cualquier palabra que a él no le gusta para no desatarle.
    He intentado hablar con él de su enfermedad y no escucha,se enfada y se marcha.
    Ayer después de una discusión muy fuerte me dice que no quiere volver a verme y hasta me bloquea en el teléfono. Realmente esta vez no se si podremos arreglarlo.. . Pero si tengo la oportunidad quería hacerle saber lo que pasa, lo que le está pasando sin que el se dé cuenta. La cuestión es como abordo el tema, que palabras uso o que le digo??? No se como hacerlo para que me escuche, por ahora no he podido pues es un tema que cuando lo nombro se enfada y se va. Necesito hacérselo saber porque aunque no quiera volver a verme, el necesita ahora mismo ayuda profesional. Por favor espero que podáis darme algún consejo.
    A mis treinta y pico años este chico es la persona que más me ha hecho llorar en el mundo y aún así le sigo queriendo con todo mi corazón y sufro muchísimo con todo esto… me está costando mucho y no quiero perderle pero veo que ya no hay vuelta atrás. Si lo nuestro ya no tiene arreglo espero poder ayudarle a él al menos. Gracias por todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.