Nuestras historias

Aquí están recopiladas algunas de nuestras historias, relacionadas y no tan relacionadas, con el Trastorno Bipolar, con el Matrimonio, con la medicación, efectos secundarios. Son la experiencia que hemos tenido con esta enfermedad, que afortunadamente hemos aprendido a convivir, es un invitado sin voz ni voto en nuestra relación, pero sabemos que está ahí a la espera de que en un despiste se vuelva el alma de la fiesta.

Comparte tu historia

Si te sientes identificado con alguna ellas y quieres compartir no dudes en escribir tus comentarios, contactarnos o contarnos tu historia para que la publiquemos, no publicaremos tu nombre ni ningún dato personal, no hace falta, sólo compartir tu experiencia, lo que sientes y lo que te ha tocado vivir, tu historia.

 

Entrada al azar

Matrimonio Funcional. Intercambio de tareas

Este año cumplimos dos años de casados y 3 viviendo juntos, al día de hoy nuestra relación funciona bastante bien, el Trastorno Bipolar pienso que nos ha ayudado a estar más unidos. Si nos ha ayudado, nos acerca más, nos hace más sinceros y nos exije tener hábitos saludables lo cual para nosotros esta bien. Creo que la clave de que nuestra relación sea verdaderamente equilibrada es que podemos intercambiar tareas, las tareas o responsabilidades del hogar. Algo tan sencillo como lavar los trastos, hacer la cama, hacer la comida puede resultar monótono para una sóla persona. Sin embargo, en nuestro caso los dos llevamos esa responsabilidad, si un día a ella le apetece algo para comer lo hace, si tengo mucha hambre y tengo un antojo preparo yo la cena. Mientras yo preparo ella lava los trastes o limpia la cocina, de esta manera los dos hacemos algo al mismo tiempo y nos permite sincronizar las tareas. También se ha hecho hábito, es difícil que sólo uno prepare la comida o lave los trastos y que el otro no haga nada, lo cual nos da una sensación de igualdad ya que el mantenimiento de la casa esta razonablemente equilibrado. Sé que cuando llega alguno de esos días, yo puedo preparara la comida evitando que se angustie, lo que ocurrió el viernes pasado. Tuvo una pequeña crisis de angustia y le costó muchísimo trabajo decidirse que es lo que comeríamos, como la vi sentada e ida en sus pensamientos, yo preparé algo sencillo. Al final ella sintió una alivio porque no recaía sólo en ella esa responsabilidad, lo que me hizo notar y evitar que la crisis fuera peor.